Una visión general de la anemia

La anemia es una afección en la que sus glóbulos rojos (RBC) son más bajos que el número normal o hay un problema con la proteína hemoglobina en su interior. La hemoglobina es responsable de llevar el oxígeno a los tejidos y, en algunos tipos de anemia, las células pueden tener muy poca hemoglobina o puede ser disfuncional. La anemia puede hacer que se sienta débil y cansado. Hay una variedad de causas, desde pérdida de sangre hasta deficiencias, y esto determinará el tipo de tratamiento.

Los síntomas

Si la anemia es leve, es posible que no experimente ningún síntoma. A medida que la anemia empeora, los síntomas pueden aparecer o hacerse más pronunciados. Estos pueden incluir:

  • Fatiga o cansancio
  • Debilidad
  • Un aspecto pálido a la piel.
  • Mareos o aturdimiento
  • Latido rápido, conocido como taquicardia
  • Falta de aliento
  • Ictericia (algunos tipos de anemia causan coloración amarillenta de la piel)

Causas

Hay tres causas básicas de la anemia, que incluyen la reducción de la producción de glóbulos rojos, la pérdida de sangre y el aumento de la destrucción de los glóbulos rojos.

La reducción en la producción de glóbulos rojos puede deberse a:

  • Deficiencia de vitaminas o minerales: varios de estos son necesarios para producir glóbulos rojos y hemoglobina. Los más comunes son el hierro, el folato y la vitamina B12.
  • Enfermedad renal crónica: cuando los riñones no funcionan correctamente, no pueden producir una hormona llamada eritropoyetina, que es necesaria para estimular la producción de glóbulos rojos.
  • Leucemia: una gran cantidad de células leucémicas en la médula ósea pueden reducir su capacidad para producir glóbulos rojos (así como glóbulos blancos o plaquetas).
  • Quimioterapia: la quimioterapia destruye las células que se dividen rápidamente, como las células cancerosas, pero también daña las células madre en la médula ósea que producen los glóbulos rojos (así como los glóbulos blancos y las plaquetas), causando anemia hasta que las células madre pueden reanudar la producción.
  • Insuficiencia de la médula ósea: los trastornos que afectan la producción de células sanguíneas en la médula ósea pueden causar anemia. Estos incluyen la anemia aplásica y la anemia de Diamond Blackfan . No es infrecuente que estos trastornos también causen disminución de la producción de glóbulos blancos y plaquetas.
  • Enfermedad crónica: las personas que tienen enfermedades crónicas de larga duración (lupus, artritis reumatoide, etc.) o infecciones (tuberculosis, VIH) pueden desarrollar anemia. Esta anemia se produce porque el cuerpo no puede absorber el hierro o usar bien el hierro almacenado en el cuerpo.

La pérdida de sangre puede ocurrir en:

  • Períodos menstruales abundantes ( menorragia ): esto puede llevar a que la anemia se desarrolle con el tiempo.
  • Sangrado del tracto gastrointestinal: es secundario a cosas como el cáncer de colon, las úlceras esofágicas / gástricas o la enfermedad inflamatoria intestinal.

El aumento de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis) puede deberse a:

  • Anemias hereditarias: alteran la estructura de la hemoglobina o los glóbulos rojos. Incluyen la enfermedad de células falciformes , la talasemia y la esferocitosis hereditaria.
  • Anemia hemolítica autoinmune: esta es una condición en la cual su sistema inmunológico se confunde y ataca (y destruye) de manera inapropiada sus glóbulos rojos.

Diagnóstico

La anemia se diagnostica inicialmente con un hemograma completo ( CBC), un análisis de sangre que se realiza con frecuencia. Algunas veces se realiza esta prueba porque tiene síntomas de anemia; a veces, la anemia se identifica de manera incidental cuando se realiza un CBC para los laboratorios anuales de rutina. Su proveedor de atención médica buscará una disminución en el hematocrito o la hemoglobina (o, con menos frecuencia, el recuento de glóbulos rojos).

En adultos, la hemoglobina normal varía de 14 a 17,4 g / dL en hombres y de 12,3 a 15,3 g / dL en mujeres. El recuento de glóbulos rojos en hombres varía de 4,5 a 5,9 millones de células por microlitros y de 4,1 a 5,1 millones de células por microlitros en mujeres. Los niveles por debajo de estos rangos se considerarían anémicos.

Después de diagnosticarte con anemia, tu médico trabajará para determinar la causa. El primer indicio de lo que está causando su anemia también podría estar indicado por el CBC, ya que informa información adicional sobre los glóbulos rojos, como el tamaño (volumen corpuscular medio), la variación en el tamaño (ancho de distribución de los glóbulos rojos) y la concentración de la hemoglobina en los glóbulos rojos (concentración media de hemoglobina corpuscular).

El tamaño de sus glóbulos rojos, en particular, puede proporcionar excelente información sobre la causa subyacente de la anemia. Si se considera que son pequeños (microcíticos), hay una buena probabilidad de que la deficiencia de hierro sea la culpable. Los glóbulos rojos que son normales (normocíticos) probablemente indican anemia por inflamación. Los glóbulos rojos grandes (macrocíticos) pueden estar relacionados con deficiencias de folato o vitamina B12.

Otras dos pruebas que se incluyen comúnmente en el tratamiento temprano de la anemia son el recuento de reticulocitos y el frotis de sangre . Los reticulocitos son glóbulos rojos “pequeños” que recién se han liberado de la médula ósea. Cuando tiene anemia, la médula ósea debe aumentar la producción de reticulocitos. Un frotis de sangre le permite a un médico observar los glóbulos rojos bajo el microscopio. El frotis de sangre brinda información adicional sobre el número, el tamaño y la forma de los glóbulos rojos, lo que puede indicar la causa subyacente de la anemia.

Su proveedor de atención primaria puede derivarlo a un hematólogo , un médico que se especializa en trastornos de la sangre, para determinar la causa de su anemia. Es probable que se realice más análisis de sangre para confirmar la causa de su anemia.Comprender los índices de glóbulos rojos

Tratamiento

Al igual que las causas de la anemia, existen numerosos tratamientos para la misma. El tratamiento que necesita depende de la causa de su anemia. Los tratamientos incluyen:

  • Suplementos como hierro, ácido fólico o vitamina B12.
  • Transfusiones de sangre
  • Quimioterapia (si la anemia es causada por cáncer)
  • Esplenectomía (extirpación quirúrgica del bazo) para algunas formas de anemia hemolítica
  • Inyecciones de eritropoyetina (para personas con anemia causada por enfermedad renal)
  • Esteroides (para la anemia hemolítica autoinmune)

Algunas formas de anemia no tienen un tratamiento específico y pueden durar toda la vida. Si la anemia es causada por una enfermedad crónica, el tratamiento de la afección subyacente podría mejorar su anemia.