¿Cuánto sueño realmente necesitas para sentirte descansado?

A todos nos han dicho que deberíamos dormir 8 horas por noche, pero esta información es un promedio y puede que no sea perfecta para todos. Algunas personas pueden necesitar dormir más y otras menos, y nuestras necesidades pueden cambiar a través de los años. Por lo tanto, el consejo a menudo recitado de que cada persona necesita exactamente 8 horas de sueño por noche es un mito.

Durmientes cortos vs. durmientes largos

Todo el mundo tiene una necesidad de sueño que probablemente esté determinada por los genes o la información genética. Esta necesidad es la cantidad de sueño que nuestro cuerpo requiere para que nos despertemos sintiéndonos renovados. Se diferencia de un individuo a otro. Es probable que esta diferencia ocurra en todo el espectro, ya que los “durmientes cortos” necesitan menos del promedio (<7 horas) y los “durmientes largos” necesitan más (> 9 horas).

Cambiando las necesidades a lo largo de toda la vida

La cantidad promedio de sueño necesitó cambios a lo largo de nuestra vida, especialmente durante la niñez y la adolescencia. Aunque hay promedios, habrá personas que caen tanto por encima como por debajo de estas necesidades, incluidos los siguientes grupos de personas:

  • Los bebés (3-11 meses) necesitan 12-16 horas.
  • Los niños pequeños (12-35 meses) necesitan 11-14 horas
  • Los niños en edad preescolar (3-6 años) necesitan 10-13 horas
  • Edad escolar (6-10 años) necesita 9-12 horas
  • Los adolescentes (11-18 años) necesitan 8-10 horas.
  • Los adultos necesitan un promedio de 8 horas, pero el rango normal es de 7-9 horas
  • Los adultos mayores pueden necesitar menos sueño, con un promedio de 7-8 horas

Deuda de sueño

¿Qué pasa si no satisfacemos nuestras necesidades de sueño? Al no dormir lo suficiente , acumulamos una deuda de sueño que generalmente tenemos que “pagar”. Esta recompensa puede implicar un sueño adicional siesta la siesta, se acuesta temprano o duerme para ponerse al día. Si dormimos menos de lo que nuestro cuerpo necesita para refrescarse y no nos ponemos al día, podemos experimentar:

  • Somnolencia diurna
  • Fatiga
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamiento pobre
  • Mayor riesgo de accidentes.
  • Otras complicaciones de salud (es decir, aumento de peso )

Estos síntomas pueden comprometer nuestra salud y bienestar.

¿Cómo puedo determinar mis necesidades de sueño?

Hay una manera fácil de determinar la cantidad de sueño que necesita . Sigue estos pasos:

  1. Reserve una o dos semanas para que pueda concentrarse en su sueño y no permita interrupciones o cambios en su horario de sueño.
  2. Seleccione una hora de acostarse típica y quédese con ella, noche tras noche.
  3. Permítase dormir todo lo que quiera, despertándose sin despertador por la mañana.
  4. Después de unos días, habrá pagado su deuda de sueño y comenzará a aproximarse a la cantidad promedio de sueño que necesita.
  5. Una vez que determine su necesidad, intente programar su hora de acostarse a una hora que le permita dormir lo que necesita, mientras se despierta a tiempo para comenzar su día.

Efectos de la privación del sueño

Es extremadamente importante que su cuerpo obtenga el sueño que necesita. La falta de sueño crónica o prolongada está relacionada con una variedad de problemas que afectan su salud, seguridad, productividad, estado de ánimo y más. Aquí hay algunas posibles repercusiones secundarias a la privación del sueño:

  • Disminución del estado de alerta
  • Rendimiento disminuido
  • Deterioro de la memoria
  • Deterioro cognitivo
  • Lesiones en el trabajo
  • Lesiones por choque automovilístico u otra maquinaria pesada.

A menudo, las personas que experimentan privación crónica del sueño consideran su condición como una experiencia “normal” y atribuyen su fatiga al estrés de la vida, el trabajo y los niños. Estas personas no se dan cuenta de que no dormir lo suficiente no es saludable y pueden continuar durante años sin corregir el problema o buscar ayuda.

Una palabra de Disciplied

Si tiene dificultades para satisfacer sus necesidades de sueño, haga un esfuerzo consciente para priorizar el sueño y proteger su hora de acostarse. Asegúrese de tener suficientes horas en la cama, todas las noches. Mantenga su horario de sueño constante, incluso durante el fin de semana. Inscriba el apoyo de sus amigos y familiares. Para aquellos que necesitan más consejos, considere participar en un programa de terapia cognitiva conductual para el insomnio (CBTI, por sus siglas en inglés) o visite a un médico del sueño certificado por la junta.