¿Con qué frecuencia debe hacer ejercicio cuando tiene PCOS?

El ejercicio es un componente crucial de cualquier estilo de vida saludable, especialmente para las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP).

El SOP lo pone en mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, síndrome metabólico, colesterol alto y presión arterial alta, lo que hace que el ejercicio sea muy importante para ayudarlo a mantenerse saludable. Esto es lo que necesita saber antes de comenzar.

Hable con su doctor

Antes de comenzar un nuevo plan de ejercicios, hable con su médico para que lo autoricen y desarrolle un plan de ejercicios seguro. Si está recibiendo tratamientos de fertilidad, también debe hablar con su endocrinólogo reproductivo (RE) antes de comenzar a hacer ejercicio.

Las RE a menudo imponen restricciones en la intensidad o el tipo de actividad que debe hacer para reducir su riesgo de una condición de salud potencialmente grave conocida como síndrome de hiperestimulación ovárica y para aumentar sus posibilidades de un embarazo exitoso.

Empieza despacio

En términos estadísticos, la mayoría de las mujeres tienen dificultades para seguir un programa que es demasiado intenso y requiere demasiado tiempo y energía demasiado pronto. Comenzar lentamente es su mejor estrategia para un cambio duradero.

Concéntrese en agregar algunos días de caminata cada semana. Una vez que se establezca ese hábito, alargue el tiempo que camina, aumente la intensidad de la caminata o agregue algo de entrenamiento de fuerza.

Programar tiempo para hacer ejercicio

Trate de hacer cinco días de ejercicio cada semana. Asegúrate de agregarlo a tu horario y de que ese tiempo no sea negociable.

Revise su programa para determinar cuándo puede agregar un bloque de 45 minutos a una hora para hacer ejercicio. Haz tu mejor esfuerzo para cumplir con ese horario.

Algunas mujeres se despiertan temprano por la mañana para hacer ejercicio o para adaptarse durante la hora del almuerzo o después del trabajo. No hay un momento perfecto para hacer ejercicio, solo cuando puedes hacerlo funcionar de manera consistente.

Plan Cardio y entrenamiento de fuerza

Al establecer su horario, asegúrese de incluir tiempo para el entrenamiento cardiovascular y de fuerza. Algunas mujeres hacen un día completo de entrenamiento con peso corporal cada semana; otros lo desglosan cada día y lo agregan a su rutina de cardio.

Por ejemplo, brazos el lunes, piernas el martes, abdominales el miércoles, etc. Elija la rutina que crea que le funciona mejor y no dude en cambiarla un poco hasta que lo descubra.

Asegúrese de dar a sus músculos al menos unos días de curación antes de volver a ejercitarlos. Estirarse después de su entrenamiento también es una excelente manera de aumentar su flexibilidad. Lo que haces es menos importante que hacerlo regularmente.

Averiguar su motivación

Habrá momentos en los que no tenga ganas de hacer ejercicio, pero es importante superar esos momentos. Trate de llamar a un amigo para trabajar. Incluso puede ser el momento de cambiar la rutina y probar algo nuevo.

Los deportes en equipo o las clases de ejercicios en grupo son una excelente alternativa y pueden proporcionar una mejor motivación debido a la mentalidad del grupo, el tiempo en el gimnasio en solitario o la carrera.

Además, trata de evitar la escala. A medida que entrenas, tu cuerpo cambiará. Ganará masa muscular y perderá tejido graso, por lo que es posible que no vea ningún cambio en su peso. Esto puede ser extremadamente desalentador.

En su lugar, trate de concentrarse en los otros beneficios: su corazón se está volviendo más saludable, su nivel de azúcar en la sangre o de colesterol está disminuyendo, está durmiendo mejor y sus síntomas de depresión están mejorando. Eso es lo que lo mantendrá motivado a largo plazo, no el número en una escala.

Permitir la flexibilidad

Cambios en la vida y su horario y entrenamiento también deberán hacerlo. No dude en hacer los cambios que necesite para adaptarse a las lesiones, los cambios en la vida y sus propias necesidades.

Sigue con un estilo de vida activo y haz lo mejor que puedas para hacer ejercicio con ejercicios cardiovasculares y de fuerza (en cualquier forma) y, sobre todo, ¡disfruta de la salud que conlleva vivir de forma activa!