Cómo funciona el sistema inmunológico

Sus funciones complejas trabajan para protegerte de la infección.

Su sistema inmunológico protege su cuerpo de Los síntomas de la artritis psoriásica . A través de procesos altamente complejos y adaptativos, un sistema inmunológico saludable siempre está trabajando, protegiéndolo de infecciones al identificar y destruir microorganismos dañinos. Tu sistema inmunológico también te ayuda a desarrollar inmunidad para que cuando te encuentres con ciertos gérmenes invasores de nuevo, puedas combatirlos más rápido la próxima vez, a menudo sin siquiera enfermarte.

Reconociendo Organismos Infecciosos

Para hacer su trabajo, el sistema inmunológico debe comprender la diferencia entre una sustancia extraña y las células de su propio cuerpo.

Las sustancias extrañas pueden denominarse invasores o patógenos y pueden incluir microorganismos vivos, como bacterias, virus, hongos y parásitos.

Las células y los tejidos de su cuerpo tienen proteínas llamadas antígenos propios. Del mismo modo, los organismos vivos que pueden causar infecciones también lo hacen, aunque sus antígenos no son los mismos. Su sistema inmunológico “señala” antígenos extraños para atacar rápidamente a los microorganismos invasores y destruirlos, protegiéndolo de cualquier daño.

Glóbulos blancos (leucocitos)

Los glóbulos blancos (glóbulos blancos), la piedra angular de su sistema inmunológico, se llaman leucocitos. Hay una variedad de tipos de leucocitos, cada uno con características únicas que trabajan en conjunto para protegerlo de las infecciones.

Dependiendo del leucocito, puede ayudar a la función de “buscar y destruir” del sistema inmunológico al:

  • Reconociendo rápidamente gérmenes
  • Unión a gérmenes
  • Engullir y rodear gérmenes
  • Usando químicos contenidos dentro para destruir gérmenes.

Otros toman tiempo para reconocer y responder a los microorganismos infecciosos.

Macrófagos, Neutrófilos, Mastocitos, Basófilos

Los macrófagos son leucocitos que circulan a través de la sangre y los tejidos, mientras que los neutrófilos son leucocitos que circulan en la sangre, patrullando nuevos antígenos extraños.

Los gérmenes y microorganismos invasores ingresan al cuerpo a través de diferentes puntos de entrada, como las fosas nasales o un corte en la superficie de la piel. Cuando estos leucocitos en particular reconocen tales amenazas infecciosas, envían señales químicas que atraen a otros leucocitos para rodear, absorber y destruir estas sustancias dañinas.

Macrophages and neutrophils, along with other leukocytes, such as mast cells and basophils, secrete toxins that damage or kill foreign microorganisms, and then they engulf the cellular debris to “clean it up.”

Lymphocytes: T- and B-Cells

Lymphocytes are a subset of leukocytes. They take longer than other leukocytes to mount a response to an infection, and they build your long-term immunity. The two types of lymphocytes are T-cells and B-cells, and they each have different jobs.

B-cells are largely responsible for creating specific proteins called antibodies. The antibodies bind to the antigen on the surface of a foreign invader and mark it for destruction by the immune system. B-cells are useful in protecting you against bacterial infections.

  • Antibodies: Your body can produce a variety of antibodies. The different types of antibodies work against various types of infections, such as infections of the skin or gastrointestinal system. Antibodies bind to antigens, forming an immune complex that is destroyed by the body’s leukocytes and their associated chemicals.
  • Autoantibodies: Problems occur when the immune system mistakenly manufactures autoantibodies, which are antibodies that fight your own body. This is the hallmark problem of autoimmune diseases, such as thyroid disease, and it happens when the immune system misidentifies self-antigens—your own cells, tissues, and organs—as foreign bodies.

Las células T identifican antígenos en la superficie de sus propias células. Cuando un pequeño microorganismo, como un virus, ingresa a sus células, el complejo principal de histocompatibilidad (MHC) de su cuerpo puede cambiar la superficie de sus células, agregando nuevos antígenos a sus propias células. Las células T que pasan son alertadas de la presencia de la infección dentro de su célula debido a estos antígenos alterados. Las células T en sí mismas son útiles para destruir virus y células cancerosas .

El MHC es bastante sofisticado. Un pequeño microorganismo “escondido” dentro de una célula humana no sería reconocido, y puede causar estragos. El MHC puede unirse a fragmentos de microorganismos dentro de una célula humana y transportar estos fragmentos a la superficie de la célula para que puedan ser reconocidos por sus nuevos antígenos.

Las moléculas de antígeno en una célula infectada y una célula T que responde se unen para formar moléculas coestimulantes , que median una respuesta inmune.

Citoquinas y quimiocinas

Los linfocitos pueden liberar sustancias químicas llamadas citoquinas , que son moléculas de señalización. Hay varios tipos de citoquinas involucradas en la respuesta inmune, que incluyen:

  • Quimiocinas
  • Interferones
  • Linfoquinas
  • Interleuquinas

Estas citocinas inmunomediadas pueden afectar a los linfocitos, así como a otras células cercanas que no forman parte del sistema inmunitario. Al hacerlo, estimulan una respuesta inflamatoria , así como la reparación de tejidos que pueden haber sido dañados por un microorganismo infeccioso.

Los complejos inmunes y el sistema de complemento

Parte de la actividad inmunológica del cuerpo involucra el sistema del complemento, que es un grupo de moléculas especializadas que funcionan de diversas maneras para destruir a los invasores. Por ejemplo. el sistema del complemento puede formar una estructura llamada el complejo de ataque de membrana, que perfora el microorganismo para destruirlo desde adentro insertando químicos tóxicos.

Enfermedades autoinmunes y alergias

Es posible que tenga una inflamación recurrente y una respuesta inmune incluso en momentos en que no tenga una infección. Las enfermedades autoinmunes , como la enfermedad tiroidea, el lupus o la esclerosis múltiple, ocurren cuando el sistema inmunológico del cuerpo se ataca a sí mismo. En algunos tipos de hipotiroidismo, por ejemplo, el cuerpo puede atacar a las células que producen la hormona tiroidea, lo que interfiere con la producción y la función de la hormona.

Las alergias son una respuesta inflamatoria a una sustancia no amenazante, como el polen o ciertos alimentos. Estas enfermedades pueden desarrollarse al menos parcialmente como resultado de factores genéticos, pero no siempre está claro por qué alguien desarrolla estas afecciones.

Sus genes son el plano para las células y tejidos de su cuerpo. Ese mismo modelo modela su función inmunológica, incluidos los receptores de células T, el tipo de moléculas MHC producidas y su respuesta de anticuerpos. Un sistema inmunitario hiperactivo puede causar dolor recurrente, hinchazón e incluso puede causar reacciones alérgicas que amenazan la vida.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.