¿Cuánto ejercicio necesita realmente su adolescente?

El mundo digital de hoy se presta a un estilo de vida sedentario para adolescentes. La mayoría de los adolescentes pasan incontables horas cada semana sentados detrás de una pantalla de computadora y jugando videojuegos. Sin embargo, las estadísticas son claras: los adolescentes que hacen ejercicio regularmente tienen más probabilidades de desarrollar hábitos de vida más saludables que los adolescentes que no lo hacen.

Si su hijo es un poco como una “patata holgada”, es importante tomar medidas para alentarlo a que se levante y se ponga en movimiento. El ejercicio regular puede tener enormes beneficios para la salud física y mental de su adolescente.

Recomendaciones de ejercicio para los adolescentes

Los médicos recomiendan que los adolescentes de 13 a 18 años realicen por lo menos una hora de actividad física de moderada a vigorosa la mayoría de los días de la semana. La cantidad mínima debe ser de 30 minutos tres veces a la semana. No todos los adolescentes alcanzan la cantidad ideal, pero si su adolescente puede obtener de 30 a 60 minutos al día, tres o cuatro días a la semana, es un comienzo.

Los adolescentes que practican deportes ya pueden hacer mucho ejercicio en sus prácticas y juegos. Sin embargo, aquellos que no están interesados ​​en los deportes de equipo estructurados pueden tener dificultades para apretar el ejercicio regular.

Cualquier ejercicio físico regular durante 30 a 60 minutos, unos pocos días a la semana, mejorará su salud y su estado físico. Puede elaborar un plan con su hijo adolescente que sea fácil de implementar y de el que él se beneficie. Aquí hay algunas maneras divertidas para que su adolescente haga las cantidades recomendadas de ejercicio todos los días:

  • Patinaje en línea, patinaje, tiros en el camino de entrada o andar en bicicleta
  • Nadando en una piscina comunitaria.
  • Paseando al perro – o al perro de un vecino si no tienes uno
  • Hacer recados a pie, en monopatín o en bicicleta (incluso si tiene una licencia de conducir)
  • Realizar tareas rigurosas, como cortar el césped o rastrillar las hojas

Utilice las herramientas que ya están disponibles en su comunidad. Correr arriba y abajo de las gradas, hacer abdominales en un parque local o correr por una pista puede ser una excelente manera de hacer ejercicio de forma gratuita.

¿Cuánto es demasiado?  

A veces, hacer que los adolescentes hagan ejercicio no es el problema, sino que el problema es que un adolescente hace demasiado ejercicio. Demasiado ejercicio puede ser un problema serio que puede afectar la salud física y mental de su adolescente.

El ejercicio compulsivo es un problema real que se ha relacionado con trastornos de la alimentación. Los adolescentes que experimentan culpa y ansiedad relacionados con el aumento de peso pueden pasar horas cada día tratando de quemar las calorías adicionales. Los adolescentes que sienten mucha presión para estar delgados o para tener un determinado tipo de cuerpo pueden tratar de mejorar su apariencia.

Aquí hay algunas señales de advertencia de que su adolescente está haciendo demasiado ejercicio:

  • Su hijo adolescente hace del ejercicio el enfoque de su vida, ignorando amigos, responsabilidades y compromisos.
  • Su hijo hace ejercicio varias veces al día o se preocupa por subir de peso.
  • Su hijo adolescente sufre esguinces, fracturas u otras lesiones, pero sigue ejercitándose.

Cómo fomentar el ejercicio saludable

La mejor manera de asegurarse de que su adolescente reciba dosis saludables de ejercicio diario es ser un buen ejemplo a seguir. Decirle a su hijo que haga ejercicio mientras está sentado en el sofá no es probable que sea efectivo. Involúcrese en actividades familiares que involucren dosis saludables de actividad física. Vaya de excursión, juegue al tenis o simplemente salga a caminar en familia.

Limite el tiempo de pantalla de su adolescente, ya que las actividades en interiores a menudo llevan a un estilo de vida sedentario. A menudo, una vez que un adolescente se levanta y se mueve, se sentirá con más energía. Anime a su hijo a guardar los aparatos electrónicos y salir.

Hable con su adolescente a menudo sobre la importancia del ejercicio, pero mantenga el énfasis en la salud, no en el peso. Aunque la obesidad es un problema importante entre los adolescentes , los trastornos alimenticios también pueden ser potencialmente mortales. Hable sobre la importancia de tener músculos fuertes y huesos sanos. Si su adolescente parece tener problemas de imagen corporal, busque ayuda profesional.