Cómo se diagnostica la intoxicación por monóxido de carbono

Los médicos usan muchas herramientas para identificar la intoxicación por monóxido de carbono en el hospital

Diagnosticar la intoxicación por monóxido de carbono es más difícil de lo que parece. En teoría, la exposición al monóxido de carbono conduce a altos niveles de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo, y ese es el diagnóstico. La realidad es que la exposición al monóxido de carbono es tanto la concentración (la cantidad de monóxido de carbono que hay en el aire) como el tiempo (el tiempo que el paciente lo respiraba), lo que significa que el diagnóstico de envenenamiento por monóxido de carbono es una combinación de reconocimiento de signos y síntomas, así como Medición de la cantidad de CO en el torrente sanguíneo.

Autoevaluaciones / Pruebas en casa

No existe una opción de autodiagnóstico para la intoxicación por monóxido de carbono, pero cualquier persona con confusión o pérdida de conciencia debe solicitar el 911.

Debe sospechar que el monóxido de carbono está envenenado si más de una persona en un edificio con una fuente de combustión (horno, chimenea, aparatos de gas, estufa de leña, etc.) se queja de dolores de cabeza y náuseas.

Si se sospecha de envenenamiento por monóxido de carbono, todos los ocupantes de un edificio deben salir a respirar aire fresco, además de llamar al 911. Si sospecha que está envenenado con CO, no intente conducir; llama una ambulancia.

CO en la sangre

El monóxido de carbono (CO) se une a la hemoglobina de manera similar a como lo hace el oxígeno. Desafortunadamente, la hemoglobina tiene aproximadamente 230 veces la afinidad por el CO que por el oxígeno, por lo que incluso una pequeña cantidad de monóxido de carbono inhalado se unirá a la hemoglobina y bloqueará el oxígeno de la ecuación. Llamamos a la hemoglobina que está unida a CO ” carboxihemoglobina ” , y esa es la medida que usamos para determinar la gravedad de la intoxicación por monóxido de carbono.

Prueba de primera respuesta

Algunos de los primeros respondedores tienen la capacidad de medir la carboxihemoglobina en la sangre usando un dispositivo llamado oxímetro de monóxido de carbono. Específicamente, el oxímetro de CO de pulso mide la saturación de monóxido de carbono en la hemoglobina (SpCO). Utiliza ondas de luz (generalmente brilladas a través de las yemas de los dedos) para medir la saturación de monóxido de carbono de manera no invasiva.

Otra forma de medición no invasiva utiliza aire exhalado para determinar los niveles de monóxido de carbono. Algunas investigaciones han encontrado que el CO exhalado es inexacto como determinante de la intoxicación por monóxido de carbono.

SpCO no se mide universalmente por todos los primeros en responder, por lo que la historia y el examen físico siguen siendo el estándar de oro en la escena.

Desafortunadamente, la intoxicación con monóxido de carbono, que se utiliza para medir solo si la hemoglobina está saturada con oxígeno o no, hace que la intoxicación por monóxido de carbono muestre una saturación de oxígeno artificialmente alta cuando está presente la carboxihemoglobina. Esto hace que sea aún más importante obtener un buen historial y un examen físico del paciente.

Pruebas de laboratorio

En el hospital, se utiliza una prueba más invasiva pero más precisa. Se llama gas de sangre.

Las pruebas de gases en sangre miden la cantidad de gases atmosféricos, generalmente oxígeno y dióxido de carbono, en el torrente sanguíneo extrayendo sangre de las arterias. La mayoría de los otros análisis de sangre extraen sangre de las venas, lo que es más fácil y seguro para el paciente.

Las pruebas de gases en sangre arterial son el estándar para el oxígeno y el dióxido de carbono porque esos gases cambian significativamente antes y después de que la sangre fluya a través de los tejidos del cuerpo.

Los gases arteriales, en lugar de los venosos, miden el potencial de la hemoglobina para suministrar oxígeno y eliminar el dióxido de carbono. Dado que el monóxido de carbono no se usa ni se elimina fácilmente del torrente sanguíneo, se puede analizar a través de sangre arterial o venosa.

Las pruebas de gases en sangre se consideran más precisas que la pulsioximetría de pulso. Aunque la oximetría es útil para identificar a los pacientes en la escena que potencialmente tienen envenenamiento por monóxido de carbono, deben obtenerse gases en la sangre para confirmar los niveles de carboxihemoglobina.

Imágenes

El envenenamiento agudo por monóxido de carbono que proviene de altas concentraciones de monóxido de carbono en períodos de exposición relativamente cortos no es el único efecto de la exposición al monóxido de carbono. La exposición crónica (a largo plazo) de monóxido de carbono a concentraciones mucho más bajas también puede causar daño tisular, especialmente al corazón y al cerebro.

A pesar de que los niveles de carboxihemoglobina en pacientes con exposición crónica pueden ser más bajos que en pacientes agudos, hay otras formas de identificar el daño. Lo más común es observar los tejidos a través de imágenes médicas.

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) son la mejor manera de examinar el cerebro en busca de posibles lesiones por envenenamiento por monóxido de carbono.

Diagnósticos diferenciales

Debido a la vaguedad de la mayoría de los signos y síntomas asociados con la intoxicación por monóxido de carbono ( náuseas, vómitos, dolor de cabeza, fatiga, dolor de pecho), se sospechan regularmente otros diagnósticos. Una alta concentración de monóxido de carbono en la casa de un paciente sugerirá la posibilidad de envenenamiento por monóxido de carbono, pero aún deben descartarse otras causas.

La lista de diagnósticos diferenciales es demasiado amplia para identificarla. Cada caso es diferente y debe evaluarse en función de la presentación, el historial y las pruebas del paciente.