Acercamiento natural al tratamiento de la angina

A menudo, un síntoma de enfermedad cardíaca coronaria u otra afección cardíaca, la angina ocurre cuando el músculo cardíaco no recibe suficiente sangre. Si bien la angina suele estar marcada por molestias en el pecho, el dolor también puede afectar los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.

Los síntomas

La angina a menudo se siente como indigestión (especialmente en el caso de la angina estable) y puede incluir los siguientes síntomas:

  • dolor o molestia en el pecho (generalmente con una sensación de compresión o presión), posiblemente acompañado de dolor en los brazos, el cuello, la mandíbula, el hombro o la espalda
  • náusea
  • fatiga
  • falta de aliento
  • ansiedad
  • transpiración
  • mareo

Tratamiento

Debido a que un aumento en la severidad de los síntomas de angina puede indicar un empeoramiento de la salud del corazón o la amenaza de un ataque al corazón, es importante vigilar de cerca su condición y notificar a su médico cualquier cambio. También debe buscar atención médica inmediata si el dolor en el pecho dura más de unos pocos minutos y no desaparece después de tomar la medicación para la angina.

Los tratamientos para la angina incluyen el uso de medicamentos (como nitratos, betabloqueadores e inhibidores de la ECA) y procedimientos médicos (como la angioplastia y el injerto de derivación de la arteria coronaria). Los médicos también recomiendan hacer cambios en el estilo de vida (como seguir una dieta saludable para el corazón y un programa de ejercicio seguro ) para ayudar a controlar la angina.

Terapias alternativas

Dada la naturaleza seria de la angina, es crucial trabajar con un médico para controlar la enfermedad. Se ha demostrado que los tratamientos médicos tradicionales basados ​​en las necesidades y condiciones únicas de un individuo reducen la mortalidad cuando se aplican de manera adecuada. Existen algunas terapias alternativas que pueden complementar su tratamiento recetado, pero tenga en cuenta que hasta ahora, el apoyo científico para estas terapias es insuficiente. Hable con su médico sobre el uso de estas opciones para ayudar a controlar los síntomas de la angina:

  • Espino: A menudo utilizado por los herbolarios para  la presión arterial alta , la hierba espino se ha encontrado en estudios preliminares para ayudar a la función cardíaca en personas con enfermedades cardíacas. 
  • L-Carnitina: Derivada del aminoácido lisina, la L-carnitina se produce naturalmente en el cuerpo y también se vende como un suplemento dietético. De acuerdo con los practicantes de medicina alternativa, la L-carnitina puede ayudar a disminuir la inflamación que causa que las arterias se estrechen. Se encontró que la L-carnitina mejora la tolerancia al ejercicio en personas con angina estable en un estudio de 2000.
  • Yoga: en un estudio realizado en 1999 con 93 personas con angina o con factores de riesgo de enfermedad coronaria, los investigadores encontraron que un programa de yoga de 14 semanas ayudó a mejorar la salud del corazón. Otras técnicas de relajación (como la meditación y el tai chi ) pueden ayudar a controlar la angina al reducir sus niveles de estrés.

Causas

Para la mayoría de las personas, el flujo sanguíneo reducido asociado con la angina se debe a la aterosclerosis (la acumulación de depósitos de grasa en las arterias). La acumulación que es suficiente para causar angina, es una condición potencialmente mortal que requiere atención médica. Hay tres tipos diferentes de angina:

  • Angina estable (que tiende a estallar durante períodos de esfuerzo físico o estrés)
  • Angina inestable (que no sigue un patrón y puede indicar un ataque cardíaco inminente)
  • Angina variante (que suele ocurrir durante los períodos de descanso)

La angina estable es la forma más común de la enfermedad. Cada tipo de angina requiere un tipo diferente de tratamiento médico.