Infecciones fúngicas del sistema nervioso

Hay algo espeluznante sobre los hongos. Tal vez sea porque los hongos son tan diferentes a las formas de vida más familiares, como las plantas o los animales. O tal vez es la asociación entre un hongo y cosas que están muertas o muriendo. Si bien ninguna infección es bienvenida, algo acerca de las infecciones por hongos parece especialmente desagradable. Este es particularmente el caso cuando el hongo invade algo tan preciado y privado como nuestro cerebro.

Las infecciones por hongos del sistema nervioso central no son particularmente comunes, pero cuando ocurren tales infecciones, los resultados pueden ser devastadores. Lo que sigue es una galería de infestación de infecciones por hongos familiares en neurología, pero desafortunadamente, la lista completa de todos los posibles invasores sería considerablemente más larga.

Aspergilo

Las especies de Aspergillus son muy comunes en la naturaleza. A pesar de la exposición frecuente, la infección humana con Aspergillus es relativamente poco frecuente, a menos que el sistema inmunológico haya sido suprimido. Los factores de riesgo para un sistema inmunitario suprimido incluyen diabetes, tratamiento con esteroides , trasplantes de órganos , cánceres, traumas, desnutrición y SIDA , entre otros.

El organismo ingresa al cuerpo luego de ser inhalado a los pulmones, donde ingresa al torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, el Aspergillus puede infectar muchos órganos diferentes, incluido el cerebro. El aspergilo que invade el cerebro puede causar convulsiones o déficits focales, como adormecimiento o debilidad. También puede causar meningitis . Los síntomas de la meningitis incluyen dolor de cabeza, fiebre y cuello rígido.

En una IRM, una infección por Aspergillus causa un absceso que parece una bola de cañón en el cerebro. El tratamiento es con un agente antifúngico como voriconazol o anfotericina. Incluso con tratamiento, la mortalidad de esta infección es relativamente alta.

Candida albicans

Casi todos ya están abrigando candida en el cuerpo; Es parte de la flora normal de los tractos gastrointestinal y genitourinario. A veces ocurre un evento que hace que la candida supere sus límites normales, lo que generalmente causa infecciones por hongos en las mujeres. Candida también es conocida por causar la candidiasis , una capa blanquecina de la boca y la garganta.

En pacientes inmunocomprometidos, las especies de Candida pueden ingresar a la sangre y diseminarse a varias áreas del cuerpo. La cándida puede causar meningitis, con mayor frecuencia en neonatos prematuros, o como una complicación quirúrgica. El diagnóstico se realiza mediante la recolección de una gran cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR) para crecer en un cultivo de laboratorio.

Coccidioides Immitis

Coccidioides se encuentra en los desiertos del suroeste de los Estados Unidos y América Central y del Sur. La infección con coccidiosis puede causar numerosos problemas, que van desde la fiebre del valle generalmente benigna hasta la meningitis mortal. 

Si no se trata, aproximadamente el 95 por ciento de los pacientes con meningitis coccidial morirán dentro de dos años, según los  Institutos Nacionales de la Salud , pero mientras que aproximadamente 150,000 infecciones por Coccidioides ocurren cada año, menos de 100 de ellas involucran meningitis. Puede tomar meses desde la infección inicial para que la meningitis se vuelva obvia. Los síntomas incluyen un dolor de cabeza severo , así como otros síntomas que pueden no estar presentes hasta el final de la enfermedad.

El diagnóstico de la meningitis por coccidia se realiza mejor mediante el examen del LCR, obtenido mediante punción lumbar . Los anticuerpos para el organismo se pueden probar para usar ese CSF. En raras ocasiones, una biopsia de los tejidos que rodean el cerebro (meninges) puede ser necesaria para un diagnóstico preciso .

El tratamiento preferido para las infecciones por coccidiosis es fluconazol oral. Algunos médicos agregarán anfotericina B. Si hay hidrocefalia, también puede ser necesaria una derivación . Puede tomar semanas antes de que haya alguna mejora obvia.

Cryptococcus Neoformans

El criptococo ingresa al cuerpo a través de los pulmones después de que alguien respira una espora de hongos. Desde allí, el hongo entra en el torrente sanguíneo y se propaga a través del cuerpo, especialmente al cerebro. Este es especialmente el caso de las personas cuyos sistemas inmunitarios están suprimidos, aunque en ocasiones las personas sanas también están infectadas por Cryptococcus.

El criptococo generalmente causa una meningoencefalitis aséptica (inflamación del cerebro y los tejidos circundantes), con dolor de cabeza, fiebre y, a menudo, rigidez en el cuello y vómitos. El componente de encefalitis causa cambios de memoria asociados y otros déficits cognitivos.

La meningitis criptocócica se puede diagnosticar mediante la realización de pruebas apropiadas en el líquido cefalorraquídeo recolectado por una punción lumbar . Si se mide la presión del LCR, puede ser muy alta en estas infecciones. Una IRM con frecuencia no muestra cambios, aunque a veces puede haber una masa. También se puede hacer un análisis de sangre en pacientes para detectar un antígeno criptocócico que puede ser útil para hacer este diagnóstico.

Histoplasmosis

La histoplasmosis es un hongo que se puede encontrar en personas normales y sanas, pero también puede ocasionar enfermedades graves. En los Estados Unidos, se encuentra generalmente en los valles de los ríos Ohio y Mississippi en los estados del medio oeste.

La mayoría de las veces, el hongo solo causa problemas en personas cuyo sistema inmunológico está comprometido por enfermedades como el SIDA o ciertos medicamentos. El histoplasma puede causar fiebre, pérdida de peso y fatiga.

Si bien la histoplasmosis puede causar problemas en todo el cuerpo, especialmente en los pulmones, cuando ataca el sistema nervioso central, puede detectarse buscando antígenos en el líquido cefalorraquídeo. El organismo no parece crecer fácilmente en un laboratorio. La mitad de las veces, los cultivos de LCR no hacen crecer el organismo, incluso si hay una infección. A veces, la biopsia cerebral o meníngea es la única forma de realizar el diagnóstico.

Histoplasmosis that enters the central nervous system can be very difficult to treat. About 60 to 80 percent of patients respond to treatment initially, according to the National Institutes of Health, but about half of these may relapse in later years. In the case of relapse, some patients may require long-term—or even life-long—anti-fungal treatment.

Amphotericin B is the recommended treatment for those patients sick enough to be hospitalized. Those who are less severely ill may be better treated with itraconazole.

Mucormycosis

Mucormycosis is one of the most feared neurological infections. When this fungus invades the brain or important blood vessels around the brain, the mortality rate is very high. Only a few patients have ever been cured under these conditions.

The fungi that cause these infections are actually commonly found in nature and all humans are regularly exposed. Like many fungal infections, almost all human cases of invasion occur when the patient is immunocompromised.

A mucormycosis infection of the brain usually starts in the nasal sinuses, where the disease initially mimics a sinusitis with a headache, congestion, and fever. The fungus kills invaded tissues quickly and can spread from the sinuses directly into the eyes and brain. Rarely, the fungus can reach the brain through other routes, such as after being injected into the bloodstream with intravenous drugs.

As soon as the diagnosis of mucormycosis is made, a surgeon is required in order to cut away all dead tissue. This surgery can be disfiguring, as the nasal cartilage, the orbit of the eye, and the palate may all have to be removed. Early initiation of a strong anti-fungal agent such as amphotericin is also critical. Even with aggressive treatment, survival of such invasive cerebral mucormycosis is rare.

As you’ve noticed, most cases of neurological fungal infections occur in people whose immune systems aren’t working properly. While a fungus can attack healthy people, such infections are relatively rare. That said, these infections can be very serious, or even lethal, and need to be recognized and treated as soon as possible.