La vida después de la cirugía para el trastorno disfórico premenstrual

El tratamiento quirúrgico de PMDD es una opción de tratamiento de último recurso por una buena razón. La extirpación de los ovarios detiene de forma permanente las hormonas de su ciclo y se ha demostrado que trata eficazmente el PMDD resistente a los medicamentos. Sin embargo, también te pone en la menopausia .

La menopausia en sí no es una enfermedad, pero puede aumentar el riesgo de contraer ciertas enfermedades y puede causar síntomas desagradables . Esto es especialmente cierto cuando la menopausia ocurre repentinamente y varios años antes de que hubiera ocurrido naturalmente. En otras palabras, vivirá más tiempo sin los efectos beneficiosos de sus hormonas reproductivas.

Para ayudar a minimizar los síntomas de la menopausia y para prevenir ciertas afecciones relacionadas con la edad, es muy importante que tome algún tipo de terapia de reemplazo de estrógeno después de su cirugía.

Table of Contents

Protege tus huesos

La pérdida ósea es inevitable cuando entras en la menopausia ya sea de forma quirúrgica o natural. La preocupación adicional de ingresar temprano a la menopausia es que tendrá más años de pérdida ósea en su vida. El estrógeno ayudará a disminuir el rápido aumento de la pérdida ósea que ocurre en los primeros años de la menopausia.

El ejercicio con pesas y el entrenamiento de fuerza también son muy importantes. ¡Obtener el calcio y la vitamina D adecuados que ayudan al cuerpo a absorber el calcio es una necesidad! Una vez en la menopausia, la ingesta diaria recomendada de calcio es de 1.200 mg y la vitamina D es de al menos 1.000 UI.

Cuida tu peso

A pesar de la creencia popular, la menopausia en sí misma y / o la terapia de reemplazo de estrógeno no hacen que usted gane peso.

Sin embargo, se ha demostrado que la menopausia y la pérdida de estrógeno probablemente causen una disminución de la masa corporal magra y un cambio en el aumento de peso en su abdomen. Tener problemas para abotonarse su par de jeans favoritos puede afectar su autoestima. Para algunas mujeres, esto puede desencadenar rutinas alimentarias desordenadas y descarrilar, lo que eventualmente puede resultar en un aumento de peso.

La menopausia también puede causar interrupciones en su sueño . La falta crónica de sueño aumenta los niveles de hormonas del estrés de su cuerpo y puede llevar a un aumento de peso.

Si sigue una dieta saludable, realiza un ejercicio diario adecuado e incorpora algún tipo de práctica de mente y cuerpo en su rutina, podrá mantener (o lograr) un peso saludable después del tratamiento quirúrgico de PMDD.

Conozca su riesgo de enfermedad cardíaca

Debe saber que el manejo quirúrgico de la PMDD es malo para su corazón. Varios estudios han demostrado que las mujeres que se someten a una ooforectomía bilateral y que entran en la menopausia antes de los 45 años tienen un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular. La buena noticia es que la evidencia apoya el uso de la terapia de reemplazo de estrógeno para ayudar a disminuir ese riesgo.

Cuando se trata de la salud de su corazón, también es muy importante minimizar cualquier otro factor de riesgo de enfermedad cardíaca que pueda tener. Deberá mantener un peso saludable y hacer ejercicio adecuado. Si tiene presión arterial alta, colesterol elevado o diabetes, es importante que lo discuta con su médico y siga cualquier plan de tratamiento o terapia médica que se recomiende.

Mantenga su vida sexual fuerte

La extirpación de los ovarios probablemente tendrá un impacto negativo en su vida sexual.

Su deseo de tener relaciones sexuales está controlado en gran parte por sus hormonas ováricas. Tomar reemplazo de estrógeno y en algunos casos agregar testosterona ayudará a mantener su libido. La respuesta y las expectativas sexuales de cada persona son diferentes, por lo que es importante discutir cualquier inquietud que tenga con su médico antes y después de la cirugía.

También debe considerar el efecto de la menopausia quirúrgica en su salud vaginal. Sin el estrógeno adecuado, su vagina perderá su elasticidad y lubricación. Esto hace que las paredes de la vagina se adelgacen y se vuelvan frágiles. La sequedad y rigidez vaginales hacen que el sexo sea doloroso y puede provocar sangrado durante la penetración. Pero no se asuste; Hay algunas opciones de tratamiento para ayudar a minimizar e incluso prevenir estos cambios muy desagradables en su vagina.