ISRS y el enlace a la hipertensión

A medida que nuestra comprensión de la biología detrás de la depresión y las afecciones relacionadas se ha desarrollado, ahora se sabe que muchas afecciones que alguna vez se consideraron puramente psicológicas tienen vínculos específicos con los cambios bioquímicos en el cerebro. Como resultado, el tratamiento para la depresión se basa cada vez más en medicamentos diseñados para moderar el nivel de ciertos compuestos en el sistema nervioso.

La mayoría de los medicamentos que se usan para tratar la depresión funcionan al aumentar la cantidad de serotonina o dopamina disponible en el cuerpo. Estos químicos regulan cómo las células dentro del cerebro se comunican entre sí y también ayudan a coordinar las interacciones entre diferentes regiones del cerebro. Los niveles bajos de serotonina y dopamina se han relacionado con alteraciones en el estado de ánimo, y los medicamentos antidepresivos están diseñados para aumentar la cantidad disponible de estos químicos.

¿Qué papel desempeñan los neuroquímicos en el cuerpo?

La serotonina y la dopamina desempeñan funciones importantes en muchas partes del cuerpo fuera del cerebro, y los medicamentos antidepresivos se usan cada vez más para tratar una variedad de afecciones, como el dolor crónico . Se sabe que ambos compuestos afectan el corazón y los vasos sanguíneos.

En dosis concentradas, la dopamina se usa como un medicamento de emergencia para apoyar (aumentar) la presión arterial durante la cirugía y cuando ciertas afecciones, como una infección en todo el cuerpo, conducen a una presión arterial baja más allá de la capacidad de corrección del cuerpo. En menor medida, la serotonina tiene efectos similares de aumento de la presión sanguínea y puede aumentar la sensibilidad del corazón y los vasos a los efectos de la dopamina.

La preocupación por aquellos que toman antidepresivos

Si bien los antidepresivos no aumentan la serotonina y la dopamina a niveles extremos, se sabe que su uso aumenta la presión arterial. Los antidepresivos específicos que se han relacionado con el aumento de la presión arterial incluyen:

  • Venlafaxina (Effexor XR)
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa
  • Antidepresivos tricíclicos
  • Fluoxetina (es decir, Prozac, Sarafem)

El aumento de los niveles de serotonina y dopamina juega un papel importante en la forma en que estos medicamentos aumentan la presión arterial, pero probablemente haya más en la historia, y los mecanismos precisos aún son tema de debate. La idea actual es que estos medicamentos aumentan la actividad general en el sistema nervioso, lo que podría amplificar ciertas señales (como las que controlan la presión arterial) que el sistema nervioso envía al resto del cuerpo.

También es importante tener en cuenta que la depresión se ha relacionado con la presión arterial baja (y la ansiedad relacionada con la presión arterial alta). Por lo tanto, al corregir la depresión subyacente, se deduce que, como resultado, la presión arterial puede “normalizarse”, lo que para algunas personas puede tender hacia el rango normal alto o incluso bajo anormal.

Monitoreo de la presión arterial y manejo de medicamentos

Si tiene presión arterial alta, aún puede usar medicamentos antidepresivos. Su médico puede optar por evitar ciertos tipos de antidepresivos y es probable que desee controlar su presión arterial cuidadosamente durante las etapas iniciales del tratamiento. Muchas personas con presión arterial alta pueden usar los antidepresivos más comunes sin problemas, pero algunos pueden requerir ajustes en su programa de tratamiento de la presión arterial alta.

Para los pacientes que requieren un antidepresivo, encontrar el medicamento correcto, o una combinación de medicamentos, puede ser un proceso de prueba y error. El objetivo de cualquier plan de tratamiento es que los beneficios superen los riesgos o los efectos secundarios. Si el único medicamento no funciona bien para usted, hay muchos más disponibles que puede probar. Mantener un diálogo abierto y una buena comunicación con su médico prescriptor es clave.