Cómo se diagnostica la endometriosis

Quedan desafíos para identificar esta condición

La endometriosis es un trastorno a menudo doloroso en el que el revestimiento del útero, llamado endometrio, se extiende más allá de los confines del útero. La endometriosis afecta más comúnmente a los ovarios, las trompas de Falopio y los tejidos de la pared pélvica. Dado que el crecimiento excesivo del endometrio se descompondrá y sangrará de la misma manera que lo haría durante unciclo menstrualnormal, cualquier tejido desplazado puede quedar atrapado, causando irritación y la formación de adherencias (tejidos cicatriciales que unen órganos y tejidos).

Un diagnóstico correcto es esencial para brindar un tratamiento oportuno y efectivo de la endometriosis. Esto generalmente implica una revisión de sus síntomas, un examen físico y una combinación de pruebas de laboratorio y de imágenes para identificar las lesiones y adherencias características de la enfermedad. Su condición luego se organizaría (categorizada por gravedad) para dirigir el curso de tratamiento apropiado.

Aunque los síntomas de la endometriosis (dolor y sangrado, entre otros) pueden ser sorprendentes y graves, diagnosticar la enfermedad a menudo puede ser un desafío. Esto se debe en parte al hecho de que el dolor y el sangrado pueden ser causados ​​por una serie de otras afecciones, algunas de las cuales pueden ocurrir conjuntamente con la endometriosis.

Tampoco es inusual que una mujer con endometriosis tenga otros síndromes de dolor, como el síndrome de vejiga dolorosa , el síndrome del intestino irritable o la fibromialgia, todo lo cual puede simular los síntomas de la endometriosis. Incluso si se encuentran las lesiones características, la endometriosis puede ser solo una de varias causas posibles.

Además, la extensión de las lesiones no necesariamente confiere la gravedad de los síntomas. Algunas mujeres pueden tener síntomas graves y una ausencia total de lesiones, mientras que otras tendrán lesiones generalizadas y ningún síntoma. La amplia variabilidad de los síntomas puede conducir a diagnósticos erróneos frecuentes, retrasar el tratamiento y reducir la calidad de vida.

Según una revisión de estudios de 2019 en el American Journal of Obstetrics and Gynecology , este tiempo promedio entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico de endometriosis no es menor de cuatro a siete años.

Estas barreras han llevado a algunos expertos a pedir un cambio en la definición de la endometriosis. En lugar de basar un diagnóstico en la histología (características microscópicas) de la enfermedad, creen que se debe poner mayor énfasis en los síntomas y menos en la presencia o ausencia de lesiones.

Autocomprobaciones / Pruebas en el hogar

No hay pruebas o autoexámenes en el hogar capaces de diagnosticar la endometriosis. Dicho esto, conocer los signos y síntomas de la endometriosis, y cómo comunicarlos a su médico, puede aumentar sus posibilidades de un diagnóstico correcto.

Uno de los desafíos en el diagnóstico de la endometriosis es la “normalización” de los síntomas, no solo por parte de los médicos sino también de las propias mujeres.

Dado que los síntomas generalmente ocurren junto con la menstruación, las personas a menudo los descartan, suponiendo que es un período intenso y no investigan los síntomas hasta meses o años después.

El hecho mismo de que los síntomas ocurran durante su período debe ser una señal de advertencia de que la endometriosis es una posibilidad. Aunque el dolor y el sangrado pueden ocurrir fuera de su ciclo normal, es la naturaleza cíclica de la endometriosis lo que más comúnmente tipifica el trastorno.

Otros signos reveladores para buscar incluyen:

  • Dolor pélvico crónico no menstrual . El dolor puede ocurrir solo o en respuesta a estímulos típicamente no dolorosos (como el coito o la inserción de un tampón).
  • Sangrado entre períodos, que nunca debe considerarse normal. La micción dolorosa ( disuria ) y la coagulación también pueden acompañar a este síntoma.
  • Tener otros síndromes de dolor , como el SII y las migrañas, que también deberían aumentar la posibilidad de endometriosis. Según una investigación publicada en Clinical Obstetrics and Gynecology, el 20 por ciento de las mujeres con endometriosis tendrán síndromes de dolor concurrentes.
  • La defecación dolorosa ( disquecia ), que puede ocurrir si las lesiones endometriales se han infiltrado en el intestino.
  • Failure to achieve pain relief from nonsteroidal anti-inflammatory drugs (NSAIDs) like Motrin (ibuprofen) or Aleve (naproxen), which is also characteristic. While NSAIDs can reduce the pain and discomfort of your period, they are usually inadequate when treating endometriosis.

Even if your symptoms aren’t overt or consistent, it’s important to convey them to your doctor. If your doctor minimizes them or fails to listen to you, do not hesitate to seek a second option from a qualified gynecologist.

The Bottom Line

If you minimize your endometriosis symptoms, your doctor will likely do the same. Be sure to raise any concerns you have, no matter how minimal. This way, any pain or signs of complication will not go overlooked, whether it’s endometriosis or another underlying condition.

Labs and Tests

The investigation by your doctor will standardly begin with a review of your symptoms, medical history, and risk factors for endometriosis. This would be followed with a pelvic examination in which you would be asked to disrobe from the waist down. Our Doctor Discussion Guide below can help you start a conversation with your doctor about interpreting lab results and more.

Pelvic Exam

The investigation would be centered around the pelvis but may also include the lower abdomen. This would typically involve a bimanual pelvic exam, in which external tissue is palpated (touched) with one hand while the vagina is examined internally with the other. A bimanual exam can sometimes identify nodules, the thickening of ligaments, or excessive tenderness (hyperalgesia) suggestive of endometriosis.

Other common signs include a “frozen pelvis” (due to excessive build-up of scar around pelvic ligaments) and a “fixed uterus” (in which the uterus does not move around freely with palpation).

El médico también puede usar un espéculo para ver la vagina internamente. En algunos casos, un examen con espéculo puede revelar el crecimiento excesivo del tejido o un “cuello uterino desplazado” (en el cual la posición del cuello uterino se altera debido a la cicatrización).

En términos generales, sin embargo, un espéculo rara vez es útil para hacer un diagnóstico, ya que las pistas visuales tienden a desarrollarse solo en las etapas posteriores de la enfermedad.

Un examen pélvico solo es moderadamente confiable para hacer un diagnóstico.

Según una revisión de 2010 en Clinical Obstetrics and Gynecology , el 47 por ciento de las mujeres con endometriosis se someterán a un examen pélvico perfectamente normal. Un examen pélvico tiende a ser más confiable cuando tiene síntomas y / o tiene su período.

Pruebas de laboratorio

Se puede usar una prueba de laboratorio, conocida como análisis de sangre del antígeno de cáncer 125 (CA125), para respaldar un diagnóstico. La prueba CA-125 generalmente se usa cuando se sospecha cáncer de ovario,pero también puede señalar otras afecciones que afectan el tracto reproductivo femenino, como endometriosis, fibromas, tumores benignos y cánceres de endometrio o trompas de Falopio.

El CA125 es propenso a falsos positivos y falsos negativos y tiende a ser más preciso durante la enfermedad avanzada. El valor normal para la prueba CA125 es menos de 46 unidades por mililitro (U / mL). Sin embargo, es importante recordar que un valor normal de CA125 no descarta la endometriosis o cualquier otra condición que afecte los órganos reproductores femeninos.

Por esta razón, el CA125 no se utiliza para hacer un diagnóstico definitivo. Por lo general, se realiza si sus síntomas y el examen pélvico sugieren endometriosis. Los resultados de estos exámenes pueden ayudar a su médico a decidir si se justifican investigaciones más invasivas.

A pesar de su uso en el diagnóstico, el CA125 no se usa para detectar endometriosis ni ninguna otra enfermedad.

Imagen

Su médico puede ordenar pruebas de imagen si se sospecha fuertemente de endometriosis pero las lesiones son demasiado profundas para ser identificadas por un examen pélvico. En términos generales, las pruebas de imagen son de uso limitado ya que las lesiones y adherencias más pequeñas tienden a perderse.

Existen tres pruebas de imágenes comúnmente utilizadas para el diagnóstico de endometriosis: ultrasonido, resonancia magnética (MRI) y tomografía computarizada (CT).

Ultrasonido

El ultrasonido es una tecnología en la cual las ondas de sonido crean imágenes detalladas. Para capturar imágenes de sus órganos reproductivos, se presiona un dispositivo llamado transductor contra su abdomen o se inserta en su vagina ( ultrasonido transvaginal ). Hacerlo puede revelar el engrosamiento anormal de los tejidos, endometriomas (masas similares a quistes dentro de un ovario) y lesiones y nódulos profundos.

Imagen de resonancia magnética (MRI)

La resonancia magnética es una tecnología que utiliza ondas magnéticas y de radio para crear imágenes muy detalladas, principalmente de tejidos blandos. La resonancia magnética es más precisa que la ecografía, pero también es mucho más costosa. Es más probable que se ordene si se sospecha fuertemente de endometriosis, pero ninguna otra evaluación no quirúrgica ha podido respaldar el diagnóstico.

Tomografía computarizada (CT)

This is a form of X-ray in which a computer renders cross-sectional “slices” of your organ to create three-dimension images. It is not helpful for diagnosing endometriosis but may be ordered if the kidneys or urethra (the tube through which urine leaves the body) is involved.

In addition to imaging tests, there are other surgical procedures that your doctor may use to reach a diagnosis of endometriosis.

Laparoscopy

Laparoscopy is a surgical procedure in which a fiber-optic scope is inserted through the wall of your abdomen to view the internal organs. It is considered the gold standard for the diagnosis of endometriosis, allowing the direct visualization of tissue overgrowth.

The test is performed under general anesthesia in a hospital. Generally, a small incision is made near your navel through which carbon dioxide is injected to inflate the abdomen. A slender, lighted laparoscope is then inserted to view your reproductive organs on a video monitor.

Once the examination is completed, the laparoscope is removed and the incision stitched. A laparoscopy can oftentimes be performed on an outpatient basis. While valuable, however, the test is not without its limitations.

Depending on how overt the overgrowth is, the surgeon may not be able to confirm endometriosis on visualization alone.

In many cases, a biopsy would be performed in which tissue is snipped off during the procedure and sent to the lab for microscopic evaluation.

Según un estudio de la Universidad de Kiel en Alemania , se confirmó que el 15,9 por ciento de las mujeres sin signos de endometriosis en un examen laparoscópico tenían endometriosis según la evaluación de una biopsia de tejido.

Estadificación de la enfermedad

Una vez que se haya diagnosticado definitivamente la endometriosis, la enfermedad se organizará para dirigir el curso de tratamiento apropiado. La laparoscopia es necesaria para estadificar la enfermedad: la endometriosis no se puede estadificar con un examen pélvico o pruebas de imagen solo.

La   clasificación de endometriosis de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM) es actualmente el sistema de estadificación más utilizado. Opera en una escala del 1 al 4, con puntos dados para el número, tamaño, ubicación y gravedad de las lesiones, adherencias y quistes.

La clasificación ASRM se desglosa de la siguiente manera:

  • La etapa 1 (1 a 5 puntos) indica evidencia visual mínima de endometriosis con algunas lesiones superficiales.
  • La etapa 2 (6 a 15 puntos) indica enfermedad leve con más lesiones que son más profundas.
  • El estado 3 (16 a 40 puntos) es una endometriosis moderada con muchas lesiones profundas, quistes pequeños en uno o ambos ovarios y la presencia de adherencias.
  • La etapa 4 (más de 40) es una forma grave de la enfermedad con muchas lesiones profundas, quistes grandes en uno o ambos ovarios y adherencias múltiples.

Es importante tener en cuenta que el puntaje de estadificación de ninguna manera se correlaciona con la presencia o la gravedad de los síntomas. Simplemente se usa para garantizar que la afección no se trata de forma insuficiente ni se trata en exceso.

La laparoscopia también se puede usar para tratar quirúrgicamente la endometriosis o controlar su respuesta al tratamiento después de la cirugía.

Diagnósticos diferenciales

A primera vista, los síntomas de la endometriosis pueden atribuirse fácilmente a muchas otras afecciones. Al mismo tiempo, no es raro que la endometriosis coexista con otros trastornos ginecológicos, urológicos o digestivos, cada uno de los cuales puede requerir diferentes tratamientos.

Para garantizar el diagnóstico correcto, su médico puede ordenar otras pruebas (como una prueba de Papanicolaou y embarazo) para descartar otras posibles causas de sus síntomas. Esto es especialmente cierto si los resultados de las pruebas preliminares son menos que concluyentes.

Es posible que su médico quiera investigar las siguientes condiciones (entre otras).

  • La enfermedad inflamatoria pélvica (PID) es una infección de los órganos reproductores femeninos. Por lo general, involucra una bacteria de transmisión sexual (como clamidia o gonorrea) que se ha movido de la vagina al útero, las trompas de Falopio u ovarios. La EPI a menudo se puede confirmar con un cultivo bacteriano del flujo vaginal.
  • Los quistes ováricos son un saco sólido o lleno de líquido dentro o sobre la superficie de un ovario. Los quistes no cancerosos pueden ser causados ​​por muchas razones, incluido el síndrome de ovario poliquístico (PCOS) , y pueden diferenciarse por ultrasonido transvaginal o biopsia laparoscópica.
  • El síndrome del intestino irritable (SII) se caracteriza por episodios de diarrea, estreñimiento y calambres abdominales. El diagnóstico de SII generalmente se basa en la ausencia de ultrasonido, resonancia magnética o evidencia laparoscópica.
  • La cistitis intersticial (CI) es una afección crónica de la vejiga que causa dolor y presión en el área de la vejiga. Por lo general, se puede diferenciar con una cistoscopia en la que se inserta un endoscopio flexible en la uretra para ver el interior de la vejiga.
  • La adenomiosis es una condición en la cual el endometrio invade y penetra la pared del útero. Por lo general, se diferencia con una resonancia magnética y a menudo puede ocurrir con la endometriosis.
  • Los fibromas uterinos son crecimientos no cancerosos en el útero que a menudo aparecen durante los años fértiles. No están asociados con un mayor riesgo de cáncer uterino. Su naturaleza fibrosa de los crecimientos es tal que generalmente se pueden diferenciar con un ultrasonido transvaginal.
  • El cáncer de ovario generalmente solo se vuelve sintomático cuando la malignidad está tan avanzada. Los síntomas pueden incluir falta de apetito, aumento de la circunferencia abdominal, estreñimiento, la necesidad frecuente de orinar y fatiga crónica. Una ecografía transvaginal combinada con un análisis de sangre CA125 muy positivo generalmente puede ayudar a diferenciar el cáncer de ovario de la endometriosis.
Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.