Cómo se diagnostica la enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica (ERC) se diagnostica principalmente con análisis de sangre y orina que detectan desequilibrios químicos causados ​​por la pérdida progresiva de la función renal. Las pruebas pueden ir acompañadas de pruebas de imagen y biopsias que se utilizan para identificar la causa exacta de la disfunción. Las pruebas de función renal, también conocidas como pruebas de función renal , son importantes para monitorear la progresión de la enfermedad y su respuesta al tratamiento. También son vitales para estadificar la enfermedad y pueden ayudar a diferenciar la ERC de una lesión renal aguda (IRA) .

Laboratorios y pruebas

La enfermedad renal crónica se desarrolla cuando los riñones, por cualquier motivo, no pueden filtrar los desechos y regular el equilibrio de agua y ácidos en el cuerpo. La enfermedad se puede diagnosticar midiendo ciertas sustancias, conocidas como marcadores, que aumentan o disminuyen cuando los riñones están dañados.

El proceso de selección comienza con una batería de pruebas de sangre y orina que evalúan los marcadores de diagnóstico estándar, como la creatinina sérica (SCr), la tasa de filtración glomerular (GFR), la albúmina urinaria y el nitrógeno ureico en sangre (BUN).

Suero de creatinina

Las pruebas de creatinina sérica (SCr) miden la cantidad de una sustancia llamada creatinina en su sangre. La creatinina es un subproducto del metabolismo muscular que se excreta en la orina.

Debido a que la creatinina se produce y se excreta a una tasa bastante constante, es una medida confiable de la función renal.

Los rangos normales de SCr son:

  • 0.5 a 1.1. miligramos (mg) por decilitro (dL) en mujeres
  • 0.6 a 1.2 mg / dL en hombres

Tasa de filtración glomerular

La tasa de filtración glomerular (GFR) es una estimación de qué tan bien están funcionando los riñones. Específicamente, calcula la cantidad de sangre que pasa a través de los diminutos filtros de sus riñones, llamados glomérulos, por minuto. 

Para calcular su GFR, el laboratorio utilizará un algoritmo que tiene en cuenta el valor, la edad, el origen étnico, el sexo, la altura y el peso de su SCr.

El resultado puede proporcionarle a su médico una imagen relativamente precisa de si sus riñones están funcionando normalmente o de forma anormal.

El rango de referencia GFR es el siguiente:

Los valores de GFR pueden variar ligeramente de un laboratorio a otro, ya que algunos pueden usar una fórmula diferente para calcular el GFR. Para este fin, es útil que sus pruebas se realicen en el mismo laboratorio para garantizar la consistencia. 

También es importante tener en cuenta que las personas mayores tienden a tener valores inferiores a 60 porque el GFR disminuye intrínsecamente con la edad. 

Aclaramiento de creatinina

Otra forma de estimar la TFG es una prueba llamada aclaramiento de creatinina (CrCl), que compara su creatinina sérica con la cantidad de creatinina excretada en la orina durante 24 horas. El algoritmo también tendría en cuenta su edad, origen étnico, altura y peso.

El rango normal de valores de CrCl es:

  • 88 a 128 ml / min para mujeres
  • 97 a 137 mL / min para hombres.

Albúmina Urinaria

Los glomérulos son componentes de una unidad de filtración llamada nefrona. El papel de los nefrones es filtrar las células más grandes como los glóbulos rojos y las proteínas para que no se eliminen. Cuando las nefronas se dañan, las proteínas y la sangre pueden escapar y salir del cuerpo por la orina.

Una de esas proteínas, llamada albúmina, puede ser utilizada por el laboratorio para detectar la proteinuria , la acumulación excesiva de proteínas características de la enfermedad renal. Para diagnosticar la proteinuria, el médico puede realizar una prueba de orina de 24 horas o, alternativamente, calcular la proporción de albúmina urinaria a creatinina sérica.

Los rangos normales de albúmina urinaria son:

  • 0 a 8 mg / dL para la prueba de orina de 24 horas
  • 0 a 30 para una proporción de albúmina / creatinina en orina

Nitrógeno ureico en sangre

El nitrógeno ureico en sangre (BUN)  mide la cantidad de un producto de desecho en su sangre, llamado nitrógeno ureico. El nitrógeno de la urea se crea cuando el hígado descompone la proteína y, como la creatinina sérica, se produce y excreta a un ritmo bastante constante.

El rango normal de valores BUN son:

  • 6 a 21 mg / dL para mujeres
  • 8 a 24 mg / dL para hombres.

Un valor alto de BUN también puede sugerir la causa subyacente de una insuficiencia renal , incluida la insuficiencia cardíaca, la deshidratación u la obstrucción del tracto urinario.

Volumen de orina

El volumen de orina es la cantidad de líquido que orina durante un período de tiempo determinado. Se utiliza principalmente para diagnosticar AKI y se mide en mililitros (mL) por kilogramo de peso corporal (kg) por hora.

La oliguria , la producción de volúmenes anormalmente pequeños de orina, es característica de una lesión renal aguda y se define como algo menos de 0,5 ml / kg / h. Oliguria es menos común con la ERC.

Imágenes

Además de las pruebas de sangre y orina, se pueden usar pruebas de imagen para identificar y evaluar cualquier daño que puedan haber sufrido los riñones. Entre ellos:

  • El ultrasonido  es el método preferido de imagen. Se puede usar para medir el tamaño y la apariencia del riñón y ayudar a localizar tumores, lesiones y bloqueos. Se puede usar una técnica más nueva llamada Doppler color para identificar coágulos, estenosis (estrechamiento) o rupturas en los vasos sanguíneos de los riñones.
  • Las radiografías se utilizan principalmente para evaluar el tamaño de los cálculos renales o para medir el tamaño y la forma del riñón.
  • La tomografía computarizada (TC)  es un tipo de radiografía que puede producir imágenes transversales de los riñones. Las tomografías computarizadas pueden ser útiles para detectar cáncer , lesiones, abscesos, obstrucciones, cálculos renales y la acumulación de líquido alrededor de los riñones. Se pueden usar para personas obesas para quienes un ultrasonido puede no proporcionar una imagen clara.
  • Magnetic resonance imaging (MRI) uses magnetic waves to produce high-contrast images without radiation. While it can be just as useful as a CT scan, an MRI often requires a gadolinium contrast dye, which can cause a potentially fatal skin disease called nephrogenic systemic fibrosis (NSF) in people with poor kidney function.

Kidney Biopsy

A kidney biopsy involves taking a tissue sample of your kidney to examine under the microscope. The biopsy may either be percutaneous (in which a needle is inserted into the kidney through your abdomen) or open (where tissue is obtained through a one- to two-inch laparoscopic surgical incision).

A kidney biopsy may be indicated in certain situations, including:

  • Kidney disease with no clear cause
  • Hematuria (blood in urine) 
  • Severe proteinuria accompanied by other signs of renal impairment (nephrotic syndrome)
  • Kidney trauma
  • Renal tumors
  • Kidney failure

Serious complications of a kidney biopsy are uncommon. In rare cases, bleeding can cause the formation of a renal clot and the inability to urinate. Infection is also possible but less likely if wound care is adhered to. 

Staging

The purpose of kidney disease staging is two-fold: to establish how functional the kidney is, and to determine the most appropriate course of treatment. For CKD, the staging is based solely on GFR results, which correspond to appropriate treatment plans.

StageDescriptionEstimated GFRAction Plan
1Minimal loss of renal functionUnder 90 mL/minDiagnose and treat cardiovascular risk factors and minimize CKD progression
2Mild loss of renal function60 to 89 mL/minDiagnose and treat cardiovascular risk factors and minimize CKD progression
3Moderate loss of renal function30 to 59 mL/minConsult with a nephrologist
4Severe loss of renal function15 to 29 mL/minPrepare for dialysis or a kidney transplant
5End-stage renal diseaseUnder 15 mL/minDialysis or kidney transplant

Differential Diagnoses

When there is evidence of renal impairment, the doctor’s first task is to differentiate between chronic kidney disease and acute kidney injury. This is because AKI is often reversible if treated promptly and appropriately. By contrast, CKD is a progressive disease requiring lifelong monitoring and care.

There are a number of diagnostic clues that can help distinguish between the two conditions.

 AKICKD
Medical HistoryRecent surgery, use of herbal or nephrotoxic drugs, urinary tract obstruction, dehydration, or signs of heart or liver failureA long history of diabetes, hypertension, polycystic kidney disease, lupus, or urologic disorders
Serum CreatinineUsually increases over several daysUsually increases over months or years
Creatinine Levels in Fingernail clippingsNormal creatinine levelsElevated creatinine levels
Kidney SizeNormal or larger than normal size on ultrasoundSmaller than normal size on ultrasound
Urine OutputReduced or no urine outputA tendency to normal output (except in advanced cases or in older adults)
Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.