Los beneficios del caldo de hueso

Popular entre las personas que hacen dieta paleo, el caldo de huesos es uno de los últimos líquidos para provocar una moda de salud en todo el país. Este caldo rico en gelatina se hace cocinando los huesos y el tejido conectivo de ciertos animales. Al hacer caldo de huesos, muchas personas optan por ingredientes llenos de colágeno, como los nudillos y la médula.

Se dice que beber caldo de huesos mejora la salud de varias maneras, como por ejemplo, frenar la inflamación crónica, estimular la digestión y acelerar el sistema inmunológico. El caldo también se promociona como una fuente principal de minerales, aminoácidos y colágeno, que es una proteína que se encuentra en los tejidos conectivos de todo el cuerpo.

Si bien muchas recetas requieren huesos de res (así como cartílago de carne, tendones y ligamentos), también puede usar cordero, cerdo, pollo y ternera para hacer caldo de hueso. Con cada vez más cocineros caseros que experimentan con recetas de caldo de huesos, el caldo ha comenzado a aparecer en los menús de cafés y restaurantes de los EE. UU.

Los beneficios del caldo de hueso

Al ensalzar las maravillas del caldo de huesos, los entusiastas a menudo señalan el contenido de colágeno en el caldo. Se dice que el consumo de caldo de huesos de forma regular (y, a su vez, el aumento del consumo de colágeno) puede tener un efecto antienvejecimiento en la piel, restaurar el brillo de su cabello y mejorar las uñas. Sin embargo, a pesar de estas afirmaciones, no hay evidencia de que el consumo de colágeno a través del caldo de huesos pueda tener algún impacto en su salud o apariencia.

De manera similar, se cree que el caldo de hueso contiene glucosamina y sulfato de condroitina (dos sustancias conocidas por promover la reparación del cartílago y mejorar la salud de las articulaciones). Pero aunque la investigación muestra que tomar glucosamina y / o sulfato de condroitina en forma de suplemento dietético puede aliviar los síntomas de la osteoartritis , no hay pruebas de que beber caldo de hueso pueda beneficiar a los pacientes con artritis.

Además, se dice que el caldo de huesos ayuda en el tratamiento y / o prevención de los siguientes problemas de salud:

Además, el caldo de huesos a veces se usa para promover la pérdida de peso, agudizar la memoria, fortalecer los huesos, elevar los niveles de energía, aumentar la masa muscular y mejorar el estado de ánimo. Algunos defensores también sugieren que el caldo de huesos puede combatir el cáncer.

La ciencia detrás del caldo de huesos

Hasta ahora, hay muy poco apoyo científico para las afirmaciones de que el caldo de huesos puede beneficiar su salud. Aún así, hay algunas pruebas de que la sopa de pollo (un tipo de caldo de huesos) puede ayudar a tratar las infecciones del tracto respiratorio superior (como el resfriado común y la sinusitis).

En un estudio preliminar publicado en la revista Chest en 2000, por ejemplo, los científicos observaron que varios compuestos en la sopa de pollo pueden tener actividad antiinflamatoria. Según los autores del estudio, este efecto antiinflamatorio puede ser útil para aliviar los síntomas de las infecciones del tracto respiratorio superior.

Aunque el caldo de huesos es prometedor como un medio natural para reducir la inflamación y prevenir enfermedades, se necesita más investigación antes de que se pueda recomendar el caldo de huesos para el tratamiento o la prevención de cualquier afección médica.

Precauciones

El caldo de huesos generalmente se considera seguro, pero existe cierta preocupación de que podría aumentar su riesgo de contaminación por plomo. Con ese fin, un estudio publicado en Hipótesis médicas en 2013 encontró que tres tipos diferentes de caldo de pollo orgánico contenían varias veces la concentración de plomo del agua con la que se hizo el caldo. En la conclusión del estudio, los autores recomiendan que los médicos y nutricionistas consideren el riesgo de contaminación con plomo cuando asesoran a los pacientes sobre las dietas de caldo de huesos.

Consejos para hacer caldo de hueso

Muchos fanáticos del caldo de huesos recomiendan obtener sus huesos de un carnicero o en tiendas de comestibles asiáticas, y luego usar un crockpot para cocinar los huesos en agua durante 72 horas. Incluyendo cebollas y hierbas aromáticas (como el ajo) puede ayudar a agregar más sabor a su caldo de hueso.

Para un caldo de hueso que sea aún más sabroso, intente asar sus huesos antes de que el proceso de cocción sea lento. Además, el escaldado de los huesos justo antes de asar puede hacer que se obtenga un caldo de huesos muy sabroso.