Entumecimiento y hormigueo

El adormecimiento es una pérdida de sensación en una parte del cuerpo, generalmente en las manos o los pies. El entumecimiento suele ir acompañado de hormigueo, una sensación de “alfileres y agujas”. Si bien la mayoría de las veces estos síntomas se deben a una causa transitoria y benigna, a veces indican un problema médico grave y deben ser evaluados por un médico.

¿Qué causa el entumecimiento?

Por lo general, el entumecimiento es causado por la irritación o daño de un nervio en particular, o varios nervios. Los nervios afectados casi nunca se localizan en el cerebro o la médula espinal; más bien, son los  nervios periféricos  (nervios que conectan el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo) los que generalmente se ven afectados.

Existe una gran cantidad de afecciones que pueden afectar los nervios periféricos y producir entumecimiento. Muchas veces es muy fácil para usted o su médico averiguar qué ha causado el problema, pero otras veces se puede requerir una evaluación médica extensa. Las causas de entumecimiento incluyen:

Una extremidad se queda dormida

Con mucho, la causa más común de entumecimiento y hormigueo se produce cuando un brazo o una pierna “se duerme” después de haber estado en una posición inusual durante demasiado tiempo. La mayoría de nosotros nos hemos despertado en un momento u otro con un “brazo muerto” porque nos quedamos dormidos con nuestro brazo doblado debajo de nuestras cabezas. Esta condición es causada por una presión anormal en un nervio, y se resuelve rápidamente moviendo la extremidad afectada de nuevo a una posición normal durante unos minutos y dejando que el nervio se recupere. Esta condición es completamente benigna y no hay razón para consultar a un médico si le sucede a usted. Solo intenta evitar la posición ofensiva de ahora en adelante.

Daño nervioso repetitivo – síndrome del túnel carpiano

De manera similar, otros tipos de entumecimiento y hormigueo pueden estar relacionados con el daño nervioso localizado causado por acciones repetitivas. El más común de estos es el  síndrome del túnel carpiano , que se produce por una presión repetitiva en el nervio mediano, y se observa con más frecuencia en las personas que pasan mucho tiempo usando un teclado.

Sin embargo, este síndrome (y síndromes similares que afectan a otros nervios) se puede observar en ciclistas, carpinteros, empacadores de carne y muchos otros cuyos trabajos o pasatiempos incluyen acciones repetitivas que ejercen presión sobre un nervio en particular. El tratamiento incluye descanso, interrupciones intermitentes, el uso de férulas, tratamiento localizado con hielo, medicamentos antiinflamatorios, terapia física y cambios en la forma en que se realiza la acción repetitiva para reducir la presión sobre el nervio afectado.

Condiciones neurológicas

Por otro lado, el entumecimiento y el hormigueo pueden estar relacionados con un trastorno neurológico subyacente y pueden no ser tan benignos. Casi cualquier problema neurológico puede producir entumecimiento y hormigueo. Si es así, los síntomas de entumecimiento y hormigueo pueden ser una señal de advertencia de que algo muy serio está sucediendo. Aquí hay una lista parcial de algunas de las condiciones más prominentes que producen problemas nerviosos que llevan a entumecimiento y hormigueo:

¿Cuándo debería ver a un médico?

No es necesario consultar a un médico cuando una extremidad se duerme por una causa fácilmente identificable, y los síntomas desaparecen inmediatamente cuando se alivia la causa obvia. También puede que no sea necesario consultar a un médico si tiene síntomas tempranos del síndrome del túnel carpiano, siempre que tome medidas para aliviar la enfermedad y reducir la presión crónica en el nervio mediano.

Pero si experimenta entumecimiento y hormigueo sin una causa reversible obvia, debe consultar a su médico. La lista de condiciones que pueden producir estos síntomas es bastante grande; y muchas de estas afecciones requieren tratamiento no solo para aliviar los síntomas que experimenta, sino también para evitar que se desarrollen problemas mucho más graves.

Además, debe llamar a su médico de inmediato si tiene entumecimiento y hormigueo que aparecen y desaparecen sin motivo aparente, está empeorando gradualmente, afecta ambos lados de su cuerpo o afecta solo una parte de la mano o el pie. Y si estos síntomas aparecen repentinamente sin ningún indicio de una situación de compresión nerviosa, o si siguen una lesión reciente en la cabeza, no se moleste en llamar a su médico: llame al 911 o vaya a una sala de emergencias.