Cómo funciona la insulina en el cuerpo

La insulina es una hormona que interviene en varios procesos de su cuerpo. No solo ayuda a metabolizar los carbohidratos y al almacenar la glucosa para obtener energía en las células, sino que también ayuda a utilizar la grasa, las proteínas y ciertos minerales que consume. Debido a que esta hormona es tan importante para ayudar a su cuerpo a utilizar los alimentos que ingiere, un problema con la insulina puede tener efectos generalizados en todos los sistemas, tejidos y órganos de su cuerpo, ya sea directa o indirectamente.

Si tiene diabetes tipo 2, aprender cómo funciona la insulina puede ayudarlo a comprender por qué tantas otras afecciones médicas están asociadas con la diabetes, por qué ciertas prácticas de estilo de vida son beneficiosas y cómo reacciona su cuerpo a los alimentos.

Donde se produce la insulina

La insulina es una hormona formada por una pequeña proteína polipeptídica que es secretada por el páncreas, que actúa como glándula endocrina y exocrina. Las glándulas endocrinas son el sistema de glándulas que secretan hormonas para regular las funciones corporales, mientras que  las glándulas exocrinas ayudan en la digestión.

El páncreas se encuentra detrás del estómago, ubicado en la curva del duodeno (la primera parte del intestino delgado), y contiene grupos de células llamadas islotes de Langerhans . Los islotes están formados por células beta, que producen y liberan insulina en el torrente sanguíneo.

Cómo funciona la insulina

La insulina afecta el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y grasas. Su cuerpo descompone estos nutrientes en moléculas de azúcar, moléculas de aminoácidos y moléculas de lípidos. El cuerpo también puede almacenar y reensamblar estas moléculas en formas más complejas. La insulina causa el almacenamiento de estos nutrientes, mientras que otra hormona pancreática llamada glucagón los libera del almacenamiento.

La insulina participa en el cuidadoso equilibrio de su cuerpo para mantener sus niveles de azúcar en la sangre dentro de un rango normal. En lenguaje sencillo:

  • Si su nivel de azúcar en la sangre es alto : el páncreas libera insulina para ayudar a las células a absorber la glucosa del torrente sanguíneo para disminuir los niveles de azúcar en la sangre.
  • Si su nivel de azúcar en la sangre es bajo : el páncreas libera glucagón para ayudar al hígado a liberar la glucosa almacenada en el torrente sanguíneo para elevar los niveles de azúcar en la sangre.

Los niveles de azúcar en la sangre aumentan cuando se consumen la mayoría de los alimentos, pero aumentan más rápida y drásticamente con los carbohidratos . El sistema digestivo libera glucosa de los alimentos y las moléculas de glucosa se absorben en el torrente sanguíneo. Los niveles de glucosa en aumento indican al páncreas que secreta insulina para eliminar la glucosa del torrente sanguíneo. La insulina se une a los receptores de insulina en las superficies celulares y actúa como una clave para abrir las células para recibir glucosa. Los receptores de insulina se encuentran en casi todos los tejidos, incluidas las células musculares y las células grasas.

Los receptores de insulina tienen dos componentes principales: las partes exterior e interior. La porción exterior se extiende fuera de la célula y se une con la insulina. Cuando esto sucede, la parte interior del receptor envía una señal dentro de la célula para que los transportadores de glucosa se movilicen hacia la superficie y reciban glucosa . A medida que disminuyen los niveles de azúcar en sangre y de insulina, los receptores se vacían y los transportadores de glucosa regresan a la célula.

Insulina y diabetes tipo 2

En una situación perfecta, la glucosa de los carbohidratos se elimina rápidamente. Sin embargo, cuando hay resistencia a la insulina  (las células se vuelven resistentes a la insulina), esto no sucede y los niveles altos de glucosa se convierten en un problema. La resistencia a la insulina puede deberse a un problema con la forma de la insulina (que impide la unión al receptor), no tiene suficientes receptores de insulina, problemas de señalización o los transportadores de glucosa no funcionan correctamente. Además, la resistencia a la insulina puede ocurrir cuando una persona tiene exceso de peso o grasa. La grasa impide que la insulina haga su trabajo, casi creando una carrera de obstáculos para que funcione. Cualquiera que sea la causa específica, la función de la insulina está deteriorada.

La resistencia a la insulina se desarrolla antes de que se diagnostique la diabetes tipo 2 . Para compensar la insulina menos efectiva, el páncreas trabaja horas extras para aumentar la producción de insulina. Eventualmente, parte de la insulina funciona y los niveles de azúcar en la sangre se mantienen normales por un tiempo. A medida que la resistencia a la insulina empeora y el páncreas no puede satisfacer la demanda, los niveles de glucosa comienzan a aumentar y la diabetes se diagnostica cuando los niveles aumentan demasiado. Cuanto más tiempo persista esta situación, más difícil será trabajar el páncreas y más rápidamente las células de insulina se volverán lentas o incluso se eliminarán. 

¿Cómo afecta el metabolismo de las grasas?

Los carbohidratos y el metabolismo de las grasas están estrechamente relacionados y ambos están influenciados por la insulina. Si la insulina no funciona correctamente, pueden surgir problemas. Por ejemplo, los niveles altos de insulina pueden enviar señales erróneas al cerebro. Estas señales le dicen al cerebro que hay un exceso de insulina y que sus células están hambrientas de glucosa. Entonces, en respuesta, su cerebro crea antojos de carbohidratos, le indica a su cuerpo que almacene grasa y ordena que los carbohidratos se quemen para obtener energía en lugar de grasa corporal. Esta es una de las razones por las que la pérdida de peso  puede ser difícil cuando usted tiene diabetes tipo 2.

La insulina también desempeña un papel clave en el desarrollo de niveles altos de triglicéridos:

  • En el hígado : la insulina estimula la creación y el almacenamiento de glucógeno a partir de la glucosa. Los niveles altos de insulina hacen que el hígado se sature de glucógeno. Cuando esto sucede, el hígado resiste un mayor almacenamiento. La glucosa se usa en su lugar para crear ácidos grasos que se convierten en lipoproteínas y se liberan en el torrente sanguíneo. Estos se descomponen en ácidos grasos libres y se utilizan en otros tejidos. Algunos tejidos usan estos para crear triglicéridos .
  • En las células de grasa : la insulina detiene la descomposición de la grasa y evita la descomposición de los triglicéridos en ácidos grasos. Cuando la glucosa ingresa a estas células, se puede usar para crear un compuesto llamado glicerol. El glicerol se puede usar junto con el exceso de ácidos grasos libres del hígado para producir triglicéridos. Esto puede hacer que los triglicéridos se acumulen en las células grasas.

Cómo afecta a las proteínas y minerales

La insulina ayuda a los aminoácidos de la proteína a entrar en las células. Cuando este proceso se ve obstaculizado, puede dificultar la formación de masa muscular.

La insulina también hace que las células sean más receptivas al potasio, el magnesio y el fosfato. Estas sustancias también se conocen como electrolitos, que ayudan a conducir la electricidad dentro del cuerpo. Influyen en la función muscular, el pH de la sangre y la cantidad de agua en su cuerpo. Un desequilibrio electrolítico puede empeorar por los altos niveles de azúcar en la sangre, ya que esto puede causar la micción excesiva con agua y la pérdida de electrolitos.

Cómo ayudar a que la insulina funcione mejor

Estas estrategias pueden ayudarlo a aumentar la sensibilidad a la insulina y reducir la resistencia a la insulina:

The Takeaway

Como puede ver, la insulina juega un papel importante en la regulación del metabolismo. Si tiene diabetes o conoce a alguien que la tenga, comprender qué hace la insulina y cómo funciona puede ayudarlo a controlar mejor su diabetes .