Síntomas y tratamiento de la policitemia secundaria

Similar a la policitemia primaria vera , la policitemia secundaria es un trastorno que causa una sobreproducción de glóbulos rojos. Cuando se producen demasiados glóbulos rojos, la sangre se vuelve espesa, lo que dificulta su paso a través de los vasos sanguíneos más pequeños.

La diferencia entre los dos tiene que ver con lo que se asocia con el trastorno. La policitemia secundaria está asociada con un proceso de enfermedad subyacente (como la EPOC), pero la policitemia primaria no lo está .

Causas

Debido a que la policitemia secundaria está asociada con un proceso de enfermedad subyacente, los factores que afectan los glóbulos rojos generalmente son una causa. El trabajo de un glóbulo rojo es suministrar oxígeno a los tejidos del cuerpo. Fumar, por ejemplo, interfiere con este proceso, por lo que es una causa común de policitemia secundaria. Otros incluyen:

  • Exposición crónica al monóxido de carbono
  • Enfermedad cardíaca o pulmonar crónica (como la EPOC)
  • Alta altitud
  • Quistes de los riñones
  • Tumores cerebrales, hepáticos o uterinos.

Los síntomas

Los síntomas de la policitemia incluyen los siguientes:

  • Debilidad
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Aturdimiento
  • Falta de aliento
  • Alteraciones visuales
  • Pruritis (picazón)
  • Dolor en el pecho o en los músculos de las piernas.
  • Tez rubicunda
  • Confusión
  • Zumbidos en los oídos (tinnitus)
  • Ardor de las manos o los pies.

Diagnóstico

La medición de los niveles de oxígeno en la sangre con un análisis de sangre conocido como gases de sangre arterial (ABG) puede ayudar a los médicos a formular un diagnóstico de policitemia secundaria. Otros análisis de sangre incluyen la medición de eritropoyetina y los niveles de masa de glóbulos rojos.

Las pruebas de diagnóstico adicionales pueden incluir:

  • Radiografía de pecho
  • Electrocardiograma (EKG)
  • Estudios de imagen para determinar el agrandamiento del bazo o el hígado.

Tratamiento

El tratamiento para la policitemia secundaria debe controlar o eliminar la condición subyacente. El alivio de los síntomas puede incluir medicamentos como los antihistamínicos para aliviar la picazón, o la aspirina para aliviar el dolor y las quemaduras asociadas con el trastorno.

Debido a que el tratamiento de la afección subyacente lleva su tiempo, a veces los médicos usan flebotomía (sangrado) en un intento por reducir la cantidad de glóbulos rojos en la sangre. Tanto como una pinta puede retirarse en una configuración, siempre y cuando el paciente pueda tolerarla.

Pronóstico

Si ya está lidiando con una afección que puede causar una policitemia secundaria, como la EPOC o un tumor, es comprensible que el hecho de tener un segundo diagnóstico para hacer frente sea frustrante. Quieres sentirte mejor, no peor.

Recuerde que la policitemia secundaria es causada por una afección subyacente, la mayoría de las cuales son bien conocidas y tienen múltiples opciones de tratamiento disponibles. Una vez que se corrige la causa subyacente, los síntomas de la policitemia secundaria generalmente desaparecen. Su proveedor de atención médica lo guiará por el mejor camino para resolver ambos problemas.