Ejercicios para espondilitis anquilosante.

La espondilitis anquilosante (AS) es un tipo crónico (de larga duración) de artritis inflamatoria. Afecta principalmente la columna vertebral, pero también puede afectar otras articulaciones, tendones, ligamentos, órganos vitales y los ojos. La rigidez y el dolor son los dos síntomas más comunes.

La EA puede ser una afección muy grave, especialmente cuando se forman nuevos huesos y se rellenan los huecos entre las vértebras (huesos pequeños que forman la columna vertebral). Estas áreas eventualmente se volverán rígidas y difíciles de mover y doblar. Este proceso también puede afectar la caja torácica y causar problemas pulmonares y respiratorios. 

La Asociación de Espondilitis de América (SAA, por sus siglas en inglés) señala que “la mayoría de las personas con espondilitis dicen que se sienten mucho mejor después del ejercicio”. Recomiendan por lo menos de 5 a 10 minutos diarios de ejercicio para las personas con EA.

Los siguientes ejercicios pueden ayudar a las personas con AS a manejar la flexibilidad, mejorar la fuerza y ​​reducir el dolor de espalda y la rigidez.

Estiramiento de la columna vertebral

AS es conocido por acortar la columna vertebral y los músculos de la espalda. El uso de un método de presión para fortalecer la columna vertebral puede disminuir el acortamiento, reducir el dolor de espalda y mejorar la fuerza muscular.

Para estirar la columna vertebral, recuéstese sobre su estómago con las piernas detrás de usted. Levante lentamente los codos y saque el pecho del suelo. Si es posible, estire los brazos como si estuviera haciendo un push-up. Mantenga la posición durante al menos 10 segundos y durante no más de 20 segundos. Repita hasta cinco veces una vez al día.

Postura de pie

Este ejercicio se realiza mejor frente a un espejo de cuerpo entero. Párese con los talones a aproximadamente 4 pulgadas de distancia de una pared. Los hombros y las nalgas deben estar lo más cerca posible de la pared. Párese derecho y alto y mantenga la posición durante cinco segundos. Relájese y repita 10 veces. Revise su postura en el espejo y apunte a mantenerse erguido y alto.

Sentado en la pared

Este ejercicio ayuda a fortalecer los músculos de la espalda, los hombros, el cuello, las nalgas y las caderas. Comience de pie con la espalda contra la pared. Los pies deben estar separados al ancho de los hombros y alejados de la pared.

Deslice la espalda lentamente por la pared hasta el punto en que los muslos estén paralelos al piso, como si estuvieran sentados. Mantenga la posición durante 5 a 10 segundos. Repita hasta cinco veces. Intente este ejercicio al menos 3 veces a la semana.

Piernas levantadas

Use una silla o barandilla para apoyarse con este ejercicio.

De pie, mantén la espalda recta y dobla ligeramente las rodillas. Levante lentamente una pierna hacia un lado a unos centímetros del suelo, luego bájela hacia abajo. Asegúrate de mantener una buena postura. Lleve esa misma pierna hacia atrás detrás de usted en un ángulo de 45 grados y manténgala por unos segundos. Evite inclinarse o inclinarse hacia adelante.

Repita 10 veces para cada pierna. Haga este ejercicio hasta 5 veces a la semana.

Chin Tucks 

La barbilla puede ayudar a fortalecer el cuello y aflojar la rigidez. Para mayor comodidad y apoyo, coloque una pequeña toalla enrollada debajo del cuello.

Recuéstate sobre tu espalda sin levantar la cabeza. Mete la barbilla hacia tu pecho. Mantenga la posición por hasta 10 segundos. Repita este ejercicio hasta 5 veces un par de veces al día.

Rollos De Hombro

Los rollos de hombro requieren que usted se pare o se siente alto. Es importante mantener la columna vertebral lo más recta posible, sin molestias.

Con cuidado, encoge los hombros hacia las orejas y retrocede. Si está haciendo este ejercicio correctamente, sentirá un tirón en la parte superior de la espalda. Tome un descanso de 5 segundos entre los encogimientos de hombros y repita hasta 10 veces.

This is an easy exercise that can be done daily and without changing your routine. Try while sitting at your desk and stand up and stretch your legs afterward. 

Corner Stretch

Stand in a corner facing forward. Open your arms up, extend them across your chest, and rest the palms of your hands on the wall. Gently press the chest forward toward the corner. This stretch should be felt in the chest and upper arms.

Hold this position for 20 to 30 seconds. Take a short 10-second break and try up to five times, once daily.

Deep Breathing

Deep breathing will expand and improve lung capacity and keep the rib cage flexible. Several times daily, try taking several deep breaths. Pull the air deep into your chest as you inhale. Exhale slowly.

Cardio Exercises

La natación es una excelente manera de aumentar la flexibilidad de la columna vertebral, el cuello, los hombros y las caderas. También es más fácil hacer ejercicios aeróbicos en una piscina.

Caminar, correr y montar en bicicleta también son ejercicios más fáciles para las personas con AS. Trate de llegar en 30 minutos o más al día. Está bien comenzar con solo 5 o 10 minutos diarios. Todo se suma y te volverás más fuerte y podrás hacer más con el tiempo. Para ciertas personas con AS avanzado y con espinas rígidas, correr y andar en bicicleta puede no ser una actividad segura.

Siempre consulte con su profesional de la salud para determinar qué ejercicios son los mejores para usted.

Consejos de seguridad

No intente hacer demasiado de una vez, ¡está bien comenzar poco a poco para asegurarse de estar seguro! Además, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • No realices ningún ejercicio que cause dolor. Un poco de dolor leve después puede estar bien, pero no exagere.
  • Hable con su médico si desea hacer ejercicios de alto impacto, como correr, o ejercicios que requieran muchos giros, como el racquetball. Es posible que pueda hacer este tipo de ejercicios, pero se recomienda precaución.
  • Si tiene un brote, es posible que no pueda realizar su rutina de ejercicio normal. Escuche a su cuerpo e infórmese de inmediato con su profesional de la salud.
  • Si está comenzando un programa de ejercicios, comience lentamente. Con el tiempo, puede aumentar la frecuencia y la intensidad de su ejercicio si se siente bien.
  • ¿Hay ejercicios que solías amar y que ahora te causan dolor? Pregúntele a su médico o fisioterapeuta si pueden recomendar alguna modificación. 
Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.