Una descripción general del granuloma piógeno

Table of Contents

Causas, diagnóstico y tratamiento.

Un granuloma piógeno es una lesión de rápido crecimiento que sangra fácilmente. Esta lesión es común en niños y adultos jóvenes, aunque pueden desarrollarse en personas de todas las edades. También son bastante comunes en mujeres embarazadas. Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden hacer que se desarrollen estos crecimientos.

Tienden a sangrar porque contienen una gran cantidad de vasos sanguíneos. También se les conoce como hemangioma capilar lobular o granuloma telangiectático. Estas legiones son  benignas (no cancerosas) y pueden eliminarse de manera segura a través de varios métodos.

Causas

Un granuloma piógeno ocurre con frecuencia en áreas de traumatismos previos, incluidos quistes del acné. Se cree que esta lesión se forma cuando los vasos sanguíneos capilares comienzan a crecer rápidamente en respuesta a un trauma en la piel.

Estos crecimientos se producen principalmente después de las lesiones, pero la razón de esto no se conoce. Otras causas de los granulomas piógenos incluyen traumas causados ​​por picaduras de insectos o por rascarse la piel de manera áspera o frecuente. Los cambios hormonales por los que pasa su cuerpo cuando está embarazada también pueden causar granulomas piógenos. Ciertos medicamentos también pueden causar esta condición, como

  • Indinavir Sulfate (Crixivan)
  • Isotretinoína (Accutane)
  • Acitretin (Soriatane)
  • algunas pastillas anticonceptivas

Apariencia

Un granuloma piógeno típico es una pápula roja solitaria que crece rápidamente durante varias semanas. Por lo general, mide menos de 1 cm y tiene una superficie brillante y húmeda. Se convierte en un nódulo elevado y rojizo que suele ser más pequeño que 2 centímetros.

El crecimiento que tiene puede parecer suave, o podría tener una superficie crujiente o rugosa, especialmente si sangra mucho. La base de la lesión es a menudo roja y escamosa. Los granulomas piógenos ocurren con mayor frecuencia en la cabeza, el cuello, los brazos y los dedos. También pueden crecer en los labios, párpados, espalda y genitales.

En casos raros, pueden crecer en la conjuntiva o córnea del ojo. La conjuntiva es el tejido transparente sobre el área blanca de su ojo. La córnea es la cubierta transparente sobre la pupila y el iris. Cuando se producen granulomas en mujeres embarazadas, a menudo crecen en las encías y se denominan “tumores del embarazo”.

Diagnóstico

Es probable que su médico pueda diagnosticar un granuloma piógeno según su apariencia. Su médico puede hacer una biopsia, que consiste en tomar una muestra de tejido, para un diagnóstico más preciso. Una biopsia también ayuda a descartar afecciones médicas malignas o cancerosas que pueden causar un tipo similar de crecimiento, como el carcinoma de células escamosas, el carcinoma de células basales y el melanoma.

Tratamiento

Un granuloma piógeno a menudo se elimina al rascarlo y cauterizar la base con electrocirugía. A menudo sangra copiosamente durante la eliminación. Es importante que los vasos sanguíneos que alimentan la lesión en la base se destruyan o puede recurrir. En algunos casos, se puede usar un láser de colorante pulsado para tratar lesiones pequeñas, especialmente en niños.

Los granulomas piógenos también pueden volver a crecer después de ser removidos. Los granulomas piógenos vuelven a crecer en la mitad de los casos, especialmente en adultos jóvenes que los tienen en la zona superior de la espalda. En casos raros, pueden aparecer varias lesiones en el área donde se extirpó el granuloma piógeno. Si el granuloma no se elimina por completo, las partes restantes se pueden propagar a los vasos sanguíneos en la misma área.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.