Un resumen de la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis caracterizada por una inflamación crónica que afecta principalmente la espalda y el cuello (es decir, la columna vertebral).

En casos graves, los huesos de la columna vertebral pueden fusionarse (también conocida como anquilosis), lo que da como resultado una columna rígida e inflexible. Postura anormal puede ser una consecuencia. Otras articulaciones también pueden estar involucradas, como las caderas, rodillas, tobillos u hombros. La enfermedad también puede estar asociada con efectos sistémicos que afectan a diversos órganos del cuerpo.

Clasificación

La espondilitis anquilosante pertenece a un grupo de afecciones conocidas como espondiloartropatías . Otras espondiloartropatías incluyen:

Las espondiloartropatías se clasifican como axiales o periféricas, según las articulaciones afectadas. Axial se refiere a la afectación de la columna vertebral. Periférico se refiere a otras articulaciones fuera de la columna vertebral.

La espondilitis anquilosante es una espondiloartropatía axial.

¿Quién contrae espondilitis anquilosante?

La condición afecta principalmente a los hombres. Dos a tres veces más hombres que mujeres desarrollan la enfermedad. Sin embargo, cualquiera puede desarrollar espondilitis anquilosante. La edad de inicio de la enfermedad suele ser entre los 17 y los 35 años.

De acuerdo con los CDC (estudio de NHANES de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), al menos 2.7 millones de adultos en los Estados Unidos tienen espondiloartritis axial.

Causas

Se desconoce la causa de la afección, pero el marcador genético, HLA-B27, está presente en el 90 por ciento de las personas con la enfermedad, lo que sugiere una conexión genética. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las personas que tienen el marcador HLA-B27 desarrollan espondilitis anquilosante.

De acuerdo con la Asociación de Espondilitis de América, hay más de sesenta genes / marcadores genéticos involucrados en la susceptibilidad a la espondilitis anquilosante. Los investigadores creen que un evento ambiental desencadenante combinado con susceptibilidad es lo que hace que la enfermedad se desarrolle.¿Qué causa la espondilitis anquilosante?

Los síntomas

Los primeros síntomas de la espondilitis anquilosante suelen ser dolor y rigidez en la región lumbar. Los síntomas generalmente comienzan antes de los 45 años. El dolor y la rigidez evolucionan y se convierten en síntomas crónicos. Típicamente, el dolor de la espondilitis anquilosante empeora después del reposo o la inactividad y mejora con la actividad. Puede causar rigidez matutina que dura más de 30 minutos.

El dolor y la rigidez, con el tiempo, pueden progresar desde la columna hasta el cuello. Los huesos de la columna vertebral y el cuello pueden fusionarse, causando un rango de movimiento limitado y una flexibilidad reducida de la columna vertebral. Como ya se mencionó, los hombros, las caderas y otras articulaciones pueden estar involucrados.

El dolor de cadera es bastante común con la espondilitis anquilosante y puede asociarse con dolor en la ingle o las nalgas, así como dificultad para caminar. Si la caja torácica está afectada, la expansión anormal del tórax puede causar dificultades respiratorias. Los tendones y ligamentos pueden verse afectados (p. Ej., Afectación del talón con la tendinitis de Aquiles y la fascitis plantar ).

La espondilitis anquilosante también es una enfermedad sistémica, lo que significa que las personas pueden desarrollar fiebre, fatiga, inflamación ocular o intestinal. La afectación del corazón o los pulmones es rara pero posible.¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?

Diagnóstico

El diagnóstico se basa esencialmente en los síntomas, un examen físico, análisis de sangre y estudios de imagen. Los primeros síntomas de la espondilitis anquilosante pueden imitar otras afecciones, por lo que se usan pruebas de diagnóstico para descartar otras enfermedades reumáticas . La ausencia de factor reumatoide y nódulos reumatoides ayuda a distinguirlo de la artritis reumatoide .

Si bien no existe un único análisis de sangre que pueda diagnosticar definitivamente la espondilitis anquilosante, la prueba HLA-B27 proporciona una pista de diagnóstico importante, especialmente en ciertos grupos de personas.

Por ejemplo, la espondilitis anquilosante es un diagnóstico poco probable en una persona blanca, de ascendencia europea y negativa para HLA-B27. Las pruebas para la inflamación no específica ( tasa de sedimentación y PCR ) son útiles para formular el cuadro clínico, pero no son diagnósticas.

Los estudios de imagen a menudo muestran cambios característicos en los huesos de las articulaciones sacroilíacas. Si bien los cambios se pueden ver en las radiografías, es posible que pasen años después del inicio de los síntomas para que se puedan observar. La RM también se puede utilizar para buscar los cambios característicos en las articulaciones sacroilíacas, a menudo detectándolos antes que las imágenes de rayos X. Las radiografías también se utilizan para evaluar la evidencia de daño a la columna vertebral.Lo que hay que saber sobre el diagnóstico de espondilitis anquilosante

Tratamiento

Los tratamientos para la afección se centran principalmente en reducir el dolor, la rigidez y la inflamación. La prevención de la deformidad, el mantenimiento de la función y la postura también son objetivos del tratamiento.

Los medicamentos utilizados para tratar la espondilitis anquilosante incluyen los siguientes:

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides ( AINE ) son la primera línea de tratamiento farmacológico. Muchas personas usan medicamentos NSAID solo para controlarla.
  • Se pueden usar analgésicos o analgésicos cuando el dolor no está bien controlado solo con los AINE.
  • Los bloqueadores del TNF ( Humira (adalimumab) , Remicade (infliximab) , Enbrel (etanercept) , Cimzia (certolizumab pegol) y Simponi (golimumab) están aprobados para tratar la espondilitis anquilosante y han mostrado mejoras significativas en la actividad de la enfermedad.
  • Cosentyx (secukinumab) , un inhibidor de IL-17, fue aprobado en enero de 2016 para esta afección.
  • DMARDs (disease-modifying antirheumatic drugs) may be used to slow disease progression. Typically, sulfasalazine is used in ankylosing spondylitis patients with peripheral arthritis who cannot use a TNF blocker. Methotrexate alone may help some people, but generally it is not considered effective for ankylosing spondylitis. Another DMARD, Arava (leflunomide), is regarded as having little or no benefit.
  • Oral corticosteroids are rarely used, but when they are taken, it should be short term, not long term.

La fisioterapia y el ejercicio son una parte importante de cualquier plan de tratamiento para la espondilitis anquilosante. La importancia del ejercicio, como parte del manejo de la enfermedad y la preservación de la movilidad y la función, no puede ser exagerada.Opciones de tratamiento para la espondilitis anquilosante

Pronóstico

Algunas personas con la afección tienen un curso de enfermedad leve y pueden trabajar y funcionar normalmente. Otros desarrollan una enfermedad grave y viven con restricciones considerables debido a la enfermedad axial. Algunas personas con espondilitis anquilosante desarrollan complicaciones extraarticulares potencialmente mortales, pero no es el caso de la mayoría.

Typically, an individual patient deals with fluctuating disease activity that, for the most part, is manageable. A minority of people with the disease actually achieve a stage where symptoms diminish and they are considered in remission.

If you have questions or concerns, talk with your healthcare professional. The treatment, coping, and living well strategies they offer can improve how you feel and your overall outcome.

Viviendo bien

Una espina que se ha fusionado, o que es menos flexible, es más susceptible a la fractura. Dicho esto, debe tener en cuenta el riesgo adicional y tomar precauciones. Debe hablar con su profesional de la salud sobre limitar o evitar comportamientos que puedan aumentar su riesgo de caerse. Esto puede incluir desde limitar la cantidad de alcohol que consume hasta instalar barras de apoyo y recoger alfombras pequeñas en su casa. Evite la actividad de alto impacto. Básicamente, use el sentido común y proteja su columna vertebral.

Considere usar una almohada que coloque su cuello y espalda en una buena alineación mientras descansa o duerme. Siempre use el cinturón de seguridad cuando maneje o como pasajero en un vehículo. Además, las personas con espondilitis anquilosante que fuman deben dejar de fumar para reducir el riesgo de problemas respiratorios. Y no olvide la importancia de participar en un programa de ejercicios para fortalecer su columna vertebral y mejorar la salud general de sus articulaciones.Cómo vivir bien con espondilitis anquilosante