Manejo del dolor crónico para personas mayores

Las personas mayores son más vulnerables que la persona promedio al dolor crónico . Esto es cierto por varias razones, que incluyen un mayor desgaste de las articulaciones y los músculos, la presencia de otras afecciones médicas y una disminución general de los niveles de actividad. Hasta el 88 por ciento de los adultos mayores tienen dolor crónico, pero a menudo no se detecta ni se trata. Aquí es por qué las personas mayores experimentan problemas de dolor crónico, diagnóstico y tratamiento y lo que las personas pueden hacer para ayudar a sus seres queridos mayores que están experimentando dolor.

¿Por qué las personas mayores experimentan dolor crónico?

A medida que envejeces, tus músculos y articulaciones se vuelven gradualmente más rígidos. Los depósitos de calcio hacen que las articulaciones se muevan con menos eficiencia. La piel se vuelve más frágil, la sensación disminuye y el movimiento muscular se vuelve menos fluido. La curación de las lesiones lleva más tiempo a medida que envejece.

Debido a los cambios corporales naturales, los adultos mayores son más vulnerables a los dolores y molestias. También son más vulnerables a los accidentes que pueden provocar dolor crónico. Las caídas entre la población mayor generalmente causan más daños y complicaciones que las de los adultos más jóvenes.

Tipos comunes de dolor crónico para personas mayores

Alrededor del 20 por ciento de los adultos mayores toman medicamentos para el dolor varias veces por semana, generalmente para el dolor articular o muscular. Dicho esto, las personas mayores también sufren muchos otros tipos de dolor crónico, como el dolor neurológico y el dolor causado por el cáncer. Algunos de los tipos más comunes de dolor crónico que suelen tener los adultos mayores son:

Diagnóstico del dolor en personas mayores

Las estadísticas muestran que los adultos mayores son menos propensos que los adultos jóvenes a conocer su dolor con sus médicos. Esto podría ser por temor a una posible enfermedad, o porque no quieren parecer vulnerables. A menudo, las personas mayores sienten que el dolor viene con la edad, y que informarlo es innecesario.

Algunas personas mayores también pueden tener más problemas para comunicar su dolor que el adulto promedio. Esto puede deberse a una disminución de la audición, dificultades de comunicación asociadas con un derrame cerebral o incluso demencia.

Cualquiera sea la razón, el hecho es que diagnosticar el dolor crónico en adultos mayores es un desafío. Esto deja a muchas personas mayores que tratan de lidiar con el dolor crónico sin guía, y también pueden dejarlos vulnerables a la ansiedad y la depresión .

Tratamiento del dolor crónico en personas mayores

Tratar el dolor crónico en adultos mayores es un poco más complicado que con un adulto promedio. Primero, debido a que es menos probable que las personas de la tercera edad informen sobre su dolor, muchos casos de dolor crónico en esta población no se detectan. Esto puede llevar a la negación del dolor, o incluso a la automedicación, ya que ambas pueden ser potencialmente peligrosas.

Otra complicación del tratamiento del dolor crónico en las personas mayores es que los adultos mayores tienden a tener más reacciones adversas a los medicamentos para el dolor que sus contrapartes de adultos jóvenes. Esto significa que la medicación debe controlarse más de cerca en las personas mayores y que los cambios de medicación requieren más tiempo. Esto puede ser frustrante tanto para el individuo como para su proveedor de atención médica. Algunas personas mayores simplemente no toman medicamentos para el dolor porque no quieren sufrir los efectos secundarios.

Finalmente, se requiere una estrecha vigilancia para garantizar que no se produzcan interacciones con los medicamentos. Las personas mayores no solo son más vulnerables al dolor crónico que el adulto promedio, sino que también tienen una mayor cantidad de afecciones médicas. Estos incluyen enfermedades del corazón, trastornos pulmonares, diabetes y problemas de presión arterial. Es importante vigilar de cerca los regímenes de medicamentos para evitar posibles interacciones con los medicamentos.

Cómo puedes ayudar

Debido a que hay muchos riesgos asociados con el dolor crónico en los adultos mayores, es importante mantenerse al tanto de las condiciones de dolor. Si tiene un amigo o pariente que sufre de dolor crónico, manténgalo atento. ¿Parecen estar doloridos? ¿Están tomando la medicación según las indicaciones? ¿Observa alguna evidencia de confusión que pueda estar asociada con la medicación? Mantener un control sobre sus seres queridos en su último año puede reducir el riesgo de complicaciones de dolor crónico.

Aunque el dolor crónico en los adultos mayores puede ser difícil de diagnosticar y tratar, un poco de conciencia puede hacer toda la diferencia en la calidad de vida de las personas que experimentan dolor.