Cómo curar un intestino permeable

El síndrome del intestino permeable, conocido oficialmente como aumento de la permeabilidad intestinal, se ha convertido cada vez más en el foco de la investigación por su papel en muchas de las condiciones de salud crónicas de nuestra era moderna, en particular, los trastornos autoinmunes y otras enfermedades inflamatorias. Afecciones como la artritis, el asma, el autismo y la obesidad.

Se cree que el aumento de la permeabilidad intestinal es el resultado de un estado en el que las uniones estrechas de las células que recubren los intestinos no son tan apretadas como deberían ser. Aunque estas brechas solo pueden ser microscópicas, se teoriza que las sustancias no deseadas se cruzan en el torrente sanguíneo, lo que desencadena una respuesta del sistema inmunológico que luego provoca síntomas no deseados. 

Afortunadamente, hay cosas que puede hacer para mejorar la salud de su revestimiento intestinal. 1

Comer más productos.

Si su dieta es similar a la de la dieta occidental típica, probablemente sea deficiente en la cantidad de frutas y verduras que consume . Sin embargo, los carbohidratos a base de plantas parecen tener un efecto beneficioso tanto en el revestimiento como en la microflora dentro del intestino. Las frutas y verduras contienen prebióticos que parecen ayudar a estabilizar la barrera intestinal. En parte, esto puede deberse a un proceso en el cual la fermentación de carbohidratos de origen vegetal produce ácidos grasos de cadena corta (SCFA). Estos SCFA se han asociado con el mantenimiento de un revestimiento intestinal saludable.

Trate de incorporar frutas y verduras en cada comida , además de convertirlas en sus opciones de bocadillos número uno. Puede agregar verduras salteadas a los huevos por la mañana, comer una ensalada en el almuerzo y llenar la mitad de su plato con verduras. Siempre asegúrate de tener manzanas, peras, naranjas, bayas y verduras crudas cortadas alrededor para los bocadillos y los antojos de munchie nocturnos. Siempre que sea posible, elija productos orgánicos o cultivados localmente para minimizar su exposición a los pesticidas.

Si tiene IBS, puede sentirse más cómodo al elegir frutas y vegetales bajos en FODMAP para comenzar. Los alimentos bajos en FODMAP han sido identificados como menos propensos a causar síntomas digestivos no deseados en las personas que tienen IBS. Sin embargo, la dieta baja en FODMAP no está diseñada como una dieta a largo plazo, ya que muchas frutas y verduras con alto contenido en FODMAP son buenas para la salud intestinal. Para obtener resultados óptimos, trabaje con un profesional de nutrición calificado para volver a introducir lentamente alimentos con FODMAP más altos en su dieta para tener una idea de qué alimentos y en qué cantidades, su cuerpo puede tolerar sin volverse sintomático.2

Comer limpio.

Comer limpio significa comer alimentos que están mínimamente procesados, alimentos que su bisabuela reconocería. La dieta típica occidental contiene cantidades excesivas de grasas no saludables, azúcar y carbohidratos refinados, todo lo cual parece comprometer el revestimiento de su intestino. La fructosa parece ser especialmente dañina para el revestimiento intestinal, así que evite los jugos de fruta azucarados y los alimentos procesados ​​que contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa.

Trate de evitar los alimentos de conveniencia, los alimentos empacados, la comida chatarra y las comidas rápidas. Lea las etiquetas cuidadosamente. Si no sabes qué es algo, es probable que tu instinto tampoco lo sepa. No se conoce por completo el efecto que los conservantes, los aromatizantes artificiales, los colorantes de alimentos y otros aditivos alimentarios tienen en la salud intestinal, pero no es exagerado pensar que tales productos químicos serían perjudiciales.

Siempre que sea posible, elija comer alimentos de animales criados en pastos, frutas y verduras orgánicas o locales, y fuentes saludables de grasa, como pescado, nueces, aceitunas y aceite de oliva y coco. Deje que el adagio, “compre el perímetro del supermercado”, sea su guía para comer limpio para su salud intestinal.3

Entra en tus probióticos.

Los probióticos son cepas de bacterias “amigables”, pensadas para ayudar a optimizar la salud de la microflora intestinal. Muchos estudios de investigación han demostrado que los probióticos también pueden ayudar a fortalecer el revestimiento intestinal. Puede obtener probióticos mediante el uso de un suplemento probiótico o comiendo más alimentos fermentados. Aquí hay dos artículos para guiarlo en su búsqueda de más probióticos:

4

Equilibra tu estrés.

Existe evidencia de que el estrés psicosocial excesivo puede afectar la salud de la flora intestinal, lo que teóricamente afectará la salud del revestimiento intestinal. Siempre que sea posible, trate de evitar situaciones y personas estresantes. Como a menudo es mucho más fácil decirlo que hacerlo, puede ayudar a contrarrestar el efecto del estrés en su cuerpo a través de algunas actividades mentales / corporales que han demostrado calmar el sistema nervioso y aumentar su resistencia a los factores estresantes de la vida. Éstos incluyen:

  • Meditación de atención plena
  • Ejercicio físico
  • Ejercicios de relajacion
  • Tai Chi
  • Yoga

5

Tome un suplemento para la salud intestinal.

La investigación preliminar ha identificado algunas vitaminas y suplementos que pueden tener un beneficio particular para el revestimiento intestinal. Recuerde consultar siempre con su médico antes de tomar cualquier producto de venta libre.

Vitaminas

Hay algunas investigaciones preliminares que sugieren que una deficiencia de vitaminas A y D se asocia con un aumento de la permeabilidad intestinal. Aquí hay algunos artículos útiles para guiarlo en la ingesta adecuada de vitaminas:

Suplementos

Un informe de investigación publicado hace un caso para el uso de glutamina y curcumina como una forma de mejorar el funcionamiento de la permeabilidad intestinal. Aquí hay más información sobre estos dos suplementos:

6

Considera ir libre de trigo.

Muchos investigadores y teóricos creen que los granos integrales contribuyen a la inflamación en el cuerpo, incluso en personas que no tienen enfermedad celíaca. Una revisión publicada , concluye que existe un apoyo de investigación significativo para la teoría de que el trigo, en particular, desempeña un papel en el aumento de la permeabilidad intestinal y la aparición de enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Estos investigadores también creen que otros granos de cereales pueden ser los culpables, pero que se debe hacer más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

Si elige no usar trigo, glúteos o granos, es esencial que primero sea examinado para detectar la presencia de la enfermedad celíaca. Esta prueba solo es precisa si está comiendo gluten en el momento de la prueba. Es importante saber si tiene enfermedad celiaca, ya que este trastorno requiere que nunca vuelva a comer gluten.7

Minimiza tu consumo de alcohol.

Aunque una cantidad mínima de alcohol tiene beneficios para la salud , el exceso de alcohol se ha asociado con comprometer la salud del revestimiento intestinal. Para las mujeres, esto significa no más de una bebida al día, mientras que para los hombres el límite debe ser de dos bebidas por día. Idealmente, uno no estaría bebiendo todos los días. 

Muchas bebidas alcohólicas contienen granos. Las bebidas alcohólicas que no contienen granos incluyen brandy, cervezas sin gluten, vino, tequila y vino.8

¿Tomar un poco de caldo de hueso?

Basado en el protocolo GAPS para la curación intestinal, muchos profesionales de la salud alternativa confían en el caldo de huesos como una forma de mejorar un intestino permeable. Desafortunadamente, a partir de ahora, esto es poco en el camino de la investigación sólida para respaldar estas afirmaciones. Sin embargo, el caldo de huesos (hecho en casa, no comprado en la tienda) ha sido parte de la cocina humana durante siglos y es ciertamente calmante y delicioso, ambas cualidades que definitivamente son buenas para el alma, si no para el cuerpo.

Fuentes: