Cómo lidiar con el estrés cuando tienes asma

Vivir con asma a veces significa vivir con estrés adicional. Vivir bajo estrés puede empeorar  los síntomas del asma , haciendo que sea más difícil seguir un programa de autocontrol para controlar el asma.

¿Cómo pueden el estrés y la ansiedad afectar a las personas con asma?

Las personas que viven con una enfermedad crónica a menudo experimentan algo de ansiedad. Pero es importante distinguir si la ansiedad es beneficiosa o interfiere con su plena participación en la vida. La ansiedad beneficiosa motiva las acciones necesarias, como tomar las medidas adecuadas para controlar una condición crónica , mientras que la ansiedad excesiva puede complicar la condición médica.

El estrés continuo o la dificultad para manejar el estrés diario pueden ocasionar una variedad de problemas para las personas con asma, que incluyen:

  • Dificultad para dormir
  • Mal estado físico debido a la falta de ejercicio.
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Retiro de amigos y actividades.
  • Cambios en el apetito
  • Depresión

Cuando los niveles de estrés aumentan, también lo hacen los síntomas del asma, como  sibilancias  y tos. A medida que aumentan los síntomas del asma, también puede aumentar la ansiedad, creando una espiral descendente en la salud.

Si el estrés es grave, la ansiedad puede aumentar a ataques de pánico, que se caracterizan por algunos o todos los síntomas siguientes:

  • Falta de aliento
  • Sentimientos de asfixia o asfixia.
  • Palpitaciones del corazón
  • Temblando y temblando
  • Mareo
  • Transpiración
  • Sofocos o escalofríos
  • Dolores en el pecho
  • Un sentimiento de irrealidad (como estar en una niebla, en una nube o desprenderse de los alrededores)
  • Miedo a morir, volverse loco o perder el control.

Maneras de manejar mejor el estrés y la ansiedad

Estos son algunos consejos para ayudarlo a controlar su estrés y mantener bajo control los síntomas del asma:

  • Comer alimentos saludables . El azúcar, la cafeína y el alcohol pueden elevar los niveles de estrés. Evite los alimentos que contienen estos ingredientes tanto como pueda.
  • Respira profundamente . Trate de respirar desde el diafragma tan a menudo como sea posible y preste atención constante a la respiración. En un ataque de pánico o ansiedad, respire lenta y profundamente por la nariz.
  • Ejercicio . La actividad física diaria es una buena manera de trabajar en la ansiedad.
  • El sueño . La mayoría de las personas no duermen lo suficiente. El mal dormir, o la falta de sueño, deja menos energía y menos recursos emocionales y físicos para enfrentar el estrés. Para una mejor noche de sueño:
    • No te vayas a la cama hasta que se canse
    • Sigue una rutina de sueño
    • Usa tu habitación solo para dormir (y para el sexo)
    • No hagas ejercicio justo antes de acostarte
    • Evitar la cafeína
    • No duerma siesta durante el día
    • Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días.
  • Reducir la cantidad de estrés . Identifique qué está causando el estrés y luego intente resolver los factores estresantes. Si bien el estrés forma parte de la vida cotidiana, hay formas de evitarlo haciendo más eficiente el tiempo al delegar y establecer prioridades. Hacer frente a los desafíos del asma también puede ser estresante. Lograrlo bajo control también puede llevar a una reducción de su 
  • Cambia los pensamientos negativos . Establecer un límite de tiempo para preocuparse. Diciéndose a sí mismo que usted no debe preocupación es que no va a cambiar el hecho de que se preocupe. En su lugar, podría decir: “Después de 15 minutos, dejaré de pensar en esto” y dejaré de preocuparse y superarlo. También hay CD, DVD y libros que pueden ayudar a aprender a cambiar los procesos de pensamiento. Un profesional de salud mental que se especializa en terapia conductual puede enseñarle métodos de autoayuda para ayudar a cambiar los pensamientos negativos para siempre.
  • Relax . Las técnicas de relajación, como la respiración profunda, la visualización guiada, la relajación muscular progresiva, la meditación y el yoga, también pueden ayudar a disminuir los niveles de estrés. Las clases, los CD, los libros y los DVD están disponibles para ayudar a aprender diferentes técnicas. Use una técnica de relajación dos a tres veces al día durante 15 a 20 minutos cada vez.
  • Usa afirmaciones positivas . Piense en pensamientos tranquilizadores y calmantes, como por ejemplo, “Me estoy calmando. Puedo manejar esto”.
  • Pedir ayuda . La familia y los amigos quieren ayudar. Permanecer conectado con aquellos que son más importantes y que pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Considere unirse a un grupo de apoyo para conocer a otras personas en la misma situación y aprender de sus experiencias.
  • Busca ayuda profesional . Si las técnicas de autoayuda no reducen el estrés y la ansiedad, considere buscar la ayuda de un profesional de salud mental calificado que pueda brindar una combinación de terapia cognitiva (hablar) y modificación de la conducta, y posiblemente también recetar medicamentos contra la ansiedad.
Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.