Fibromialgia y artritis reumatoide

Vivir con dos condiciones de dolor crónico

La artritis reumatoide (AR) y la fibromialgia (FMS) son afecciones de dolor crónico que comúnmente se presentan juntas. Si bien son muy diferentes, sus síntomas pueden ser muy similares, lo que dificulta a los médicos diagnosticarlos. Cuando tienes ambos, se vuelve aún más difícil.

Las mujeres tienen más probabilidades de contraer cada una de estas enfermedades, pero muchos hombres también las contraen. Tanto RA como FMS pueden atacar a cualquier edad.

En las personas con ambos, un estudio de 2017 encabezado por MS El-Rabbat muestra que el FMS no solo es especialmente común en las personas con AR, sino que también tiene un gran impacto en la calidad de vida. Ese hallazgo está respaldado por otro publicado el mismo año en  Reumatología y Terapia, que encontró que FMS tuvo un mayor impacto en la evaluación global que cualquier otro factor latente.

Comparando FMS y RA

Las dos condiciones tienen algunas diferencias notables en lo que se refiere a lo que está sucediendo en su cuerpo, cómo progresan y cómo se tratan.

Quizás la diferencia más notable es que la AR causa daños y deformidades en las articulaciones. El FMS no está vinculado a ningún daño, deformidad o deterioro de las articulaciones.

La AR es una enfermedad autoinmune , lo que significa que su sistema inmunológico ataca erróneamente los tejidos sanos como si fueran invasores extraños, como un virus. FMS no está clasificado actualmente como autoinmune, aunque las investigaciones sugieren que algunos casos pueden involucrar autoinmunidad.

El curso de la AR es impredecible, pero después de muchos años, aproximadamente el diez por ciento de las personas que lo padecen quedan gravemente discapacitadas y tienen dificultades con las tareas más básicas. Es común que las personas crean que alguien con AR terminará en una silla de ruedas, pero esto es un mito. Con el tratamiento adecuado, eso es mucho más raro de lo que cabría esperar.

FMS también es impredecible. Los expertos dicen que aproximadamente un tercio de las personas que lo padecen empeorarán significativamente con el tiempo, aproximadamente un tercio mejorará significativamente y alrededor de un tercio no verán cambios importantes en la gravedad de los síntomas. Hasta ahora, no sabemos qué factores influyen en el curso de la enfermedad.

Algunos casos de AR tienen remisiones prolongadas en las que los síntomas desaparecen durante varios años. Otros tienen brotes (cuando los síntomas son más graves) y remisiones (períodos de síntomas más leves). La mayoría, sin embargo, tiene una forma crónica y progresiva de AR.

FMS a menudo involucra brotes y remisiones también, pero algunos casos involucran niveles de síntomas más o menos consistentes. Las remisiones a largo plazo son raras pero posibles.

La AR puede afectar a cualquier articulación e incluso a sus órganos, pero con mayor frecuencia involucra las pequeñas articulaciones de las manos y los pies. El dolor FMS puede afectar a cualquier parte, pero es más común en la columna vertebral que en las extremidades.

Por qué están vinculados

Los investigadores no saben qué causa ambas afecciones, por lo que aún no entendemos con seguridad por qué FMS y RA van juntos con tanta frecuencia.

Sin embargo, los estudios muestran que las personas con AR son más propensas a desarrollar FMS, pero las personas con FMS no son más propensas que otras a desarrollar RA. Algunos científicos creen que el dolor crónico, de la AR o de otras fuentes, puede conducir a la FMS al causar cambios en las formas en que nuestros sistemas nerviosos perciben y procesan el dolor.

Un estudio de 2017 publicado en  Arthritis Care & Research  sugirió que las personas con AR pueden desarrollar altos niveles de sensibilización al dolor (una respuesta física exagerada al dolor), que es una característica conocida de la FMS. Eso apunta a una posible similitud en la fisiología que puede ayudar a explicar la superposición frecuente.

Independientemente de por qué tiene ambas afecciones, el dolor de la AR puede desencadenar brotes de FMS y hacer que sus síntomas sean más difíciles de controlar, y FMS amplifica el dolor de la AR.

Obtención de un diagnóstico

Una prueba de sangre específica llamada prueba de anticuerpos anti-CCPgeneralmente puede distinguir la AR de otras formas de artritis. Su médico también puede ordenar otras pruebas para confirmar el diagnóstico y ayudar a tener una idea de cómo puede progresar la enfermedad.

El FMS se diagnostica mediante un examen de puntos sensibles o puntajes en una evaluación especialmente diseñada, junto con pruebas para descartar otras posibles causas de síntomas.

Los síntomas

Los síntomas de RA y FMS pueden ser extremadamente similares. Ambos incluyen:

  • Dolor en las articulaciones
  • Patrón simétrico (dolor en el mismo lugar en ambos lados)
  • Fatiga y pérdida de energía.
  • Depresión

La AR también puede causar síntomas que no están asociados con FMS, como:

FMS involucra numerosos síntomas que no están vinculados a la AR, incluyendo:

Si se le diagnostica una de estas afecciones pero tiene síntomas que podrían indicar la otra, asegúrese de comentarlo con su médico.

Tratos

Hay muchos medicamentos disponibles para tratar la AR. Incluyen:

A veces, la cirugía puede ayudar a las personas con lesiones articulares graves.

Por lo general, FMS requiere un enfoque múltiple, que puede incluir:

Si está tomando medicamentos tanto para la AR como para el FMS, asegúrese de hablar con su médico y farmacéutico sobre las posibles interacciones de los medicamentos.

Algunos expertos en FMS creen que los corticosteroides que se usan a veces para tratar la AR pueden empeorar los síntomas. Al trabajar estrechamente con su médico, debe poder encontrar tratamientos que funcionen para ambas afecciones.

Obtenga más información sobre cómo decidir el mejor curso de tratamiento para la AR y el FMS .

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.