¿De qué están hechos los fluidos corporales?

Una mirada a la saliva, al sudor, al líquido cefalorraquídeo y más

Es posible que se sorprenda al saber que la composición de nuestros fluidos corporales es bastante compleja. Con respecto a los fluidos corporales, la forma sigue la función . Nuestro cuerpo sintetiza estos fluidos para satisfacer nuestras necesidades físicas, emocionales y metabólicas. Con eso, echemos un vistazo más de cerca de qué están hechos los siguientes fluidos corporales: sudor, líquido cefalorraquídeo (LCR), sangre, saliva, lágrimas, orina, semen y leche materna.

Sudor

La sudoración es un medio de termorregulación, una forma de enfriarnos. El sudor se evapora de la superficie de nuestra piel y enfría nuestros cuerpos.

¿Por qué no sudas? ¿Por qué sudas demasiado? Existe variabilidad en la cantidad de personas que sudan. Algunas personas sudan menos y otras sudan más. Los factores que pueden afectar la cantidad de sudor incluyen la genética, el género, el entorno y el nivel de condición física.

Aquí hay algunos datos generales sobre la sudoración :

  • Los hombres sudan más en promedio que las mujeres.
  • Las personas que están fuera de forma sudan más profusamente que las personas que están en un nivel más alto de condición física.
  • El estado de hidratación puede afectar la cantidad de sudor que produce.
  • Las personas más pesadas sudan más que las más ligeras porque tienen una mayor masa corporal para enfriar.

La hiperhidrosis es una condición médica en la cual una persona puede sudar excesivamente, incluso durante el descanso o cuando hace frío. La hiperhidrosis puede surgir secundaria a otras afecciones, como hipertiroidismo , enfermedades del corazón, cáncer y síndrome carcinoide . La hiperhidrosis es una condición incómoda y, a veces, embarazosa. Si sospecha que tiene hiperhidrosis, consulte a su médico. Existen opciones de tratamiento disponibles, como antitranspirantes, medicamentos, Botox y cirugía para eliminar el exceso de glándulas sudoríparas.

La composición del sudor depende de muchos factores, incluida la ingesta de líquidos, la temperatura ambiente, la humedad y la actividad hormonal, así como el tipo de glándula sudorífera (ecrinas o apocrinas). En términos generales, el sudor contiene lo siguiente:

  • Agua
  • Cloruro de sodio (sal)
  • Urea (producto de desecho)
  • Albúmina (proteína)
  • Electrolitos (sodio, potasio, magnesio y calcio)

El sudor producido por las glándulas ecrinas, que son más superficiales, tiene un ligero olor. Sin embargo, el sudor producido por las glándulassudoríparas apocrinas más profundas y más grandes ubicadas en la axila (axila) y la ingle es más oloroso porque contiene material orgánico derivado de la descomposición de las bacterias. Las sales en sudor le dan un sabor salado. El pH del sudor oscila entre 4,5 y 7,5.

Curiosamente, las investigaciones sugieren que la dieta también puede afectar la composición del sudor. Las personas que consumen más sodio tienen una mayor concentración de sodio en su sudor. Por el contrario, las personas que consumen menos sodio producen sudor que contiene menos sodio.

Fluido cerebroespinal

El líquido cefalorraquídeo (LCR), que baña el cerebro y la médula espinal, es un líquido transparente e incoloro, que tiene numerosas funciones. En primer lugar, proporciona nutrientes al cerebro y la médula espinal. En segundo lugar, elimina los productos de desecho del sistema nervioso central. Y tercero, amortigua y protege el sistema nervioso central.

CSF es producido por el plexo coroideo. El plexo coroideo es una red de células ubicadas en los ventrículos cerebrales y es rica en vasos sanguíneos. Una pequeña cantidad de LCR se deriva de la barrera hematoencefálica. El CSF está compuesto de varias vitaminas, iones (es decir, sales) y proteínas, que incluyen lo siguiente:

  • Sodio
  • Cloruro
  • Bicarbonato
  • Potasio (cantidades menores)
  • Calcio (cantidades menores)
  • Magnesio (cantidades menores)
  • Ácido ascórbico (vitamina)
  • Folato (vitamina)
  • Monofosfatos de tiamina y piridoxal (vitaminas)
  • Leptina (proteína de la sangre)
  • Transtiretina (proteína producida por el plexo coroideo)
  • Factor de crecimiento similar a la insulina o IGF (producido por el plexo coroideo)
  • Factor neutrotrófico derivado del cerebro o BDNF (producido por el plexo coroideo)

Sangre

La sangre es un líquido que circula a través del corazón y los vasos sanguíneos (piense en las arterias y las venas). Lleva nutrición y oxígeno por todo el cuerpo. Consiste en:

  • Plasma: un líquido amarillo pálido que forma la fase líquida de la sangre.
  • Leucocitos: glóbulos blancos con funciones inmunes.
  • Eritrocitos: glóbulos rojos.
  • Plaquetas: células sin núcleo que participan en la coagulación.

Los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y los eritrocitos se originan a partir de la médula ósea.

El plasma es en general hecho de agua. El agua corporal total se divide en tres compartimientos de fluidos: (1) plasma; 2) líquido intersticial extravascular, o linfa; y (3) fluido intracelular (fluido dentro de las células).

El plasma también está compuesto de (1) iones o sales (principalmente sodio, cloruro y bicarbonato); (2) ácidos orgánicos; y (3) proteínas. Curiosamente, la composición iónica del plasma es similar a la de los fluidos intersticiales como la linfa, y el plasma tiene un contenido de proteínas ligeramente más alto que el de la linfa.

Saliva y otras secreciones mucosas

La saliva es en realidad un tipo de moco. El moco es el limo que cubre las membranas mucosas y está formado por secreciones glandulares, sales inorgánicas, leucocitos y células de la piel desprendidas (descamadas).

La saliva es clara, alcalina y algo viscosa. Se secreta por las glándulas parótida, sublingual, submaxilar y sublingual, así como por algunas glándulas mucosas más pequeñas. La enzima salival α-amilasa contribuye a la digestión de los alimentos. Además, la saliva humedece y suaviza los alimentos.

Además de la α-amilasa, que descompone el almidón en el azúcar maltosa, la saliva también contiene globulina, albúmina sérica, mucina, leucocitos, tiocinato de potasio y residuos epiteliales. Además, dependiendo de la exposición, las toxinas también se pueden encontrar en la saliva.

La composición de la saliva y otros tipos de secreción de la mucosa varía en función de los requisitos de los sitios anatómicos específicos que humedecen o humedecen. Algunas funciones que estos fluidos ayudan a realizar incluyen las siguientes:

  • Ingesta nutricional
  • Excreción de productos de desecho.
  • El intercambio de gases
  • Protección contra tensiones químicas y mecánicas.
  • Protección contra microbios (bacterias)

La saliva y otras secreciones de la mucosa comparten la mayoría de las mismas proteínas. Estas proteínas se mezclan de manera diferente en diferentes secreciones de la mucosa en función de su función prevista. Las únicas proteínas que son específicas de la saliva son las histatinas y las proteínas ácidas ricas en prolina (PRP).

Las histatinas poseen propiedades antibacterianas y antifungicidas. También ayudan a formar la película, o piel o película delgada, que recubre la boca. Además, las histatinas son proteínas antiinflamatorias que inhiben la liberación de histamina por los mastocitos. 

Los PRP ácidos en la saliva son ricos en aminoácidos como la prolina, la glicina y el ácido glutámico. Estas proteínas pueden ayudar con el calcio y la homeostasis de otros minerales en la boca. (El calcio es un componente principal de los dientes y los huesos). Los PRP ácidos también pueden neutralizar las sustancias tóxicas que se encuentran en los alimentos. Es de destacar que los PRP básicos se encuentran no solo en la saliva sino también en las secreciones nasales y bronquiales y pueden ofrecer funciones de protección más generales.

Las proteínas que se encuentran más generalmente en todas las secreciones de la mucosa contribuyen a las funciones comunes a todas las superficies de la mucosa, como la lubricación. Estas proteínas se dividen en dos categorías:

La primera categoría consiste en proteínas producidas por genes idénticos que se encuentran en todas las glándulas salivales y mucosas: lisozima (enzima) y sIgA (un anticuerpo con función inmune).

La segunda categoría consiste en proteínas que no son idénticas, sino que comparten similitudes genéticas y estructurales, como las mucinas, la α-amilasa (enzima), las calicreínas (enzimas) y las cistatinas. Las mucinas dan a la saliva y otros tipos de moco su viscosidad o espesor.

En un artículo publicado en 2011 en Proteome Science , Ali y sus coautores identificaron 55 tipos diferentes de mucinas presentes en las vías respiratorias humanas. Es importante destacar que las mucinas forman complejos glicosilados grandes (de alto peso molecular) con otras proteínas como sIgA y albúmina. Estos complejos ayudan a proteger contra la deshidratación, mantienen la viscoelasticidad, protegen las células presentes en las superficies mucosas y eliminan las bacterias.

Lágrimas

Las lágrimas son un tipo especial de moco. Son producidos por las glándulas lagrimales. Las lágrimas producen una película protectora que lubrica el ojo y lo limpia del polvo y otros irritantes. También oxigenan los ojos y ayudan con la refracción de la luz a través de la córnea y sobre la lente en su camino hacia la retina.

Las lágrimas contienen una mezcla intrincada de sales, agua, proteínas, lípidos y mucinas. Hay 1526 tipos diferentes de proteínas en las lágrimas. Curiosamente, en comparación con el suero y el plasma, las lágrimas son menos complejas.

Una proteína importante que se encuentra en las lágrimas es la enzima lisozima, que protege los ojos de las infecciones bacterianas. Además, la inmunoglobulina A secretora (sIgA) es la principal inmunoglobulina que se encuentra en las lágrimas y trabaja para defender su ojo contra patógenos invasores.

Orina

La orina es producida por los riñones. Es en gran parte hecho de agua. Además, contiene amoníaco, cationes (sodio, potasio, etc.) y aniones (cloruro, bicarbonato, etc.). La orina también contiene trazas de metales pesados, como cobre, mercurio, níquel y zinc.

Semen

El semen humano es una suspensión de espermatozoides en plasma de nutrientes y está compuesto de secreciones de las glándulas Cowper (bulbouretral) y Littre, la próstata, la ampolla y el epidídimo, y las vesículas seminales. Las secreciones de estas glándulas diferentes se mezclan de forma incompleta en el semen entero.

La primera parte de la eyaculación, que representa aproximadamente el cinco por ciento del volumen total, proviene de las glándulas de Cowper y Littre. La segunda parte de la eyaculación proviene de la glándula prostática y representa entre el 15 y el 30 por ciento del volumen. A continuación, la ampolla y el epidídimo hacen contribuciones menores a la eyaculación. Finalmente, las vesículas seminales contribuyen con el resto de la eyaculación, y estas secreciones constituyen la mayor parte del volumen del semen.

La próstata aporta las siguientes moléculas, proteínas e iones al semen:

  • Ácido cítrico
  • Inositol (alcohol parecido a la vitamina)
  • Zinc
  • Calcio
  • Magnesio
  • Fosfatasa ácida (enzima)

La concentración de calcio, magnesio y zinc en el semen varía entre los hombres individuales.

Las vesículas seminales aportan lo siguiente:

  • Ácido ascórbico
  • Fructosa
  • Prostaglandinas (similares a las hormonas)

Aunque la mayor parte de la fructosa en el semen, que es un azúcar que se usa como combustible para los espermatozoides, se deriva de las vesículas seminales, la ampolla del conducto deferente secreta un poco de fructosa. El epidídimo contribuye con la L-carnitina y la alfa-glucosidasa neutra al semen.

La vagina es un ambiente altamente ácido. Sin embargo, el semen tiene una alta capacidad de amortiguación, lo que le permite mantener un pH casi neutro y penetrar en el moco cervical, que también tiene un pH neutro. No está claro exactamente por qué el semen tiene una capacidad de almacenamiento en búfer tan alta. Los expertos plantean la hipótesis de que HCO3 / CO2 (bicarbonato / dióxido de carbono), proteínas y componentes de bajo peso molecular, como el citrato, el fosfato inorgánico y el piruvato, contribuyen a la capacidad de tamponamiento.

La osmolaridad del semen es bastante alta debido a las altas concentraciones de azúcares (fructosa) y sales iónicas (magnesio, potasio, sodio, etc.).

Las propiedades reológicas del semen son bastante distintas. En la eyaculación, el semen primero se coagula en un material gelatinoso. Los factores de coagulación son secretados por las vesículas seminales. Este material gelatinoso se convierte luego en líquido después de que los factores de licuefacción de la próstata surtan efecto.

Además de proporcionar energía para el esperma, la fructosa también ayuda a formar complejos de proteínas en el esperma. Además, con el tiempo, la fructosa se descompone por un proceso llamado fructólisis y produce ácido láctico. El semen más viejo es más alto en ácido láctico.

El volumen de eyaculación es muy variable y depende de si se presenta después de la masturbación o durante el coito. Curiosamente, incluso el uso del condón puede afectar el volumen del semen. Algunos investigadores estiman que el volumen promedio de semen es de 3.4 ml.

La leche materna

La leche materna comprende toda la nutrición que necesita un bebé recién nacido. Es un fluido complejo que es rico en grasas, proteínas, carbohidratos, ácidos grasos, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos. También contiene varios componentes bioactivos , como hormonas, factores antimicrobianos, enzimas digestivas, factores tróficos y moduladores del crecimiento.