Un resumen de un diente absceso

Una causa de un dolor de muelas doloroso es un diente con absceso. Un absceso es una infección en o alrededor de la raíz del diente, que puede o no ser dolorosa. Ocurre cuando la pulpa, el tejido blando dentro del canal de la raíz, muere y se inflama. Obtenga más información sobre las causas de un absceso dental y por qué es importante tratarlo.

Los síntomas

El síntoma más común de un absceso es un dolor en el hueso alrededor del diente, pero también puede experimentar dolor al masticar, hinchazón de las encías u otros síntomas.

A muchas personas con abscesos les cuesta identificar el diente exacto que está causando el dolor, y no siempre aparece en las radiografías.

Más síntomas incluyen:

  • Puede tener un dolor de muelas palpitante que puede irradiarse a la mandíbula, el cuello o la oreja.
  • Sus dientes pueden ser sensibles al calor, al frío y a la presión de masticar.
  • Puede desarrollar fiebre.
  • Es posible que tenga hinchazón en la cara, las mejillas y los ganglios linfáticos de la mandíbula o el cuello.
  • Sus encías pueden estar enrojecidas e inflamadas.
  • Si el absceso se rompe, es posible que tenga una descarga de mal sabor y olor en la boca y que tenga una llaga abierta y que drene.
  • Si no se trata, el dolor puede llegar a ser severo, a menudo insoportable.

Causas

Los dientes dolorosos y con abscesos pueden ser causados ​​por caries dentales no tratadas , dientes o rellenos agrietados o rotos, o por una infección de las encías, especialmente en la enfermedad de las encías avanzada. Su boca siempre tiene bacterias, pero se mantiene fuera del diente por el esmalte dental sólido. Si la caries erosiona el esmalte o si tiene un diente roto, las bacterias pueden entrar en la pulpa viva dentro del diente. Su sistema inmunológico se defiende, enviando glóbulos blancos para matar las bacterias. Pus se forma a partir de glóbulos blancos, tejido muerto y bacterias.

No hay espacio adicional dentro de su diente duro, por lo que trata de drenar la punta de la raíz del diente en la mandíbula. Se puede formar una bolsa de pus en la punta de la raíz. El absceso puede aparecer en una  radiografía dental . La presión y la inflamación de este absceso pueden ser muy dolorosas.

Diagnóstico

Al primer síntoma de dolor por sospecha de absceso dental, llame a su dentista para hacer una cita urgente. Usted necesita recibir tratamiento antes de que surjan complicaciones. Podría sentir algo de alivio del dolor si el absceso se rompe, pero si lo hace o no, la infección puede extenderse a su mandíbula.

Su dentista examinará sus dientes y localizará el absceso. Es posible que necesite una radiografía o incluso una tomografía computarizada para ver la ubicación exacta del absceso y si la infección se ha propagado.

Tratamiento

Un absceso dental se trata generalmente con  tratamiento de conducto tratamiento o  cirugía endodóntica . El dentista eliminará las bacterias de los canales vacíos dentro de su diente, limpiará, dará forma y llenará los canales de la raíz y sellará el espacio. Regresará a su dentista, quien colocará una corona u otra restauración en el diente para protegerla y restaurarla a su función completa. Después de la nueva restauración, el diente seguirá funcionando como cualquier otro diente.

En algunos casos, el diente no se puede salvar y su dentista extraerá el diente infectado y drenará el absceso para eliminar la infección. Es posible que le administren antibióticos si la infección puede propagarse o si tiene un sistema inmunitario debilitado.

Alivio del dolor para un diente absceso

Un dolor de muelas causado por un absceso puede aparecer y desaparecer, pero no se deje engañar si desaparece.

Cuanto más tiempo espere para que se trate el absceso, más aumentarán las posibilidades de una complicación grave. Es posible que pierda un diente que podría haberse salvado y corre el riesgo de contraer una infección avanzada.

Pero hasta que pueda llegar al dentista, aquí hay algunas formas de aliviar un dolor de muelas causado por un diente con abscesos o una infección dental:

  • Evite los alimentos y bebidas que estén muy fríos o muy calientes. Dado que la capa de dentina del diente probablemente ha sido invadida por la caries dental , temperaturas extremas pueden causar dolor. Evite los alimentos como las bebidas frías, los jugos, los helados, el café, el té o las sopas calientes, ya que pueden desencadenar la dentina expuesta y causar un dolor extremo. 
  • Evite los alimentos y bebidas que sean muy altos en azúcar o que sean muy ácidos. Los alimentos ácidos comunes son los refrescos o jugos. Estos reducen el pH en su boca y ponen el diente en riesgo de dolor adicional debido a la desmineralización. Los dientes con abscesos dentales son extremadamente sensibles, por lo que debe evitarse cualquier cambio en el pH.
  • Use un medicamento de venta libre para aliviar el dolor.  Hable con su médico o farmacéutico acerca de las dosis, los efectos secundarios y las interacciones que pueden llevar a complicaciones adicionales. Nunca exceda la dosis recomendada, y asegúrese de poder tomar medicamentos para aliviar el dolor con cualquiera de los otros medicamentos que toma actualmente. La mayoría de los dolores de muelas son causados ​​por la inflamación, por lo que un analgésico que reduce la inflamación suele ser la mejor opción. Nunca aplique medicamentos para aliviar el dolor en el diente o el tejido de las encías, ya que esto podría quemar el tejido.
  • Hilo entre los dientes que son dolorosos. Eliminar las partículas de comida y la placa puede ayudar a reducir el dolor de un dolor de muelas. Podría ayudar a reducir la inflamación en el área periodontal que puede transmitir dolor al resto del diente infectado.
  • Selle un agujero en el diente temporalmente. Algunas farmacias tienen material de relleno temporal de venta libre que se puede usar para sellar el orificio creado por caries o un diente roto temporalmente.
  • Duerme con la cabeza elevada.  Si eleva la cabeza cuando descansa, puede disminuir algo de la presión en el área del dolor de muelas.
  • Enjuague con agua tibia con sal. Enjuagar con agua tibia con sal dos o tres veces al día puede ayudar a aliviar un dolor de muelas si el absceso fue causado por una infección en las encías. El agua salada funciona como un antiséptico para eliminar las bacterias del área infectada.