Causas y factores de riesgo de la embolia pulmonar

Un émbolo pulmonar se produce cuando un material extraño se aloja y obstruye la arteria pulmonar o una de sus ramas. Más comúnmente, el material extraño es un coágulo de sangre que se emboliza, pero a veces (rara vez) otras condiciones pueden ser culpables.

La embolia pulmonar es una condición médica común. A menudo produce enfermedades graves y la muerte y representa aproximadamente 100,000 muertes por año solo en los Estados Unidos. Sin embargo, está asociado con varios factores de riesgo de estilo de vida que están bajo su control.

Causa común

El émbolo pulmonar generalmente se debe a la trombosis venosa profunda , que puede tener una variedad de causas . Si un trombo (coágulo de sangre) que se formó en una vena principal se rompe (emboliza), viaja a través del lado derecho del corazón y se aloja La circulación pulmonar, se convierte en una embolia pulmonar.

El émbolo pulmonar y la trombosis venosa profunda están tan estrechamente vinculados que, si un médico diagnostica o sospecha una de estas afecciones, buscará inmediatamente la evidencia de que la otra afección también está presente.

Causas más raras

En raras ocasiones, otras afecciones que no sean la trombosis venosa profunda pueden causar una embolia pulmonar que puede producir una enfermedad crítica o la muerte. Estas otras condiciones incluyen:

  • Embolia de grasa. Se puede producir una embolia de grasa si el tejido graso se daña o se manipula, lo que provoca la acumulación de células de grasa en la circulación, donde pueden alojarse en la circulación pulmonar. La causa más común de embolia grasa es la fractura de la pelvis o huesos largos, cuya médula contiene grandes cantidades de grasa.
  • Embolia gaseosa. Si el aire entra en la circulación, puede ocluir una arteria pulmonar u otra arteria. La embolia aérea puede deberse a casi cualquier tipo de procedimiento quirúrgico, ventilación mecánica o en buzos que ascienden demasiado rápido.
  • Embolia de líquido amniótico. En raras ocasiones, el líquido amniótico puede entrar en la circulación durante un parto difícil y producir una embolia pulmonar aguda. Este evento, afortunadamente muy raro, es extremadamente mortal.
  • Embolismo tumoral. Si las células cancerosas entran en la circulación en grandes cantidades, pueden ocluir los vasos pulmonares. Esta complicación del cáncer generalmente se observa solo en personas con enfermedad casi terminal.

Factores de riesgo

Debido a que una embolia pulmonar es casi siempre el resultado de una trombosis venosa profunda, los factores de riesgo para estas dos condiciones son prácticamente idénticos.

Estos incluyen factores de riesgo relacionados con el estilo de vida de una persona, que incluyen:

  • No hacer suficiente ejercicio. El hecho de ser habitualmente sedentario promueve la insuficiencia venosa, lo que predispone a la formación de coágulos sanguíneos en las venas principales.
  • Tener sobrepeso. Llevar demasiado peso también promueve la acumulación de sangre en las venas de las extremidades inferiores.
  • De fumar. Fumar causa inflamación en los vasos sanguíneos, lo que puede provocar un exceso de coagulación. De hecho, fumar es un factor de riesgo especialmente poderoso para la coagulación anormal de la sangre.

Además de estos factores de riesgo crónicos relacionados con el estilo de vida, existen otras afecciones que pueden aumentar sustancialmente el riesgo de embolia pulmonar en una persona. Algunos de estos riesgos son de naturaleza temporal o situacional; otros crean un riesgo más prolongado y crónico de embolia pulmonar:

  • Cirugía reciente, hospitalización o traumatismo que lleva a una inmovilización prolongada.
  • Viajes largos que conducen a una sesión prolongada.
  • Trauma que causa daño tisular que puede provocar coágulos de sangre.
  • El embarazo.
  • Medicamentos, especialmente píldoras anticonceptivas, terapia de reemplazo hormonal , suplementos de testosterona , tamoxifeno y antidepresivos.
  • Enfermedad cronica del higado.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Enfermedad cardiovascular significativa, especialmente insuficiencia cardíaca .
  • Haber tenido trombosis venosa profunda o embolia pulmonar en el pasado.
  • Ciertas condiciones genéticas pueden hacer que la sangre sea hipercoagulable (propensa a la coagulación).

Cualquier persona con cualquiera de estas afecciones debe hacer todo lo posible para reducir los factores de riesgo bajo su control para disminuir el riesgo de desarrollar trombosis venosa y embolia pulmonar. Hacer mucho ejercicio y mantener el peso en control son importantes; no fumar es crítico