Terapia física después de una fractura y dislocación de Lisfranc

Una fractura de Lisfranc es un hueso roto o huesos en un área específica de su pie. Ocurre donde los metatarsianos, los huesos largos que conectan los dedos de los pies con el pie, se adhieren a los huesos del pie. A veces, los huesos metatarsianos se dislocan cuando sufre una fractura de Lisfranc . Es una lesión dolorosa que puede llevar a una limitación funcional significativa con el caminar y la movilidad. 

La terapia física después de una fractura de Lisfranc implica mejorar la movilidad y la fuerza de las extremidades inferiores para ayudarlo a restablecer la capacidad normal para caminar. Su PT puede ayudarlo a recuperarse por completo y regresar a su nivel anterior de función y actividad.

Causas de una fractura de Lisfranc

La causa más común de una fractura de Lisfranc es caer con su pie en una posición anormal. Imagínese entrando en un pequeño agujero en la hierba y luego girando de repente sobre su pie. Este movimiento de torsión puede hacer que pequeños huesos del pie se rompan, y una articulación llamada la articulación Lisfranc puede entonces dislocarse. Estos huesos generalmente se dislocan y se desplazan hacia un lado durante la caída, y los ligamentos que soportan los huesos a menudo se rompen.

Los síntomas de una fractura de Lisfranc

Los síntomas comunes de una fractura de Lisfranc incluyen, entre otros:

  • Hinchazon del pie
  • Dolor en el pie
  • Dificultad para caminar y ejercer presión sobre el pie.
  • Decoloración o moretones alrededor de su pie, especialmente en la parte inferior de su pie
  • Deformidad visible en el pie.

Tratamiento inicial

Si sospecha que tiene una fractura de Lisfranc (o cualquier otra lesión grave) en su pie, debe buscar atención médica de inmediato. Vaya a su médico o al departamento de emergencias local para que le examinen el pie. A menudo se realiza una radiografía para confirmar o descartar una fractura de Lisfranc.

Una vez que se confirma una fractura de Lisfranc, la fractura debe reducirse. Esto significa que los huesos de su pie deben colocarse en la posición correcta para permitir que se produzca una curación adecuada. Ocasionalmente, es posible que deba realizarse un procedimiento quirúrgico llamado fijación interna con reducción abierta (ORIF, por sus siglas en inglés) para garantizar que los huesos de su pie y su articulación se coloquen en la posición correcta. Esto implica el uso de tornillos, alambres o pasadores para estabilizar la fractura.

Después de la reducción de la fractura, su pie deberá ser inmovilizado para permitir que los huesos rotos se curen. Durante este tiempo, es posible que necesite usar un andador , muletas u otros dispositivos de asistencia para desplazarse. Su médico también puede limitar la cantidad de peso que puede poner en su pie mientras sana. Asegúrese de preguntarle a su médico acerca de sus restricciones de carga de peso y siga de cerca esas restricciones para permitir que tenga lugar una curación óptima.

Qué esperar de la terapia física

Inicialmente, después de una lesión, es posible que necesite instrucciones sobre cómo caminar adecuadamente con su andador, muletas o bastón. Un fisioterapeuta puede ayudarlo a aprender a caminar con su dispositivo de asistencia , y puede ayudarlo a asegurarse de que tenga el tamaño correctopara usted.

Después de seis a ocho semanas de curación, lo más probable es que su médico retire el yeso de su pie y que la terapia física pueda comenzar a rehabilitar su pie y tobillo. Es posible que su médico le recete un tobillo o una ortesis para el pie para que lo use durante algunas semanas. Esto ayuda a estabilizar la articulación de su tobillo mientras recupera la movilidad normal en su pie y tobillo.

Su primera visita a fisioterapia después de una fractura de Lisfranc generalmente implicará una evaluación inicial en la que su fisioterapeuta reúne información sobre su lesión y su estado actual. Las deficiencias comunes medidas durante esta cita incluyen:

Después de recopilar información sobre su condición, su fisioterapeuta puede recetarle el tratamiento correcto para que recupere la movilidad normal. Algunas actividades y tratamientos que puede experimentar durante la terapia física incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Modalidades terapéuticas: la hinchazón y el dolor pueden estar presentes en su pie, especialmente al principio después de quitar el yeso y comenzar a mover el pie y el tobillo. Su fisioterapeuta puede decidir usar bañeras de hidromasaje , hielo, calor o estimulación eléctrica para ayudar a controlar el dolor y la hinchazón en el pie y el tobillo. Un tipo especial de estimulación eléctrica llamada estimulación eléctrica neuromuscularPuede usarse para ayudar a que sus músculos vuelvan a aprender a contraerse adecuadamente. Asegúrese de hacer muchas preguntas sobre el uso de agentes físicos y modalidades. Muchos agentes físicos y modalidades son de naturaleza pasiva, y la mayoría de los estudios indican que una rehabilitación exitosa requiere que usted participe activamente en el ejercicio y el movimiento.
  • Entrenamiento de la marcha: el entrenamiento de la marcha es una instrucción y ejercicio especializados para ayudarlo a mejorar su capacidad para caminar. Su fisioterapeuta puede hacer recomendaciones sobre qué dispositivo de asistencia sería mejor para su uso durante el curso de su rehabilitación. Puede pasar de un andador a las muletas, y luego a un bastón cuádruple o un bastón estándar, y su fisioterapeuta puede asegurarse de que está usando su dispositivo correctamente.
  • Ejercicio terapéutico: el ejercicio terapéutico después de una fractura de Lisfranc implica ejercicios específicos para recuperar la movilidad normal en su pie y tobillo. Los ejercicios de rango de movimiento y los ejercicios alfabéticos de tobillo pueden ayudar a que su tobillo y pie se muevan mejor. Los ejercicios de flexibilidad deben centrarse en mejorar la longitud de los músculos alrededor de su pie y tobillo. La fuerza se puede mejorar con ejercicios específicos del tobillo. A medida que avanza en la terapia física y gana más movilidad, pueden iniciarse ejercicios avanzados de equilibrio y propiocepción. Si desea volver a los deportes de alto nivel, es posible que sea necesario realizar ejercicios pliométricos para acostumbrar a su cuerpo a saltar y aterrizar sobre su pie.
  • Terapia manual: la terapia manual involucra a su fisioterapeuta usando sus manos para mover manualmente su pie en direcciones específicas para mejorar la movilidad. Si se ha sometido a una cirugía, la movilización de tejido cicatricial puede ser necesaria para mejorar la movilidad del tejido cicatricial en su pie. Se pueden realizar movilizaciones articulares para mejorar el movimiento alrededor de las articulaciones en el pie y el tobillo, aunque se debe tener cuidado de no movilizar la articulación Lisfranc o las articulaciones cerca del lugar de la fractura.

Unos meses después de su lesión, debe caminar normalmente y el dolor en el pie debe ser mínimo. Algunas veces, su pie puede seguir doliendo por unos meses más, y puede tener una leve cojera cuando camina, dependiendo de la gravedad de su lesión. Asegúrese de hablar con su médico y fisioterapeuta si tiene alguna inquietud acerca de su movilidad funcional y su resultado después de una fractura de Lisfranc.

Si ha tenido un ORIF, es posible que a veces su médico quiera quitar el hardware que se usó para estabilizar sus huesos. Esto puede ser necesario para permitir que vuelva a ocurrir un movimiento normal en el pie. Hable con su médico para ver si esta es una opción para usted después de una fractura de Lisfranc. Además, la artritis de la mitad del pie puede aparecer más adelante en su vida después de una fractura de Lisfranc, especialmente si las superficies articulares se dañaron en su pie.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.