Cómo caminar puede ayudar a aliviar los síntomas de la EPOC

Caminar es una forma segura y efectiva de ejercicio para casi todas las personas, incluidas las personas que viven con enfermedad pulmonar obstructiva crónica ( EPOC ). Esta actividad de bajo impacto (lo que significa que es fácil para las articulaciones) puede mejorar la capacidad del cuerpo para usar oxígeno, aumentar la resistencia, fortalecer los músculos y mejorar la sensación general de bienestar.

Una rutina regular para caminar también puede facilitar que una persona con EPOC sea más autosuficiente y más capaz de tolerar el ejercicio . Y eso es solo para empezar. Hay muchos otros beneficios de caminar para una persona con EPOC, cualquiera de los cuales podría ser suficiente para que se ponga las zapatillas y salga por la puerta.

Control de peso

Si tiene sobrepeso y tiene EPOC, las libras adicionales que está cargando pueden dificultarle la respiración y mucho menos el ejercicio. Caminar a un ritmo moderado durante 30 a 60 minutos quema la grasa almacenada y puede desarrollar músculo para acelerar su metabolismo. Reduzca el consumo de calorías y podrá comenzar a eliminar esos kilos de más y respirar más fácilmente durante la actividad y el descanso.

Además, perder peso puede reducir su riesgo de una serie de posibles problemas de salud, como diabetes tipo 2 , enfermedad cardíaca , ataque cardíaco , accidente cerebrovascular , cáncer, apnea del sueño y osteoartritis .

Presión sanguínea baja

La presión arterial alta, o la hipertensión, a menudo va de la mano con la EPOC.

De acuerdo con la American Heart Association (AHA), caminar puede hacer mucho para que los niveles de presión arterial bajen a la normalidad . De hecho, caminar es tan efectivo como correr para bajar la presión arterial. Para obtener este beneficio, la AHA aconseja caminar durante un promedio de 40 minutos a un ritmo moderado a vigoroso solo tres o cuatro días a la semana.

This may even be enough to control blood pressure without the need for medication.

Reduce Stress and Anxiety

Living with COPD can be highly stressful. What’s more, as the COPD Foundation points out, stress can make COPD symptoms worse: The harder it is to breathe, the more anxious you might feel and vice-versa. It can be a difficult cycle to break out of.

When we’re stressed out for any reason, our bodies release certain chemicals, epinephrine, norepinephrine, and cortisol, into our blood. This is normal, part of our natural “fight or flight” response. But when these chemicals build up, we’re at risk of long-term health problems such as high blood pressure.

Walking can reduce stress by helping to metabolize stress chemicals and also by bringing about the release of endorphins, brain chemicals that lower pain and lead to an overall feeling of well-being.​

Improve Cardio-Respiratory Fitness

Cardio-respiratory fitness refers to the ability to do any sort of aerobic or rhythmic activity over a prolonged period of time. Aerobic activity such as walking (as well as jogging, swimming, and cycling) can help improve cardio-respiratory fitness by strengthening large muscle groups in the body. Although exercise does not directly improve lung function, it can help strengthen your muscles which will help build your endurance level.

Relieve Depression

COPD can make it tough to accomplish even the simplest task, so it’s not surprising that many people who deal with this condition become depressed. 

La actividad física es un excelente antídoto para la depresión, gracias a la liberación de endorfinas, sustancias químicas del cerebro que tienen un efecto calmante en el cuerpo.

A pesar de que los efectos de sentirse bien con la liberación de endorfinas a veces se denominan “alta del corredor”, se puede lograr con una actividad menos vigorosa, como caminar a paso ligero. Lo que es más, volverse más fuerte y estar en mejor forma física también puede aumentar la autoestima, lo que a su vez puede ayudar a combatir la depresión.

Mejorar la salud del cerebro

Ha habido una buena cantidad de investigaciones que muestran que la EPOC puede afectar el cerebro de diversas maneras, como causar cambios en el estado de ánimo y problemas cognitivos. De acuerdo con un estudio de 2008 publicado en el International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease, una teoría por la que esto sucede es que en las personas con COPD, menos oxígeno llega al cerebro y, finalmente, altera la neuroquímica y la estructura del cerebro .

Del mismo modo, hay un creciente cuerpo de investigación que vincula el ejercicio con la mejora de la salud cerebral. Al menos un estudio, publicado en 2017 en la revista BMC Public Health , encontró que la actividad regular puede tener un efecto tan profundo y positivo en el cerebro que puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer.

Ayudarte a dejar el hábito

Si era fumador en el momento en que le diagnosticaron EPOC y desde entonces ha estado luchando por dejar de fumar, caminar puede ponerlo en el camino para finalmente dejar el hábito. Incluso los episodios cortos de actividad aeróbica pueden reducir la necesidad de encenderse. Además, según  smokefree.gov , “los síntomas de abstinencia y los antojos de cigarrillos disminuyen durante el ejercicio y hasta 50 minutos después del ejercicio”. (Smokefree.gov es un sitio web respaldado por el Instituto Nacional del Cáncer para brindar “información gratuita, precisa, basada en evidencia y asistencia profesional para ayudar a satisfacer las necesidades inmediatas ya largo plazo de las personas que intentan dejar de fumar”).

La actividad regular también puede ayudarlo a evitar un efecto secundario común de dejar de fumar: el aumento de peso. Por lo tanto, si ha dejado de abandonar el hábito por miedo a aumentar de peso que podría dificultar aún más la respiración, tenga en cuenta que al caminar puede hacer frente a dos problemas de salud a la vez.

En tu marca, ponte listo, camina

La clave para una rutina de caminata exitosa es comenzar lentamente. Primero consulte con su médico. Si te da luz verde para comenzar a hacer ejercicio, no intentes caminar más, más rápido o más de lo que puedas manejar. Aunque su primer objetivo es caminar durante al menos 20 a 30 minutos, cuatro o cinco días a la semana, no se preocupe si eso es demasiado. Comience caminando cinco minutos, cuatro o cinco veces al día. Eso podría significar simplemente pasear de un extremo de su calle al otro.

Si tiene dificultad para respirar, deténgase y descanse un momento antes de continuar. Y trate de no desanimarse si esto sucede: mientras persista, agregando un minuto o dos aquí o allá, eventualmente encontrará que una caminata de media hora es, bueno, una caminata en el parque.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.