Cómo cuidar tu piel si tienes eczema

Cuidar adecuadamente la piel con eczema es un asunto delicado. Usar el jabón o la crema hidratante equivocados puede provocar brotes o picazón dolorosa. Para reducir el riesgo de estos, debe encontrar un producto y una rutina de limpieza que pueda garantizar una hidratación adecuada y evitar los ingredientes que pueden inflamar o dañar la piel.

Cómo el lavado puede empeorar el eczema

Las personas con eccema tienen lo que algunos podrían llamar “piel con fugas”, lo que significa que la función de barrera de la piel no funciona como debería. Normalmente, pueden suceder dos cosas cuando la piel eccematosa se lava de manera inadecuada:

  • Todo lo que va en la piel penetra en las capas más profundas y desencadena inadvertidamente una respuesta inmune. Esto solo empeora la condición.
  • La piel pierde tanto el agua como los aceites naturales que normalmente la hidratan, lo que provoca mayores grietas y descamación.

El lavado inadecuado puede dejar la piel en peor estado que antes y hacerla aún más sensible a cualquier cosa que entre en contacto con ella.

¿El agua es buena o mala para el eccema?

Usted pensaría que el simple hecho de poner agua en la piel sería algo bueno, pero lo contrario es cierto. El agua se evapora después de entrar en contacto con la piel y toma muchos de los aceites naturales (conocidos como factor de hidratación natural o FNM) destinados a protegerla. Por lo tanto, cuanto más empape su piel con agua, más seca y dañada se volverá.

Claramente, no se puede evitar el agua o la práctica de la ducha. Al final, el principal problema no es volverse hidrófobo sino practicar un buen cuidado de la piel cada vez que se lava.

Hay cinco principios básicos de la limpieza “inteligente del agua”:

  • Mantener la temperatura del agua tibia ya que el agua caliente quita más aceite
  • Mantener las duchas cortas y evitar el empapamiento de la piel.
  • Usar geles antibacterianos para el lavado de manos ya que la base de alcohol no se une con NMF.
  • secar la piel con una toalla en lugar de frotarla vigorosamente
  • Usar una buena crema hidratante inmediatamente después del lavado.

Elegir el limpiador correcto y la crema hidratante

El efecto del jabón en la piel no es bueno para las personas con eczema. La mayoría de los jabones, especialmente los jabones en barra, eliminan la humedad de la piel y la secan. Por el contrario, los limpiadores líquidos contienen emolientes que reemplazan la humedad perdida, alimentando en lugar de pelar la piel.

Al elegir un humectante, es importante que no contenga perfumes, fragancias o aceites esenciales que puedan irritar la piel sensible o inflamada. Se debe usar de forma regular, idealmente alrededor de tres veces al día (incluso después de las duchas). Las cremas humectantes (de un tubo o una tina) también pueden ser más efectivas que las lociones (generalmente dispensadas desde una bomba).

Todas las cremas hidratantes tienen sus pros y sus contras. Dependiendo de la condición de su piel, es posible que desee considerar lo siguiente:

  • Los cremas hidratantes para el eczema escamoso  son una buena opción si tiene muchas descamaciones, pero no presenta roturas en la piel, ya que pueden picar si hay heridas o aberturas.
  • Los humectantes emolientes  son una buena opción si se encuentra en medio de un brote, ya que no son irritantes y están disponibles en la mayoría de farmacias y farmacias.
  • Las cremas hidratantes de ceramida  son excelentes opciones, ya que alivian y ayudan a que la piel se cure más rápido durante un brote. En el lado negativo, generalmente son bastante costosos.