Una visión general de la anemia aplásica

Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento del trastorno de la médula ósea

En la anemia aplásica (AA), la médula ósea deja de producir suficientes glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. La anemia aplásica puede aparecer a cualquier edad, pero se diagnostica con más frecuencia en niños y adultos jóvenes. El trastorno ocurre en aproximadamente dos a seis individuos por millón de habitantes en todo el mundo.

Alrededor del 20% de los individuos desarrollan anemia aplásica como parte de un síndrome hereditario como la anemia de Fanconi, la disqueratosis congénita o la anemia de Blackfan Diamond . La mayoría de los individuos (80%) han adquirido anemia aplásica, lo que significa que fue causada por infecciones como la hepatitis o el virus de Epstein-Barr, la exposición tóxica a la radiación y sustancias químicas, o medicamentos como el cloranfenicol o la fenilbutazona. La investigación sugiere que la anemia aplásica puede ser el resultado de un trastorno autoinmune.

Los síntomas

Los síntomas de la anemia aplásica aparecen lentamente. Los síntomas están relacionados con los bajos niveles de células sanguíneas:

  • Un bajo número de glóbulos rojos causa anemia, con síntomas como dolor de cabeza, mareos, fatiga y palidez (palidez)
  • Un bajo número de plaquetas (necesario para la coagulación de la sangre) causa sangrado inusual en las encías, la nariz o hematomas debajo de la piel (pequeñas manchas llamadas petequias)
  • Un bajo número de glóbulos blancos (necesarios para combatir infecciones) causa infecciones recurrentes o enfermedades persistentes.

Diagnóstico

Los síntomas de la anemia aplásica a menudo señalan el camino hacia un diagnóstico. El médico obtendrá un recuento completo de células sanguíneas (CSC) y la sangre se examinará bajo el microscopio (frotis de sangre). El CBC mostrará los niveles bajos de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. Mirar las células bajo el microscopio distinguirá la anemia aplásica de otros trastornos sanguíneos.

Además de los análisis de sangre, se tomará una biopsia de médula ósea (muestra) y se examinará bajo el microscopio. En la anemia aplásica, mostrará que se están formando pocas células sanguíneas nuevas. El examen de la médula ósea también ayuda a distinguir la anemia aplásica de otros trastornos de la médula ósea, como el trastorno mielodisplásico o la leucemia.

Puesta en escena

La clasificación o la estadificación de la enfermedad se basan en los criterios del International Aplastic Anemia Study Group, que define los niveles según el número de células sanguíneas presentes en los análisis de sangre y en la biopsia de médula ósea. La anemia aplásica se clasifica como moderada (MAA), grave (SAA) o muy grave (VSAA).

Tratamiento

Para las personas jóvenes con anemia aplásica, un trasplante de médula ósea o de células madre reemplaza la médula ósea defectuosa con células sanas que forman la sangre. El trasplante conlleva muchos riesgos, por lo que a veces no se usa como tratamiento para personas de mediana edad o de edad avanzada. Alrededor del 80% de las personas que reciben un trasplante de médula ósea tienen una recuperación completa.

Para las personas mayores, el tratamiento de la anemia aplásica se enfoca en suprimir el sistema inmunológico con Atgam (globulina anti-timocitos), Sandimmune (ciclosporina) o Solu-Medrol (metilprednisolona), solo o en combinación.

La respuesta al tratamiento farmacológico es lenta, y aproximadamente un tercio de los individuos tiene una recaída, que puede responder a una segunda ronda de medicamentos. Las personas con anemia aplásica serán tratadas por un especialista en sangre (hematólogo).

Dado que las personas con anemia aplásica tienen un bajo número de glóbulos blancos, tienen un alto riesgo de infección. Por lo tanto, es importante prevenir infecciones y tratarlas rápidamente una vez que ocurren.