Goitrogens, enfermedad de tiroides y su dieta

Las verduras crucíferas y otros alimentos pueden afectar su tiroides

Los goitrógenos son sustancias químicas naturales que se encuentran en muchos alimentos de origen vegetal. El consumo de altas cantidades de estas sustancias de manera regular puede tener un impacto en la salud de la tiroides, por lo que vale la pena entender cómo afectan la función de la tiroides y si tiene sentido limitar la ingesta de alimentos goitrogénicos como brócoli, coliflor, col rizada. fresas, y otras.Volume 90%1:13

Míralo ahora: ¿Qué son los goitrógenos?

Alimentos Goitrogénicos Comunes

Los principales alimentos ricos en goitrógeno son los  vegetales en la categoría de crucíferos ; Algunas frutas, nueces y granos también contienen estas sustancias.

Hay tres tipos de goitrógenos: goitrinas, tiocianatos y flavonoides.

Los alimentos que contienen goitrinas y / o tiocianatos incluyen:

  • Mandioca africana
  • Babassu (una fruta de coco de palmera encontrada en Brasil y África)
  • Bok choy
  • Brócoli
  • Broccolini
  • coles de Bruselas
  • Repollo
  • Canola
  • Coliflor
  • Brócoli chino
  • Collards
  • Daikon
  • Lino
  • col rizada
  • Colinabo
  • Mijo
  • Mostaza
  • Duraznos
  • Miseria
  • piñones
  • Rábanos
  • Rábano rojo
  • Nabo sueco
  • Espinacas
  • Fresas
  • Batata
  • Nabos
  • Berro

Algunos alimentos que contienen flavonoides incluyen:

  • Bayas
  • vino tinto
  • Productos de soya como el tofu, el tempeh, el edamame y la leche de soya
  • Tés, especialmente variedades verdes, blancas y oolong.

Las goitrinas y tiocianatos se liberan de ciertos alimentos de origen vegetal cuando se cortan o se mastican en su estado crudo. Los flavonoides en los alimentos también se pueden convertir en compuestos goitrogénicos por las bacterias que existen en el intestino.

Cómo pueden afectar los goitrógenos a la tiroides

Foods that contain goitrogens are able to disrupt thyroid function by inhibiting your body’s ability to use iodine. More specifically, goitrogens can block the process by which iodine is incorporated into the key thyroid hormones thyroxine (T4) and triiodothyronine (T3).

They also inhibit the actual release of thyroid hormone by your thyroid gland and disrupt the peripheral conversion of the thyroid storage hormone T4 into the active thyroid hormone T3.

As a result, goitrogens can cause a goiter or an enlarged thyroid. They can also act like antithyroid drugs, slowing down your underactive thyroid and potentially causing hypothyroidism.

A Word About Soy

While soy foods do not affect the thyroid gland in people with normal thyroid function and adequate iodine levels, they can interfere with the absorption of thyroid hormone replacement medication. This is why experts recommend that patients with hypothyroidism don’t necessarily avoid soy foods, but make sure to take their thyroid medication on an empty stomach.

In some cases, the dosage of a person’s thyroid medication will need to be adjusted if soy is regularly consumed.

There is also some concern that consuming isoflavones, the active ingredients in soy, may trigger the transformation from subclinical to overt hypothyroidism in people with marginal iodine intake. Research regarding this phenomenon is controversial, however.Can You Eat Soy If You Have a Thyroid Condition?

Minimizing the Effects of Goitrogenic Foods

Goitrogenic foods are rich in vitamins and minerals, and most experts do not recommend that anyone—including patients with thyroid disease—avoid eating them. However, there are a few sensible guidelines to consider if you have an underactive thyroid or are worried about goitrogens in your diet.

Here’s what you can do to minimize the risk of negative effects:

  • Cook goitrogenic vegetables: Steaming, cooking, or fermenting can reduce the levels of goitrogens. If you like fresh spinach or kale in smoothies, try blanching the veggies and then storing them in the freezer for later use.
  • Aumente su consumo de yodo y selenio: obtener suficiente yodo y selenio puede ayudar a reducir los efectos de los goitrógenos; la deficiencia de yodo es un factor de riesgo bien conocido para la disfunción tiroidea, aunque es raro que las personas que viven en los Estados Unidos sean deficientes. Las buenas fuentes dietéticas de yodo incluyen algas marinas, como algas marinas, kombu o nori, y sal yodada. (Menos de la mitad de una cucharadita de sal yodada cubre su requerimiento diario de yodo). Las grandes fuentes de selenio incluyen nueces de Brasil, pescado, carne, semillas de girasol, tofu, frijoles horneados, hongos Portobello, pasta integral y queso.
  • Cámbielo: comer una variedad de alimentos, no goitrogénicos y goitrogénicos, ayudará a limitar la cantidad de goitrógenos que consume y asegurará que obtenga una variedad saludable de vitaminas y minerales.

Si tiene hipotiroidismo y aún tiene una tiroides parcialmente funcional, como la tiroiditis de Hashimoto, tenga especial cuidado de no consumir en exceso grandes cantidades de alimentos crudos de goitrogenic.

Si en su mayoría come goitrógenos cocidos y tiene dificultades para equilibrar su tratamiento de la tiroides, es posible que desee reducir la cantidad de alimentos goitrogénicos en su dieta en general. También debe consultar a su médico para asegurarse de que su nivel de yodo es suficiente.

Sin embargo, no todas las personas con una condición de la tiroides necesitan estar conscientes de los goitrógenos. Si usted tiene hipotiroidismo debido a una cirugía de tiroides conocida como tiroidectomía, un procedimiento que se realiza para tratar el cáncer de tiroides o para extirpar un bocio o nódulos, no necesita ser particular sobre los goitrógenos; Del mismo modo, si tiene hipotiroidismo después del tratamiento con yodo radiactivo (RAI) para la enfermedad de Graves. El tejido tiroideo que ha sido destruido por estos procedimientos no es susceptible a efectos goitrogénicos.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.