Métodos y pruebas utilizadas para diagnosticar el cáncer de mama

El cáncer de mama no siempre se detecta a simple vista. Sus signos tempranos a menudo se ocultan dentro de los tejidos de sus senos.

Es posible que los cambios en los senos que usted ve no sean el resultado del cáncer de seno. Los bultos y las protuberancias pueden aparecer y desaparecer a medida que sus hormonas fluyen y fluyen a medida que envejece. Además, la piel de los senos puede cambiar de textura debido a las quemaduras solares, los tratamientos de radiación o las infecciones que causan erupciones.

Entonces, ¿cómo sabría con seguridad si un bulto, una erupción cutánea o un hoyuelo en la piel es benigno o canceroso? Necesitará la ayuda de sus profesionales médicos para obtener un diagnóstico claro.

Estado hormonal

Los cánceres de mama se dividen en dos tipos principales:

  1. Receptor de estrógeno positivo
  2. Receptor de estrógeno negativo

Si los resultados de las pruebas de biomarcadores de cáncer de mama, estrógeno y progesterona que aparecen en su informe de patología ayudarán a su médico a determinar qué tipo de enfermedad tiene. Esta información afecta su tratamiento, así como su atención de seguimiento.

Estado HER2

La proteína HER2 (receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano) puede alimentar el crecimiento descontrolado de un tumor de cáncer de mama. Herceptin se usa para tratar este tipo de cáncer de mama, en combinación con otros medicamentos de quimioterapia.

Lapatanib también está disponible para aquellos que son positivos para HER2. Conocer su estado HER2 afecta su diagnóstico y tratamiento.

Examen clínico de los senos (CBE)

Las mujeres que tienen entre 20 y 30 años de edad deben realizarse un examen clínico de los senos durante su examen físico anual. Si se encuentran irregularidades, una mamografía y una ecografía pueden ayudar a aclarar la naturaleza del problema.

Mamogramas

Una mamografía es el estándar de oro para la detección y detección temprana del cáncer de mama. La American Cancer Society recomienda que las mujeres de 40 años en adelante se hagan una mamografía anual, aunque algunas otras asociaciones médicas promueven esa recomendación hasta los 50 años.

Las mamografías pueden ayudar a detectar del 85 al 90 por ciento de todos los cánceres de seno, incluso antes de que pueda sentir un bulto. Consulte la siguiente información para familiarizarse mejor con lo que puede esperar:

Imagen de resonancia magnética de mama (MRI)

Una resonancia magnética de mama revela diferentes detalles de la salud de sus mamas que una mamografía, por lo que puede usarse como prueba complementaria. Las IRM no usan compresión, como las mamografías, pero son mucho más caras y no están tan disponibles. 

Elastografía

La elastografía es una tecnología nueva, aunque todavía en fase de investigación, para la obtención de imágenes del tejido mamario. Puede ser mejor que la mamografía, la ecografía y la resonancia magnética para distinguir entre crecimientos benignos y cancerosos. Los elastogramas pueden encontrar un bulto canceroso sin una biopsia.

Pruebas de patología

Si un bulto en el seno es sospechoso, un patólogo debe tomar y analizar una muestra de tejido o líquido. 
Prueba de fluidos

  • El lavado ductal se conoce como la “prueba de Papanicolaou para el seno”. Se inserta un pequeño tubo en el seno para extraer el líquido de los conductos mamarios, que luego se examina con un microscopio o se analizan las células cancerosas. Esta es también una técnica de detección en investigación.
  • Durante una aspiración, su médico utilizará una aguja fina para succionar una muestra de líquido de un bulto, como un quiste, para ser examinada.

Prueba de tejido

Puesta en escena

Una vez que todos los resultados de la prueba estén listos, su médico resumirá el diagnóstico para usted. Su cáncer será clasificado en etapas , una vez por su oncólogo y otra vez por su radiólogo. Conocer la etapa de su cáncer de mama es fundamental para decidir sobre un curso de tratamiento