Los beneficios para la salud de boro

El boro es un mineral que se encuentra en alimentos como los frutos secos y en el medio ambiente. El boro a veces también se toma en forma de suplemento para mejorar el rendimiento deportivo y mejorar el pensamiento o la coordinación. Algunas mujeres usan boro para tratar infecciones por hongos. No todos estos usos están respaldados por evidencia científica.

Beneficios de la salud

La investigación sugiere que el boro está involucrado en el metabolismo de la vitamina D y el estrógeno y puede influir en la función cognitiva. En medicina alternativa, a veces se dice que los suplementos de boro ayudan con la densidad mineral ósea y previenen y / o tratan los siguientes problemas de salud:

  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Síntomas menopáusicos
  • Osteoartritis
  • Osteoporosis
  • Artritis Reumatoide
  • Psoriasis

Además, los suplementos de boro pretenden aumentar el rendimiento deportivo al elevar los niveles de testosterona y reducir la inflamación.

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), todavía no hay evidencia científica suficiente para respaldar la mayoría de las afirmaciones sobre los beneficios para la salud de tomar suplementos de boro.

El boro para las infecciones por levaduras

Uno de los usos más populares del boro es para el tratamiento de infecciones vaginales por levaduras. Algunas mujeres usan cápsulas de ácido bórico dentro de la vagina porque creen que el boro puede hacer que la vagina sea más ácida.

El ácido bórico es una forma de boro. A veces se dice que ayuda con las infecciones vaginales recurrentes de  levadura  cuando se utiliza como un supositorio vaginal. El ácido bórico nunca debe ser ingerido.

En una revisión de investigación de 2003 de  Obstetrical & Gynecological Survey , por ejemplo, los investigadores analizaron varios estudios sobre el uso de diversos tipos de medicina complementaria y alternativa en el tratamiento de infecciones por levaduras. Encontraron que el ácido bórico parece ser beneficioso para las mujeres con infecciones por levaduras recurrentes que son resistentes a las terapias convencionales, pero advierte que el ácido bórico puede causar quemaduras vaginales y otros efectos secundarios en algunos casos.

En una revisión de investigación más reciente publicada en el Journal of Women’s Health en 2011, los investigadores concluyeron que “el ácido bórico es una opción económica, segura y alternativa” para las mujeres con infecciones recurrentes de levadura. Sin embargo, el ácido bórico se puede absorber a través de la piel y no se ha establecido una dosis segura.

Entonces, aunque ha habido algunas investigaciones que relacionan el uso de suplementos de boro para tratar la candidiasis (infecciones por hongos), gran parte de la investigación está fechada y la calidad de la investigación ha sido cuestionada, por lo que este beneficio no se puede confirmar.

Posibles efectos secundarios

El consumo de boro en exceso puede causar náuseas, vómitos, indigestión, dolor de cabeza y diarrea. En dosis más altas, se han informado casos de enrojecimiento de la piel, convulsiones, temblores, colapso vascular e incluso envenenamientos fatales de 5 a 6 gramos en bebés y de 15 a 20 gramos en adultos. 

Los NIH advierten que los suplementos de boro (o el alto consumo de boro en la dieta) pueden ser perjudiciales para las personas con afecciones sensibles a las hormonas, como el cáncer de mama, la endometriosis y los fibromas uterinos . La preocupación es que el boro puede aumentar los niveles de hormonas como el estrógeno y la testosterona en ciertos individuos.

Además, el boro se elimina principalmente a través de los riñones, por lo que las personas con enfermedades renales o problemas con la función renal deben evitarlo.

Las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los niños nunca deben tomar boro ni usar ácido bórico en ninguna forma, incluidos supositorios, polvo de ácido bórico tópico o una solución de bórax para limpiar los chupetes para bebés. 

Si está considerando el uso de boro, asegúrese de consultar primero a su proveedor de atención médica. Es importante tener en cuenta que el autotratamiento de una afección y evitar o retrasar la atención estándar puede tener consecuencias graves.

Dosificación y preparación

El boro se encuentra en muchos alimentos, como el aguacate, las manzanas rojas, los cacahuetes, las pasas, las ciruelas pasas, las pacanas, las papas y los duraznos. No existe una cantidad diaria recomendada (RDA) para el boro, ya que no se ha identificado su función esencial en el cuerpo. El nivel de ingesta superior tolerable (UL) para boro (definido como la dosis máxima a la cual no se esperan efectos nocivos) es de 20 mg por día para adultos y mujeres embarazadas o lactantes mayores de 19 años.

Aunque existe evidencia de que el uso vaginal de supositorios de ácido bórico tiene potencial en el tratamiento de las infecciones vaginales por levaduras, dada la falta de apoyo científico, la ubicuidad del boro en los alimentos y el agua, y los problemas de seguridad con una ingesta excesiva, un suplemento oral de boro es probablemente uno para saltar. Si está considerando usar boro en cualquier forma, asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica primero para evaluar los pros y los contras. 

Qué buscar

Los suplementos de boro, disponibles para la compra en línea, se venden en muchas tiendas de alimentos naturales y en tiendas especializadas en suplementos dietéticos.

Tenga en cuenta que si elige comprar un suplemento como el boro, el NIH le recomienda que examine la etiqueta de Datos del Suplemento en el producto que compra. Esta etiqueta contendrá información importante que incluye la cantidad de ingredientes activos por porción y otros ingredientes agregados (como rellenos, aglutinantes y saborizantes).

Además, la organización sugiere que busque un producto que contenga un sello de 
aprobación de una organización externa que proporcione pruebas de calidad. Estas 
organizaciones incluyen a US Pharmacopeia, ConsumerLab.com y NSF 
International. Un sello de aprobación de una de estas organizaciones no 
garantiza la seguridad o la eficacia del producto, pero sí garantiza 
que el producto se fabricó correctamente, contiene los ingredientes que figuran en 
la etiqueta y no contiene niveles nocivos de contaminantes.