Diagnóstico y tratamiento comunes de Mycoplasma Genitalium

Bacterias comunes vinculadas a las ITS en mujeres y hombres

Mycoplasma genitalium (MG ), recientemente comenzó a ser reconocido como un problema de salud importante. Es una bacteria relativamente común que se descubrió en la década de 1980. En ese momento, se pensaba que el micoplasma era inofensivo, efectivamente “enganchando” a la espalda de otras enfermedades en lugar de causar la enfermedad por sí solo.

En estos días, eso ya no es cierto. Se cree que Mycoplasma genitalium es una causa importante de infecciones de transmisión sexual (ITS), ya que los científicos apenas están comenzando a brindarle la atención completa que merece.

Entendiendo Mycoplasma Genitalium

Ahora está claro que Mycoplasma genitalium es la causa principal en lugar de la causa secundaria de muchas infecciones, incluidas las formas de vaginosis bacteriana (VB) y la uretritis no gonocócica (NGU) . También se ha asociado con la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) y está implicada en otras infecciones una vez atribuidas a otras bacterias.

En general, la mayoría de los casos de MG son asintomáticos. Si aparecen síntomas, son en gran medida inespecíficos y se confunden fácilmente con otras ITS como la clamidia  y la  gonorrea . Los síntomas de Mycoplasma genitalium también difieren significativamente en mujeres y hombres:

  • Las mujeres tienden a experimentar picazón vaginal, ardor al orinar y dolor durante las relaciones sexuales. También pueden encontrarse sangrando entre períodos o después del sexo. La MG también está asociada con  la vaginosis bacteriana , cuyos síntomas pueden incluir un olor a pescado después del sexo y cambios en el flujo vaginal.
  • Los hombres, por otro lado, pueden experimentar  secreción uretral , ardor al orinar y dolor e hinchazón de las articulaciones (artritis). La MG es la causa más común de uretritis no gonocócica no clamidial   en los hombres.

Desafíos en el diagnóstico de Mycoplasma Genitalium

La principal barrera para diagnosticar MG es que no hay un análisis de sangre aprobado para confirmar la infección. El diagnóstico directo requiere un cultivo bacteriano, que tarda hasta seis meses en crecer. Hay otras formas de identificar directamente mycoplasm genitalium, pero estas pruebas se reservan principalmente para la investigación.

Debido a esto, la MG suele ser diagnosticada presuntamente. En otras palabras, un médico asumirá que la MG es la causa de los síntomas de una persona después de haber realizado un esfuerzo para descartar todas las demás opciones.

Para los clínicos más experimentados en la actualidad, generalmente se asume que la MG está involucrada en infecciones tanto de BV como de NGU. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre el 15 y el 20 por ciento de los casos de uretritis no gonocócica son causados ​​directamente por la MG. La MG está implicada en uno de cada tres casos de uretritis recurrente o persistente. El micoplasma también se puede detectar en 10 a 30 por ciento de las mujeres con síntomas de inflamación o infección cervical.

Desafíos en el diagnóstico de Mycoplasma Genitalium

Mycoplasma genitalium se trata de manera estándar con antibióticos, generalmente una dosis única de 1 g de azitromicina. Si bien la azitromicina se considera segura y efectiva, ahora hay evidencia de un aumento en la resistencia al medicamento en poblaciones donde se usa ampliamente.

Mientras que otros antibióticos pueden ser sustituidos, la doxiciclina se considera menos efectiva (aunque con un menor riesgo de resistencia). Se ha demostrado que un ciclo extendido de moxifloxacina es muy efectivo en algunos estudios. Sin embargo, los cursos más cortos se asocian con el fracaso del tratamiento.

Los problemas con las fallas de tratamiento en casos de NGU debido a la presencia de MG resaltan un problema creciente con el  tratamiento sindrómico de las ITS. El tratamiento sindrómico es donde los médicos tratan a una clase de enfermedades de la misma manera, sin probar su causa. Este tipo de tratamiento expone presumiblemente a una persona a medicamentos que pueden no funcionar tan bien o eficazmente como el tratamiento que se elegiría si se conociera la causa de la enfermedad. En el caso de una infección bacteriana, el uso de un medicamento incorrecto también puede aumentar el ya enorme problema de las bacterias resistentes a los antibióticos. Creciente preocupación por la gonorrearesistente a los antibióticos.han dado lugar a múltiples cambios en el régimen de tratamiento recomendado en la última década. Existe la preocupación de que, con el tiempo, no habrá un tratamiento confiable para esta ETS común.