Síntomas y tratamiento del músculo abdominal tirado

Una distensión del músculo abdominal, también llamada músculo abdominal estirado, es una lesión en uno de los músculos de la pared abdominal. Una tensión muscular se produce cuando el músculo se estira demasiado lejos. Cuando esto ocurre, las fibras musculares se rompen. Más comúnmente, una tensión causa desgarros microscópicos dentro del músculo, pero en ocasiones, en lesiones graves, el músculo puede romperse por su unión.

Los síntomas

La pared abdominal está formada por varios músculos, que incluyen:

  • Rectus Abdominis es el músculo que se encuentra en la parte frontal del abdomen y le da una apariencia de “paquete de seis” cuando está bien desarrollado.
  • Los oblicuos internos y externos se envuelven alrededor de los lados del cuerpo y te ayudan a doblar.

Las distensiones musculares abdominales usualmente causan dolor inmediato en el área del músculo lesionado. Puede ser difícil flexionar el músculo debido a este dolor. El otro síntoma común es el espasmo muscular del músculo lesionado. Con menos frecuencia, la hinchazón y los moretones pueden resultar de una lesión muscular.

Una distensión abdominal se confunde a veces con una hernia epigástrica en la que el revestimiento de la cavidad abdominal sobresale a través de la pared abdominal. Mientras que los síntomas son similares, una hernia a menudo causa un bulto en la superficie del vientre.

Gravedad

Las distensiones musculares abdominales se clasifican de acuerdo con la gravedad de la lesión:

  • Grado I (leve): malestar leve, a menudo sin discapacidad. Por lo general no limita la actividad.
  • Grado II (moderado): malestar moderado, puede limitar la capacidad para realizar actividades como abdominales o movimientos de torsión.
  • Grado III (grave): lesión grave que puede causar dolor con las actividades normales. A menudo los pacientes se quejan de espasmos musculares y hematomas.

Tratamiento

El tratamiento de una lesión muscular abdominal es difícil. No hay forma de entablillar el abdomen y es casi imposible descansar completamente estos músculos.

Dicho esto, el paso más importante después de mantener una tensión muscular abdominal es permitir que el músculo se enfríe para que la inflamación pueda disminuir. Evitar el ejercicio para permitir que el músculo lesionado sane es importante. Las actividades que causan dolor o espasmo de los músculos abdominales también deben evitarse.

El estiramiento suave es útil, pero no debe ser doloroso. Estirar excesivamente puede ser perjudicial, e incluso retrasar el proceso de curación. Aplique hielo en el área lesionada en la fase aguda (las primeras 48 horas después de la lesión) y luego después de las actividades. Antes de las actividades, el calor suave puede ayudar a aflojar el músculo.

Una vez que la lesión esté completamente curada, puede evitar la recurrencia practicando algunos consejos preventivos de sentido común.

Cómo prevenir la reincidencia

  • Nunca te esfuerces demasiado al hacer ejercicio.
  • Evitando ejercicios con movimientos explosivos, “sacudidas”.
  • Concéntrese en ejercicios isométricos o de resistencia que fortalezcan sus músculos centrales con movimientos constantes y controlados.
  • Evite hiperextender su espalda al levantar pesas.
  • Contraiga los músculos centrales si tiene que toser o estornudar.

Una palabra de Disciplied

Si tiene síntomas de una distensión abdominal severa, debe ser evaluado para el tratamiento adecuado. Si las actividades diarias normales, como caminar, sentarse o dormir, se interrumpen debido a su lesión, debe hacer que un médico evalúe la lesión.

Si no está seguro si tiene una distensión abdominal o si los síntomas no se resuelven rápidamente, debe ser evaluado. Los médicos y fisioterapeutas pueden ser útiles para guiarlo en el tratamiento que puede acelerar su recuperación.

Algunas personas encuentran que los tratamientos como la ecografía, el masaje terapéutico y los ejercicios específicos son particularmente útiles. Debe consultar a su médico para determinar si serían adecuados para su afección.