Terapia física después de la cirugía de LCA

El ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla es uno de los cuatro ligamentos que mantienen unidos los tres huesos de la articulación. Las lesiones de la ACL a menudo requieren  cirugía  seguida de terapia física para aliviar el dolor y la hinchazón, restablecer el  rango de movimiento (ROM) y la fuerza, y mejorar la  movilidad .

La fisioterapia para la articulación de la rodilla se divide en cuatro fases. Al seguir este protocolo, o uno similar, debe poder caminar después de la cirugía de LCA al final de la tercera semana después de su operación. Por supuesto, todos se curan y responden al tratamiento a diferentes ritmos. Si planea someterse a una cirugía de rodilla, a continuación le ofrecemos una idea general de qué esperar cuando inicie la terapia física después.

Fase 1: Ayudar a la rodilla a sanar

Los objetivos principales de la Fase 1 son proteger la rodilla para que sane adecuadamente, comenzar a restaurar el rango de movimiento de la articulación y restaurar el uso normal del  cuadriceps (músculos del muslo) . Es probable que necesite muletas durante esta etapa, y también use una rodillera de cuerpo entero, aunque no todos los cirujanos ponen a los pacientes con LCA, ya que existe evidencia de que esto no es necesario para una recuperación exitosa.

Semana 1

En el período postoperatorio inicial, se centrará en  aprender a caminar con las muletas  en superficies niveladas y subir y bajar escaleras. Su fisioterapeuta puede usar hielo para ayudar a controlar la hinchazón (y le indica que haga lo mismo varias veces al día en casa). También puede usar la estimulación eléctrica neuromuscular (NMES, por sus siglas en inglés) para ayudarlo a mejorar su capacidad para contraer sus quads y comenzar con ejercicios suaves para restablecer el rango de movimiento de la rodilla (desde completamente recto hasta 90 grados doblados).

Fase 2: tirar las muletas

La hinchazón debe estar bajo control y debe poder comunicarse fácilmente con sus cuadriceps. El objetivo de esta fase es dejar de usar las muletas y comenzar a caminar normalmente mientras se brinda protección a su rodilla en recuperación. Su terapeuta continuará congelando su rodilla y usará NMES.

Semana 2

Fortalecer sus caderas  será clave para permitirle pasar de usar dos muletas, usar una, y guardarlas por completo. Al mismo tiempo, harás ejercicios para mejorar el control de tus quads y para fortalecer los  músculos isquiotibialesen la parte posterior de la pierna. Puede comenzar a usar una tabla BAPS en posición sentada para mantener el equilibrio y la propiocepción.

Semana 3

Al final de esta semana, estarás caminando casi normalmente. Lo único que podría revelar el hecho de que se haya sometido a una cirugía puede ser una ligera flexión en la rodilla, que desaparecerá a medida que mejore su rango de movimiento. Sus ejercicios de cadera pueden llegar a ser más avanzados, y puede comenzar a usar pesas ligeras mientras hace elevaciones de piernas rectas. Pasarás a usar el tablero BAPS en la posición de pie.

Fase 3: Hacerse más fuerte

Durante esta fase de rehabilitación de ACL, el objetivo será hacer que su pierna sea aún más fuerte, de modo que al final haya progresado de caminar a trotar ligero.

Semanas 4 a 6

Entre los ejercicios que realizarás durante estas tres semanas se encuentran los ejercicios para mejorar el equilibrio; sentadillas y zancadas para fortalecer tus quads y glúteos (los músculos de tu parte posterior); más las elevaciones de pierna recta y los ejercicios avanzados de fortalecimiento de cadera que ya has estado haciendo. Al final de la semana 6, puede pasar a los ejercicios pliométricos suaves y saltar. Ya no necesitarás glaseado o NMES.

Semanas 7 y 8

Además de que continúe con los ejercicios que ha estado haciendo y quizás agregue resistencia a algunos de ellos, su fisioterapeuta puede probar la integridad de su ACL . Si ya no tiene dolor de rodilla y su rodilla está estable, al final de la semana ocho puede comenzar a trotar.

Fase 4: Casi de vuelta a lo normal

Durante esta fase, pasarás de correr a correr. Sin embargo, es importante no sobrepasar tus habilidades: aunque te sientas bien, es demasiado pronto para participar en deportes de alto nivel que implican mucho comenzar y parar o cortar.

Semanas 8 a 12

Continuará con su régimen de ejercicio regular. Después de tres o cuatro meses después de la cirugía de LCA, su fisioterapeuta puede pedirle que realice  una prueba de salto de pierna con una sola pierna  para ver si su rodilla está lo suficientemente estable para los atletas de alto nivel que requieren arranques y paradas repentinos o maniobras de corte. Si eres un atleta y él te da el visto bueno, deberías poder volver a practicar deportes.