¿Comer más fibra ayudará a una persona que tiene diabetes?

La fibra incluye las partes de las plantas que su cuerpo no puede digerir. Es un componente importante de una dieta saludable, incluida una dieta para diabéticos, pero no hay evidencia de investigación que respalde el consumo promedio de fibra con un mejor control del azúcar en la sangre. La Academia de Nutrición y Dietética sugiere que una persona con diabetes debe consumir 14 gramos por cada 1,000 calorías por día, por lo que en el rango de 25 a 35 gramos. Eso es casi lo mismo que para una dieta no diabética. La mayoría de las personas no obtienen suficiente fibra: la ingesta promedio es de solo 14 gramos por día.

Es posible que tomar enormes cantidades de fibra pueda mejorar los niveles de azúcar en la sangre, pero es necesario ingerir de 44 a 50 gramos de fibra todos los días, lo que es difícil de hacer con una dieta regular. Los suplementos de fibra están disponibles, pero debe hablar con su proveedor de atención médica antes de tomar esa cantidad de fibra, especialmente si está tomando algún medicamento para bajar el nivel de azúcar en la sangre o insulina. Tomar grandes cantidades de fibra también puede causar algunas molestias en el sistema digestivo que resultan en hinchazón, gases y dolor abdominal.

Impacto cardiovascular de comer más fibra

Aunque aumentar su ingesta de fibra puede no afectar sus niveles de azúcar en la sangre, puede ayudarlo a controlar sus niveles de colesterol. Esto es importante porque la diabetes y las enfermedades del corazón a menudo van juntas, y el colesterol alto es un factor de riesgo para las enfermedades del corazón. El consumo de 25-30 gramos de fibra por día es probablemente suficiente para ayudar a reducir el colesterol total y el colesterol LDL en unos pocos puntos porcentuales. La mejor fibra para esto es la fibra soluble, y debe ingerir de 7 a 13 gramos de esta forma todos los días.

Las plantas proporcionan fibra para su dieta, por lo que comer más frutas, verduras, granos enteros, nueces, semillas y legumbres aumentará su consumo de fibra. La fibra insoluble se encuentra principalmente en granos enteros, nueces, salvado de trigo y vegetales, y la fibra soluble (la mejor para reducir el colesterol) se encuentra principalmente en avena, cítricos, manzanas, cebada, psyllium, semillas de lino y frijoles.