La presión arterial después de la menopausia

Durante muchos años, el pensamiento médico y científico establecido afirmaba que las mujeres tenían un riesgo universalmente menor de padecer enfermedades como la hipertensión arterial y el ataque cardíaco. Estas enfermedades, junto con la arteriopatía coronaria y varias formas de cardiopatía, se consideraron en su mayor parte problemas masculinos. Sin embargo, una nueva investigación ha aclarado varios de los vínculos entre el género y la enfermedad cardíaca, especialmente la presión arterial alta.

Los efectos protectores del estrógeno

Durante la vida reproductiva de una mujer (el lapso de tiempo desde la primera menstruación hasta la menopausia), tiene un riesgo general más bajo de desarrollar presión arterial alta debido a los efectos protectores del estrógeno. El estrógeno actúa a través de muchos mecanismos diferentes para ayudar a mantener los vasos sanguíneos flexibles y para modular otras actividades hormonales que pueden contribuir al desarrollo de la presión arterial alta. Como las mujeres en edad reproductiva tienen niveles generalmente altos de estrógeno, gozan de un nivel bastante amplio de protección contra la presión arterial alta.

Estrógeno Durante La Menopausia

Los ovarios son la principal fuente de estrógeno protector en mujeres en edad reproductiva. Durante la menopausia, un perfil hormonal cambiante en el cuerpo provoca cambios importantes en los niveles de estrógeno presentes en el cuerpo femenino. En general, este cambio es principalmente una gran caída en la cantidad promedio de estrógeno circulante. La caída del nivel de estrógeno es la causa principal de síntomas familiares de menopausia como sofocos, cambios de humor y cambios en el apetito.

La caída de estrógenos y la presión arterial

A medida que los niveles de estrógeno disminuyen, el riesgo de una mujer de desarrollar presión arterial alta aumenta dramáticamente. Debido a la interacción de otras hormonas, como la progestina, y el efecto que tiene el estrógeno en otros factores de riesgo importantes, las mujeres posmenopáusicas tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta que los hombres.

Mantenerse saludable

Si bien siempre es importante que las mujeres sigan buenas prácticas de salud, esta importancia aumenta después de la menopausia. Dado que la disminución del estrógeno afecta muchos aspectos diferentes de la salud del corazón, es fundamental prestar atención a

Al controlar estos factores, las mujeres pueden disfrutar de muchos años saludables después de la menopausia.