Ejercicio Con Enfermedad De La Tiroides

¿Por qué es importante y cómo moverse (y permanecer) en movimiento?

Si tiene una enfermedad de la tiroides, es posible que sus síntomas se hayan interpuesto en un programa de ejercicio regular, pero debe saber que hacer que el ejercicio sea parte de su rutina diaria puede ayudarlo a controlar mejor sus síntomas. Por supuesto, también hay otros beneficios para la salud y el bienestar. Aquí tenemos algunos consejos sobre cómo comenzar, las precauciones a tener en cuenta, los beneficios para la tiroides, la cantidad de ejercicio que debería hacer cada semana y cómo salir de la rutina de ejercicios y mantener las cosas frescas y emocionantes.

Beneficios

Cuando tiene un trastorno de la tiroides, el ejercicio tiene una gran cantidad de beneficios que afectan no solo su salud en general, sino que pueden ayudar a aliviar algunos de sus síntomas. Por ejemplo:

  • Aumenta sus niveles de energía: si tiene una tiroides poco activa (hipotiroidismo), a menudo puede sentirse fatigado, pero los entrenamientos regulares combatirán su cansancio.
  • Ayuda a dormir mejor y más profundo: cuando su tiroides está produciendo demasiada hormona (hipertiroidismo), su sueño puede estar fragmentado y puede tener sudores nocturnos que lo despiertan, lo que resulta en un sueño peor. Hacer ejercicio a menudo resulta en una buena noche de sueño.
  • Mejora su estado de ánimo: la depresión es común con trastornos de la tiroides, especialmente hipotiroidismo. El ejercicio hace que tus endorfinas (hormonas del “buen gusto”) se muevan y te hacen sentir bien.
  • Aumenta la densidad ósea: la pérdida ósea puede ocurrir con el hipertiroidismo, pero los estudios demuestran que el entrenamiento de fuerza puede ayudarlo a recuperar parte de esa pérdida.
  • Aumenta su metabolismo: cuando usted tiene hipotiroidismo, su metabolismo cae en picada, lo que aumenta su peso, lo que probablemente sea uno de los primeros síntomas que notó. El ejercicio puede ser otra herramienta, junto con su medicamento para la tiroides, para ayudar a mantener un metabolismo saludable al quemar calorías y desarrollar músculos, que a su vez quema grasa.

El ejercicio incluso reduce su riesgo de enfermedad cardíaca, lo cual es importante ya que tener un trastorno de la tiroides aumenta automáticamente su riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca en algún momento.El vínculo entre los trastornos de la tiroides y las afecciones cardíacas

Ejercicio y pérdida de peso

Si está lidiando con una tiroides poco activa (hipotiroidismo), también puede estar llevando algo de peso adicional, un resultado común cuando sus niveles de hormona tiroidea son bajos. Hacer ejercicio con regularidad puede ayudarlo a ponerse en forma y perder esos kilos de más, así como a mantener un peso saludable.

Intente usar una calculadora de pérdida de peso para ayudarlo a lograr un peso objetivo, una fecha límite para alcanzar su objetivo y ver cuántas calorías necesitará consumir diariamente para alcanzar su objetivo según su nivel de actividad.

Establezca su meta de calorías

Acerca de ti

Inglés MétricoMasculinoHembraAltura en pies. 3 pies 4 pies 5 pies 6 pies 7 pies 8 piesEn. 0 en 1 en 2 en 3 en 4 en 5 en 6 en 7 en 8 en 9 en 10 en 11 en

¿Qué tan activo es usted?

Sedentario

Actividad ligera

Actividad moderada

Muy activoCALCULARINSERTAR ESTA HERRAMIENTA 

Aún mejor para sus objetivos de pérdida de peso, así como sus síntomas de la tiroides, puede combinar un plan de alimentación saludable con su plan de ejercicio. Si bien no tiene una dieta especial cuando tiene una enfermedad de la tiroides, si está tratando de perder peso, mantenerse dentro de ciertos límites de calorías puede ayudarlo a alcanzar sus metas.Plan de comidas de 1500 calorías para la enfermedad de la tiroides

Mejores ejercicios

Cuando tiene una enfermedad de la tiroides, el mejor ejercicio depende de su estado de salud. Si sus hormonas tiroideas están bien controladas y usted está relativamente sano, generalmente puede participar en los mismos ejercicios que cualquier persona sin un trastorno de la tiroides. Si no está seguro de comenzar un programa de ejercicios, asegúrese de hablar primero con su médico.

Actividades sin impacto o de bajo impacto

Si no ha hecho ejercicio durante mucho tiempo, es posible que desee tomarlo lentamente, eligiendo ejercicios de bajo impacto o de bajo impacto para que su cuerpo se adapte gradualmente. Elija una o más actividades que disfrute, como:

  • Para caminar
  • Entrenamiento de fuerza
  • Ciclismo o ciclismo indoor
  • Entrenamiento eliptico
  • Subir escaleras
  • Yoga
  • Tai Chi
  • Senderismo en terreno fácil
  • Aeróbic acuático
  • Bailando
  • Nadando

Si lo desea, mezcle las cosas, eligiendo diferentes actividades en diferentes días. Trabaje gradualmente para poder aumentar la intensidad de sus entrenamientos a medida que su cuerpo se acostumbra más al ejercicio aeróbico. El no-y bajo impacto no significa que estos ejercicios no quemen calorías, se trata de la intensidad.Obtener un buen entrenamiento con ejercicios de bajo impacto

Actividades de alto impacto

Si ya está haciendo ejercicios de bajo o ningún impacto y / o está listo para pasar al siguiente nivel, considere agregar algunas de estas actividades aeróbicas de alto impacto a su rutina:

  • Saltar la cuerda
  • Correr o correr
  • Saltos de tijera
  • Entrenamiento por intervalos de alta intensidad
  • Montañismo
  • Esquí de fondo
  • Subir escaleras

Los pros y los contras de los ejercicios de alto impacto

Pautas de ejercicio

Si usted es un novato en lo que se refiere al ejercicio regular, es posible que se esté preguntando cuánto debería obtener diariamente.

De acuerdo con las pautas actuales para la actividad física, para ver beneficios de salud notables, los adultos deben apuntar a sesiones de 10 minutos o más de uno de los siguientes cada semana:

  • Dos horas y media de ejercicio aeróbico moderado, como jugar tenis en dobles, caminar a paso ligero (3 mph o más), aeróbic acuático, andar en bicicleta (menos de 10 mph) o jardinería
  • Una hora y 15 minutos de ejercicio aeróbico vigoroso, como nadar, jugar tenis individualmente, trotar, correr, andar en bicicleta (10 mph o más), saltar la cuerda o hacer jardinería pesada
  • Una combinación equivalente de los dos

También debe trabajar en ejercicios de fortalecimiento muscular de intensidad moderada a alta que utilicen todos sus grupos musculares principales, como levantar pesas o usar bandas de resistencia, al menos dos días a la semana.

El entrenamiento de fuerza es particularmente importante cuando tienes una tiroides poco activa porque la masa muscular ayudará a tu metabolismo lento a quemar más calorías. Asegúrate de que estés obteniendo suficiente proteína para ayudarte a desarrollar ese músculo tan importante.Los mejores tipos de proteínas para construir músculo

Para obtener beneficios aún mayores, aumente su actividad aeróbica moderada a cinco horas por semana y su ejercicio aeróbico vigoroso a dos horas y 30 minutos por semana.

Tenga en cuenta que cuando tenga una enfermedad de la tiroides, en particular el hipotiroidismo, es probable que tenga que trabajar un poco más que nadie sin la enfermedad de la tiroides para ponerse en forma y perder peso. La buena noticia es que los resultados y la mejora en cómo se siente valdrán el esfuerzo extra.

Precauciones

Si su afección tiroidea no está bien controlada o aún no se ha diagnosticado, el ejercicio puede ser peligroso para usted. Una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) produce un exceso de hormonas tiroideas, lo que aumenta significativamente su metabolismo y ritmo cardíaco. Si sus hormonas tiroideas no están siendo controladas, el exceso de ejercicio, especialmente a alta intensidad, puede provocar que sufra insuficiencia cardíaca.

Por el contrario, una tiroides poco activa (hipotiroidismo) no produce suficientes hormonas tiroideas, lo que ralentiza el metabolismo y la frecuencia cardíaca. Debido a esto, el ejercicio puede ser difícil para su corazón si sus hormonas tiroideas no están bien controladas.

Es importante hablar con su médico si sus síntomas de la tiroides no están mejorando o empeorando, o si cree que tiene los síntomas de un trastorno de la tiroides, especialmente antes de comenzar cualquier nuevo programa de ejercicios.Los síntomas de la enfermedad de la tiroides

Una vez que los síntomas de la tiroides están bajo control y sus niveles hormonales son normales, incorporar el ejercicio en su rutina no solo es seguro, sino que también le permite comenzar a cosechar todos los beneficios que el estar activo para su tiroides y su salud en general.

Mantenerse motivado

Cuando tienes una condición de tiroides, eres tan susceptible al aburrimiento como cualquier otra persona. Usted sabe la importancia de mantenerse comprometido con la actividad física, pero puede que no sea suficiente para que pueda ingresar a la máquina para correr o al gimnasio.

Aquí hay algunos consejos de otros pacientes de tiroides que han dominado el arte de disfrutar de entrenamientos regulares:

  • Contrata un entrenador personal. Unas pocas sesiones con un entrenador personal pueden ser una inversión valiosa en su estado físico. Un entrenador puede diseñar un programa de ejercicios que sea específico para sus necesidades y habilidades. También puede mostrarle exactamente cómo realizar ejercicios, mantenerlo motivado e implementar un programa que usará su tiempo de manera más efectiva.
  • Ejercicio con amigos. Cuando hace ejercicio con sus amigos, se mantienen comprometidos mutuamente para presentarse y hacer ejercicio. Más allá de ese beneficio, también puede entretenerse mutuamente con charlas para distraerse del esfuerzo y animarse mutuamente a seguir adelante. Puedes invitar a tus amigos o hacer nuevos amigos en tu gimnasio.
  • Sube la música. La música es una forma clásica de dejar de pensar en tus ejercicios. Puede encontrar mezclas de música, listas de reproducción y canales específicos para el ritmo o la intensidad de su entrenamiento. No importa el tipo de música que prefiera, puede encontrar algo con un ritmo que lo ayude a sentirse motivado.
  • Escuchar audiolibros o podcasts. Puede aprender algo nuevo o entretenerse durante su entrenamiento con audiolibros o podcasts. Por lo general, hay acceso gratuito a audiolibros desde su biblioteca local o puede comprarlos a través de Audible.com . Los podcasts son otra forma de captar tu mente durante tu entrenamiento. Un beneficio potencial adicional de los audiolibros y podcasts es que puede estar motivado a seguir un poco más para poder terminar un capítulo o episodio.
  • Establecer metas y concentrarse en los resultados. Si establece objetivos de ejercicio , estará más motivado para hacer sus ejercicios y lograrlos. Una meta puede ser la cantidad de entrenamientos que hace cada semana, los minutos o la distancia (correr, caminar, montar en bicicleta) de sus entrenamientos, la velocidad que desarrolla o la cantidad de peso que puede levantar. Sigue tus entrenamientos para ver tu progreso.
  • Use una aplicación, libro o video del programa de ejercicios. Seguir un programa puede hacer que no se sienta confundido acerca de dónde comenzar, qué ejercicios incluir y cómo realizarlos. Hay una multitud de formas de disfrutar un programa. Las aplicaciones de ejercicio son una excelente manera de llevar tu programa contigo. Una vez que encuentre que su interés va disminuyendo, cambie a una nueva aplicación para revitalizarse. También hay un montón de libros y videos para elegir.
  • Salga a caminar, correr o andar en bicicleta. Si ha estado registrando millas en la cinta de correr o en un ciclo estacionario, saque el aire libre para variar . Si puedes encontrar un espacio verde, un parque o un bosque, ese tipo de ambiente es incluso mejor para aliviar el estrés .
  • Cambia tu ritmo. Si normalmente camina para hacer ejercicio, intente caminar rápido . O bien, puede agregar intervalos de carrera y pasar de caminar a correr . Prueba una clase de spinning como un descanso de un entrenamiento de ciclismo en solitario.
  • Implementar una política de “no ejercicio, no TV”. Ver una película o un programa de televisión favorito puede ser una buena forma de distraerse en la caminadora, el entrenador elíptico o el ciclo estacionario. Haz un voto que solo puedes mirar mientras haces ejercicio.
  • Intente una clase de ejercicios. Verifique qué clases de ejercicios se ofrecen en gimnasios y gimnasios locales y pruebe algunos de ellos. Es posible que descubras que te encanta el  entrenamiento en circuito , Zumba, Barre o los entrenamientos en el campo de entrenamiento, y te sorprenderás con las clases que más te entusiasman.
  • Caminar más. Agregue más caminatas a lo largo de su día, incluso si es solo una caminata corta. Use un podómetro o una banda de ejerciciospara animarse a registrar más pasos. Puede que le resulte motivador caminar hasta la tienda y regresar en lugar de conducir, o visitar a alguien en lugar de enviar mensajes de texto o llamarlos.
  • Tome una escapada de aventura o vacaciones. Elija un parque nacional o bosque estatal para una caminata de una o dos horas el próximo fin de semana. Alquila un kayak y recibe clases. Ve a un gimnasio de escalada y aprende lo básico, luego ve al boulder. Si es invierno, pruebe el esquí de fondo o aprenda el esquí alpino. Si siempre ha querido montar a caballo, compre lecciones en una academia de equitación o programe una escapada de ranchos. Mira en excursiones en bicicleta.
Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.