Lo que debe saber sobre la iritis traumática

La iritis traumática es una afección inflamatoria que afecta el iris del ojo, la parte coloreada del ojo que controla la cantidad de luz que ingresa. El iris puede inflamarse después de que se produzca un traumatismo en el ojo, una afección denominada iritis traumática o uveítis traumática. (Puede tener iritis sin traumatismo, pero generalmente, aunque no siempre, existe otra enfermedad secundaria que hace que la afección inflamatoria aparezca en el ojo).

¿Qué es la iritis traumática?

Cuando una persona experimenta un trauma en el ojo, generalmente por una fuerza contundente, el iris puede sacudirse o traumatizarse. En algunos casos, el iris puede rasgarse, cortarse o magullarse, causando que funcione de manera anormal. El trabajo principal del iris es controlar la cantidad de luz que entra en el ojo: se dilata y se contrae, haciéndose cada vez más grande, como el diafragma de una cámara. Cuando el iris se lesiona, se inflama, y ​​cuando el interior del ojo se inflama, el cuerpo precipita los glóbulos blancos hacia el área para reparar el problema y acelerar la curación.

Si bien este proceso suena como algo bueno, las células inflamadas lo hacen muy pegajoso dentro del ojo, a veces causando que parte del iris u otras partes del ojo se peguen entre sí, causando un daño mayor. Además, el líquido en la parte frontal del ojo, el humor acuoso, se puede llenar con células inflamatorias y algunas veces pigmento o sangre del trauma, lo que hace que se espese.

Es posible que el líquido espesado no se filtre del ojo lo suficientemente rápido, lo que hace que la presión del ojo aumente a niveles peligrosos. Por el contrario, a veces el cuerpo ciliar también está traumatizado, lo que reduce la presión ocular. Aunque esto generalmente no reduce la presión ocular a niveles peligrosos, es algo a lo que los doctores de los ojos prestan mucha atención.

Los síntomas

La iritis traumática puede acorralarse, a menudo no produce síntomas durante 2 o 3 días después de recibir un traumatismo en el ojo. Los síntomas de la iritis traumática pueden incluir cualquiera o todos los siguientes:

  • dolor de ojos o dolor
  • Sensibilidad y dolor al exponerse a la luz.
  • visión borrosa
  • lagrimeo
  • rojez

Diagnóstico

Además de realizar un historial médico cuidadoso, su oftalmólogo examinará sus ojos a fondo. Se medirá su agudeza visual y se evaluarán sus pupilas. A veces, incluso antes de que se desarrollen los síntomas, el tamaño de la pupila puede ser desigual entre los ojos. Su oculista también medirá la presión dentro de su ojo y lo examinará con un microscopio especial de alta potencia, conocido como biomicroscopio con lámpara de hendidura. Usando una lámpara de hendidura, los médicos pueden visualizar la parte frontal del ojo, observando cuidadosamente el trauma.

Un signo que buscará específicamente su médico ocular es el de las células inflamatorias que flotan en el líquido de la parte frontal del ojo. Normalmente, estas células están ausentes. Su oculista también dilata sus pupilas para ver el nervio óptico, los vasos sanguíneos y la retina. El traumatismo en el ojo aumenta el riesgo de desarrollar desgarros o desprendimientos de la retina, e incluso una enfermedad del nervio óptico de la fuerza contusiva contundente al ojo.

Tratamiento

Después de descartar cualquier traumatismo grave en el ojo, su médico comenzará a tratar la iritis. Debido a que las personas a menudo tienen dolor significativo con esta condición, se administra una gota ciclopléjicaque dilata la pupila y paraliza temporalmente el cuerpo ciliar. Esto evita el espasmo que se produce en el cuerpo ciliar, que suele ser la causa del dolor. Esta gota para los ojos también evita que las cosas se peguen y se unan, causando daños adicionales.

Para controlar la respuesta inflamatoria, se prescriben gotas esteroides para los ojos. Las gotas de esteroides para los ojos a veces se usan con mucha frecuencia al principio y luego se reducen a unas pocas gotas por día a medida que el ojo sana. También se le puede recomendar que limite los productos de tipo aspirina, ya que a veces puede haber un hifema traumático. Un hifema traumático es un sangrado en la parte frontal del ojo que puede engrosarse y causar más complicaciones.