El vínculo entre el SII y el cerebro

La medicina conductual puede jugar un papel en el alivio de los síntomas

El síndrome del intestino irritable (SII) puede irritar más que su intestino. A veces, tener dolor abdominal persistente, gases, diarrea o estreñimiento puede hacer que se sienta molesto, enojado, deprimido o ansioso. Y a cambio, todas esas emociones negativas pueden empeorar los síntomas del SII.

Parece un ciclo vicioso. ¡Pero hay buenas noticias! Lo opuesto también es cierto. La buena salud emocional puede ayudar a aliviar los síntomas del SIIque pueden hacer que usted, su cerebro y su intestino en el camino se sientan aún mejor.

Cómo se comunican el cerebro y el vientre

Su cerebro y médula espinal son el sistema nervioso central de su cuerpo. Los nervios, las neuronas (células nerviosas) y los neurotransmisores (sustancias químicas que ayudan a que las señales nerviosas fluyan de una neurona a otra) pasan de su cerebro a todo su cuerpo. Los que corren a lo largo de su tracto digestivo, desde su esófago a través de su estómago e intestinos hasta su ano, se denominan sistema nervioso entérico.

Tu cerebro y tu vientre se hablan entre sí a través de esta red de nervios. Y responden a los mismos neurotransmisores. Eso explica por qué la angustia emocional puede causar angustia digestiva y viceversa.

Por ejemplo, cuando percibe el peligro, su sistema nervioso central desencadena una respuesta de “lucha o huida”: un torrente de hormonas y neurotransmisores. Cuando dicha respuesta llega a su sistema nervioso entérico, su tripa se ralentiza o detiene la digestión para que su cuerpo pueda usar esa energía para combatir el peligro. El resultado puede ser dolor abdominal u otros problemas gastrointestinales (GI).

Hacer hincapié en otras cosas, como hablar en público o una confrontación personal, por ejemplo, también puede hacer que su sistema digestivo sea más lento y causar molestias. Y cuando te sientes emocionado o nervioso, tu estómago también reacciona al simpatizar con las “mariposas”.

A veces el estrés puede incluso contribuir a la diarrea. Además, el estrés persistente está asociado con la inflamación y un sistema inmune que funciona de manera menos que óptima. En otras palabras, la relación entre el cerebro y el sistema digestivo es bastante compleja.

Enfoques de la medicina conductual

Debido a esta conexión cerebral-intestinal, es lógico pensar que el SII y otros trastornos digestivos pueden tratarse con enfoques GI y de medicina conductual. A veces se necesitan ambos para minimizar la incomodidad y al menos ayudarlo a enfrentar los síntomas persistentes. Los tratamientos de medicina conductual para el SII incluyen:

  • Terapia de relajación. La relajación muscular progresiva y las imágenes guiadas pueden ayudar a reducir la reacción de su cuerpo al estrés. Este entrenamiento puede ayudar a calmar su cuerpo y mente y a dormir mejor, lo que también promueve la curación. La relajación profunda hace que su cerebro libere endorfinas, el analgésico natural de su cuerpo.
  • Terapia cognitiva conductual. Cambiar su forma de pensar y comportarse puede mejorar la respuesta de su cuerpo al estrés, incluido el estrés del SII. Aprendes habilidades de afrontamiento, como enfocarte en emociones positivas, actividad física y encontrar alegría. Básicamente, cambia tus pensamientos, cambia tu cerebro, cambia tu instinto!
  • Biofeedback. Esta técnica le permite obtener información acerca de una función fisiológica, como su temperatura o ritmo cardíaco, y luego lo ayuda a controlarla. Con el biofeedback, puede disminuir la frecuencia cardíaca o calentar las manos cuando está estresado. Otro ejemplo involucra a pacientes con estreñimiento o pérdida de heces que usan un dispositivo para medir la fuerza de los músculos del piso pélvico. Al observar las medidas del dispositivo en una pantalla de computadora, los pacientes aprenden a relajarse o contraer los músculos para superar sus problemas GI. Por lo general, este tipo particular de biorretroalimentaciónse realiza con un fisioterapeuta, no con un psicólogo.

Buscando la ayuda de un especialista en medicina del comportamiento

Los pacientes a menudo reportan un mejor estado de ánimo y una mejor calidad de vida después de haber recibido tratamientos de medicina conductual. Y muchos finalmente tienen menos visitas médicas para su SII. Puede beneficiarse de un enfoque de medicina conductual si:

  • Los medicamentos u otros tratamientos GI no controlan su SII.
  • Observa que el estrés empeora sus síntomas.
  • Prefiere no usar medicamentos para sus síntomas.

La terapia de la medicina conductual no es para usted si tiene otros problemas psiquiátricos importantes que no estén relacionados con su condición GI, como un trastorno alimentario activo , esquizofrenia o pensamientos suicidas. Los tratamientos de medicina conductual proporcionados por un psicólogo de la salud a menudo se pueden facturar al seguro médico; consulte a su proveedor de seguros.

El Dr. Scheman es Director de Medicina del Comportamiento en el Instituto de Cirugía y Enfermedades Digestivas de Cleveland Clinic .