Enfoques quirúrgicos utilizados para el reemplazo de cadera

¿Qué tipo de cirugía de reemplazo de cadera es la mejor?

Chirridos reemplazos de cadera ha convertido en una de las cirugías ortopédicas más comunes y exitosas que se realizan. Casi 500,000 cirugías de reemplazo de cadera se realizan en los Estados Unidos cada año. Si bien la cirugía de reemplazo de cadera está ampliamente estandarizada, existen variaciones en la técnica quirúrgica. Diferentes cirujanos prefieren diferentes técnicas para realizar un reemplazo total de cadera, y aquí discutimos algunas de estas opciones y cómo difieren.

En una nota positiva, el reemplazo total de cadera puede ser muy exitoso sin importar cuál de estas técnicas quirúrgicas se use. Todos se pueden hacer como técnicas ” mínimamente invasivas “. Todos ellos también tienen riesgos asociados con cada uno de los abordajes quirúrgicos. Si bien algunos cirujanos pueden preferir una técnica en particular con la esperanza de que minimice ciertos riesgos, puede haber otras desventajas de ese procedimiento quirúrgico. Además, una técnica quirúrgica puede ser apropiada para un paciente, pero no ideal para otro. Por esa razón, siempre debe preguntar a su cirujano si tiene preguntas sobre un abordaje quirúrgico en particular, o si cree que podría ser mejor para su situación.1

Reemplazo de cadera posterior

El enfoque posterior para una cirugía de reemplazo de cadera es, con mucho, la técnica quirúrgica más común utilizada en los Estados Unidos y en todo el mundo. Este procedimiento quirúrgico se realiza con un paciente acostado de lado, y se realiza una incisión quirúrgica a lo largo del exterior de la cadera. La razón por la que se denomina abordaje posterior es que la articulación de cadera real se visualiza desde detrás del hueso del muslo, la cara posterior de la articulación de la cadera.

The advantage of this surgical procedure is most notably the versatility. The surgical procedure provides excellent visualization of the hip joint. In situations that are particularly challenging because of bone deformity, hardware within the hip, or other complicating factors, the approach can be easily extended to allow for more complex surgical reconstruction. Most any implant can be inserted from a posterior approach.

The primary disadvantage of a posterior approach is that there are concerns about a higher dislocation rate of a total hip replacement implant. Long-term data has yet to be gathered, but one of the hopes with other surgical approaches is that the dislocation rate will prove to be less when compared to posterior incisions. The other major disadvantage with this surgical approach, and one of the reasons that may contribute to the higher dislocation rate, is the fact that some muscles and tendons are typically cut and later reattached in order to get access to the hip joint. These tendons, called the external rotators of the hip, are separated off of the bone in order to get ​into the hip joint.2

Direct Anterior Hip Replacement

The direct anterior approach to the hip is becoming much more commonly performed. This surgical procedure has been around for a long time, more than 100 years, but has gained significant interest from surgeons performing total hip replacement over the course of the past decade. The direct anterior approach is performed with a patient lying on their back, and a surgical incision coming down the front of the thigh.

There are several potential advantages of the direct anterior approach. The two specific advantages that proponents of this surgical approach will talk about are dislocation risk and early postoperative recovery. Many people feel that the risk of dislocation following anterior approach hip replacement is lower than compared to posterior approach hip replacement. While the risk with a posterior approach may only be 1 or 2 percent, the ability to minimize that with a surgical approach change is an appealing consideration. The second factor is that many people feel the early postoperative recovery is faster. People undergoing direct anterior surgery tend to have a faster recovery in shorter hospitalization.

La desventaja del abordaje anterior es principalmente el hecho de que la exposición quirúrgica puede ser más difícil, especialmente en personas que son muy musculosas o tienen una circunferencia significativa hacia el centro de su cuerpo. Está claro que lleva tiempo y práctica que los cirujanos se vuelvan expertos en este enfoque , y las complicaciones en los cirujanos al inicio del reemplazo directo de cadera anterior son más comunes. Además, no todos los implantes pueden utilizarse fácilmente desde un abordaje anterior, y abordar algunas deformidades o realizar una revisión de reemplazo de cadera no siempre es tan fácil como con un abordaje posterior.

Por último, un nervio cutáneo llamado nervio cutáneo femoral lateral puede lesionarse en el momento de la cirugía. Si bien esto no altera la marcha o la función, algunas personas se sienten molestas por un parche de adormecimiento en la parte frontal del muslo.3

Abordajes quirúrgicos laterales

Se realiza un abordaje lateral o anterolateral directo en el lado de la articulación de la cadera. Este abordaje quirúrgico es a menudo visto por los cirujanos como un equilibrio entre los abordajes anterior y posterior. La tasa de dislocación parece ser menor que con los abordajes posteriores, mientras que la exposición quirúrgica y la capacidad de extender la incisión para una mejor visualización es mejor que el abordaje anterior. Las personas que se someten a un abordaje lateral se colocan de lado, y la incisión quirúrgica va directamente hacia el exterior de la cadera.

Una vez más, la principal ventaja de esta exposición quirúrgica es el equilibrio de ser una incisión versátil que se puede usar para realizar no solo un reemplazo de cadera sencillo típico, sino también para corregir deformidades e insertar implantes especializados. Las tasas de dislocación después de la cirugía parecen ser menores que con un abordaje quirúrgico posterior.

La desventaja del abordaje lateral directo es que los músculos abductores de la articulación de la cadera se cortan para ingresar a la cadera. Estos músculos pueden sanar normalmente, pero si no lo hacen, las personas pueden desarrollar una cojera que puede ser persistente. Además, la disección a través de estos músculos puede causar una condición llamada osificación heterotópica . Si bien la osificación heterotópica puede ocurrir después de cualquier procedimiento quirúrgico en la articulación de la cadera, parece ser más común después de que se realiza el abordaje lateral directo.4

Enfoques quirúrgicos alternativos

También hay algunos otros procedimientos quirúrgicos que se realizan, aunque mucho menos comúnmente que los tres enfoques mencionados anteriormente.

Los procedimientos quirúrgicos alternativos incluyen un procedimiento de 2 incisiones y el abordaje superior directo. Ambos de estos procedimientos quirúrgicos se desarrollaron en un esfuerzo por hacer incisiones quirúrgicas más pequeñas y limitar la cantidad de lesión muscular que se produce en el momento de la cirugía. Ambos procedimientos dependen en gran medida de la visualización indirecta, lo que significa que su cirujano utiliza rayos X durante el procedimiento quirúrgico para ayudar con la inserción adecuada de los implantes. Ambos de estos procedimientos quirúrgicos pueden extenderse a una incisión más típica de reemplazo de cadera en el caso de que se requiera una mejor visualización en el momento de la cirugía.

Solo hay datos limitados disponibles sobre los beneficios potenciales de los procedimientos quirúrgicos, pero ciertamente limitar el daño al tejido muscular normal puede llevar a una recuperación más rápida después de cualquier procedimiento quirúrgico.

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.