El té verde puede combatir la artritis

El té verde (Camellia sinensis) puede tener beneficios para la salud que incluyen la prevención de la artritis. Los resultados del estudio reportados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (1999) fueron los primeros en indicar que los antioxidantes que se encuentran en el té verde, conocidos como polifenoles, pueden reducir efectivamente la incidencia y la gravedad de la artritis reumatoide .

Ratones alimentados con té verde en estudio temprano

El estudio, dirigido por el Dr. Tariq Haqqi de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio, utilizó ratones para estudiar el efecto de los polifenoles en la artritis reumatoide, una enfermedad reumática caracterizada por inflamación , dolor, inflamación y destrucción de las articulaciones.

Los ratones en el estudio recibieron agua pura o agua enriquecida con té verde. Las dosis administradas fueron comparables al consumo humano de cuatro tazas de té verde por día. Todos los ratones fueron inyectados con colágeno con el fin de inducir la artritis. La artritis inducida por colágeno se considera muy similar a la artritis reumatoide humana.

Los resultados del estudio concluyeron que los ratones que fueron alimentados con polifenoles del té verde fueron significativamente menos susceptibles a desarrollar artritis inducida por colágeno que los ratones que no recibieron polifenoles del té verde. De los ratones alimentados con té verde que desarrollaron artritis, se presentó como de inicio tardío y leve. Solo 8 de 18 ratones que recibieron polifenoles del té verde desarrollaron artritis, mientras que 17 de 18 ratones que no recibieron polifenoles del té verde desarrollaron artritis.

El examen del tejido de la articulación al microscopio reveló una infiltración marginal de las células de la articulación en ratones que recibieron el té verde, en contraste con la infiltración masiva en los ratones que no recibieron té verde. El efecto del té verde apareció dramático.

En muchos países, como India, China y Japón, el té verde se considera saludable y tiene el potencial de prevenir ciertas enfermedades. Al parecer, la artritis reumatoide en estos países existe a un ritmo mucho más bajo que en otras partes del mundo y algunas personas creen firmemente en el efecto del té verde.

EGCG (epigallocatechin 3-gallate) es el polifenol en el té verde que se considera el ingrediente activo. Según un informe en Arthritis Research & Therapy (2010), EGCG constituye hasta el 63% del total de catequinas. En términos de actividad antioxidante, el EGCG es de 25 a 100% más potente que la vitamina C o la vitamina E. Una taza de té verde proporciona de 60 a 125 mg de catequinas (incluido el EGCG).

El efecto de EGCG en fibroblastos sinoviales

Hace todos esos años, los beneficios potenciales para la salud del té verde atrajeron la atención de los investigadores con bastante rapidez. Se realizaron estudios in vitro (es decir, en el laboratorio). En 2007, aproximadamente 8 años después del primer estudio, el té verde estaba en los titulares nuevamente. Esta vez, investigadores de la Universidad de Michigan encontraron que el compuesto en el té verde podría ayudar a prevenir la inflamación y el daño articular en pacientes con artritis reumatoide.

En este estudio, se aislaron y cultivaron los fibroblastos sinoviales (células del revestimiento de la articulación). Las células fueron expuestas a EGCG. Se determinó que el EGCG bloqueó dos moléculas asociadas con la degradación ósea en las articulaciones afectadas por la artritis reumatoide. EGCG también bloqueó la prostaglandina E2, que es liberada por las paredes de los vasos sanguíneos en respuesta a una infección o inflamación. La prostaglandina E2 se asocia con inflamación articular.

Ensayos clínicos de EGCG

Aún no se ha realizado la eficacia del EGCG en la artritis reumatoide humana o la osteoartritis mediante ensayos de fase controlada. Si bien los estudios in vitro existentes mostraron evidencia de actividad antirreumática del EGCG, se necesitan más estudios preclínicos y, finalmente, ensayos clínicos con pacientes con enfermedad articular.