Objetivos de la terapia física para pacientes con artritis

Muchos pacientes consideran que la terapia física es una parte esencial del tratamiento de la artritis. La fisioterapia puede ayudar a los pacientes a lidiar con el dolor y la discapacidad causados ​​por la artritis. Debido a que no hay cura para la artritis, el enfoque del tratamiento es el manejo de la enfermedad.

El médico y el fisioterapeuta de un paciente trabajan juntos para definir los objetivos de la terapia física. La opinión del paciente también es necesaria para establecer sus prioridades; en otras palabras, lo que el paciente siente que debería poder hacer. Juntos, el fisioterapeuta y el paciente trabajan para lograr lo que se puede alcanzar de manera realista.

La condición de las articulaciones del paciente (incluida la fuerza, la flexibilidad y la deformidad), así como la fuerza muscular y la resistencia física, deben considerarse cuando se desarrolla un plan de tratamiento para la terapia física. Al establecer objetivos y trabajar duro en la terapia física, los pacientes generalmente pueden mejorar la función física (mejorar su capacidad para realizar las actividades de la vida diaria ).

El ejercicio es beneficioso para los pacientes con artritis

Un plan de ejercicios adecuado puede reducir el dolor y la rigidez de lasarticulaciones al tiempo que mejora la fuerza muscular, la flexibilidad de las articulaciones, el equilibrio, la coordinación y la resistencia. ¿Qué es el ejercicio adecuado? Es apropiado un programa de ejercicios que tenga en cuenta las limitaciones físicas y los planes para la mejora gradual. Un fisioterapeuta puede evaluar a cada paciente individualmente y enseñarle cómo realizar ejercicios de rango de movimiento , ejercicios de fortalecimiento y ejercicios aeróbicos.

Técnicas de protección de articulaciones aliviar los síntomas de la artritis

La protección de las articulaciones es importante para mejorar la movilidad de las articulaciones y disminuir el riesgo de deformidad de las articulaciones. Es importante evitar el estrés innecesario y la tensión en las articulaciones. Para reducir el estrés en las articulaciones, los pacientes deben tratar de mantener o mejorar la fuerza muscular. Los pacientes deben estar conscientes de la posición del cuerpo cuando se mueven. También es importante no exagerar las actividades, moverse antes de volverse demasiado rígidos, y usar dispositivos de asistencia y equipos de adaptación. El paciente puede hacer mucho para proteger sus articulaciones, la mayoría de las cuales es de sentido común.

La mecánica adecuada del cuerpo es importante

La mecánica corporal se refiere a cómo se mueve una persona. La correcta posición del cuerpo ayuda a reducir el dolor articular y muscular, el estrés y la tensión en las articulaciones, y el riesgo de lesiones. Todos deben ser conscientes de sus movimientos mientras caminan, se sientan, se ponen de pie, levantan, alcanzan e incluso duermen. Una buena postura y una correcta alineación son esenciales. Un fisioterapeuta puede ayudar a mejorar la conciencia de la mecánica corporal adecuada.

El calor o el hielo pueden disminuir el dolor y la inflamación

El calor o el hielo pueden calmar y aliviar las molestias asociadas con el dolor articular o muscular. Los pacientes a menudo preguntan qué es mejor: calor o hielo. En su mayor parte, depende del tipo de artritis así como de qué articulaciones o músculos son sintomáticos (dolorosos, inflamados o inflamados). Algunos pacientes prefieren el calor al hielo o viceversa. Un fisioterapeuta puede ayudar a los pacientes individuales a descubrir cuál es más efectivo.

Los dispositivos de asistencia hacen que las tareas diarias sean menos desafiantes

La artritis causa dolor articular, debilidad muscular, rango de movimiento limitado y deformidad articular en algunos casos. Con el movimiento restringido y el dolor al moverse, las tareas simples se hacen más difíciles. Hay muchos dispositivos de asistencia que han sido diseñados especialmente para compensar el rango de movimiento perdido y para mejorar la protección de las articulaciones. Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales ayudan a los pacientes a identificar las actividades más difíciles y ayudan a encontrar soluciones. Los dispositivos de asistencia están disponibles para ayudar con casi todas las actividades de la vida diaria.

Conservar la energía es clave para el manejo del dolor

Exagerar las actividades puede hacer que un paciente se sienta “gastado”. Dolor, rigidez, fatiga: todo aumenta cuando la actividad no se equilibra con el descanso. Un paciente debe ser consciente de lo que es “demasiado” y aprender a detenerse antes de llegar a ese punto. El dolor es una señal de que algo está mal. Un fisioterapeuta puede ayudar a un paciente a definir sus limitaciones y hacer un seguimiento consciente de sus actividades.