Actividades de alto y bajo riesgo para la transmisión del VIH

Cuando se habla de riesgo de VIH, es importante establecer primero las cuatro condiciones que deben darse para que ocurra la transmisión del VIH:

  1. Debe haber fluidos corporales en los cuales el VIH pueda prosperar . Esto incluye el semen, la sangre, los fluidos vaginales o la leche materna. El VIH no puede prosperar al aire libre o en partes del cuerpo con alto contenido de ácido, como el estómago o la vejiga.
  2. Debe haber una ruta de transmisión por la cual se intercambian los fluidos corporales . Las rutas principales de transmisión incluyen ciertas actividades sexuales, agujas compartidas , exposición a la atención médica o transmisión de madre a hijo .
  3. Debe haber un medio para que el virus alcance las células vulnerables dentro del cuerpo . Esto puede ocurrir a través de una ruptura o penetración de la piel o a través de los tejidos mucosos del ano o la vagina. El VIH no puede penetrar en la piel intacta.
  4. Debe haber niveles suficientes de virus en los fluidos corporales . Esta es la razón por la cual la saliva, el sudor y las lágrimas son fuentes poco probables de VIH ya que la concentración del virus en estos líquidos se considera insuficiente. Se sabe que las enzimas neutralizantes en la saliva (llamadas inhibidores de la peptidasa leucocitaria secretora, o SLPI) disminuyen en gran medida la capacidad del VIH para prosperar.

Determinar si una actividad es de “alto riesgo” o “bajo riesgo” depende, por lo tanto, de la eficiencia con que una actividad satisfaga cada una de estas cuatro condiciones.

La transmisión del VIH puede ocurrir después de una sola infección

Asignar un porcentaje real al “riesgo” de una determinada actividad es un negocio complicado. Si bien las estadísticas pueden sugerir que solo existe una probabilidad de una en 200 (o 0.5 por ciento) de infectarse con tal actividad, eso no significa que no pueda infectarse después de una sola exposición.

En cambio, un riesgo de “por exposición” de 0.5 por ciento pretende indicar que un promedio de una infección ocurrirá en 200 personas que participan en una actividad en particular. No significa que tengas que hacer algo 200 veces para infectarte.

Es importante recordar que las estimaciones de riesgo se basan en dos factores y dos factores solos: que una persona tiene VIH y la otra no. Los cofactores adicionales, como las infecciones de transmisión sexualcoexistentes , la salud general y la carga viral de la persona infectada , pueden aumentar aún más el riesgo hasta que una actividad de bajo riesgo de repente sea considerablemente mayor.

Riesgo estimado de transmisión del VIH por exposición

Las estimaciones a continuación no deben considerarse definitivas, sino que sirven como un medio para comprender el riesgo relativo del VIH por tipo de exposición. Las cifras se basan en un metanálisis de varios estudios a gran escala que analizan específicamente el riesgo por exposición.

Exposición Tipo de exposición Riesgo por exposición
Anal Sexo anal receptivo con eyaculación. 1.43% (uno en 70)
Sexo anal receptivo sin eyaculación. 0.65% (uno en 154)
Sexo anal insertivo, no circuncidado. 0.62% (uno en 161)
Sexo anal insertivo, circuncidado 0.11% (uno en 909)
Vaginal Sexo vaginal, mujer a hombre (país de altos ingresos) 0.04% (uno en 2500)
Sexo vaginal, hombre a mujer (país de altos ingresos) 0.08% (uno en 1250)
Sexo vaginal, mujer a hombre (país de bajos ingresos) 0.38% (uno en 263)
Sexo vaginal, hombre a mujer (país de bajos ingresos) 0.3% (uno en 333)
Sexo vaginal, VIH asintomático. 0.07% (uno en 1428)
Vaginal sexo sexo, sintomático en etapa tardía VIH 0.55% (uno en 180)
Oral Oral-pene (fellatio), receptivo 0% a 0.04% (uno en 2500)
Oral-pene (fellatio), insertivo 0% a 0.005% (uno en 20000)
Oral-anal (anilingus), ya sea pareja despreciable
Oral-vaginal (cunnilingus), ya sea pareja despreciable
Percutanea Uso compartido de drogas inyectables, no desinfectadas. 0.67% (uno en 149)
Lesión laboral con pinchazo. 0.24% (uno en 417)
Aguja no ocupacional con jeringa desechada bajo a despreciable
Transfusión de sangre (US) 0.0000056% (uno en 1.8 millones)
El embarazo De madre a hijo, no hay terapia antirretroviral (ART) 25% (uno en cuatro)
Madre a hijo, TAR dos semanas antes del parto 0.8% (uno en 125)
Madre a hijo, en TAR con una carga viral indetectable 0.1% (uno en 1000)

Reduciendo su riesgo personal de VIH

El propósito de comprender el riesgo relativo es establecer los medios para reducir su riesgo personal de infección o el riesgo de transmitir el VIH a otras personas. A menudo, se necesita poco para mitigar el riesgo. Por ejemplo, el uso constante de condones se correlaciona con una disminución de 20 veces en el riesgo de VIH, mientras que la elección de la felación insertiva sobre los resultados de sexo anal insertivo en una disminución de 13 veces. Por el contrario, la presencia de una ETS o una úlcera genital aumenta el riesgo de contraer VIH en un 200 a 400 por ciento.

Podría decirse que el factor más importante para evaluar la probabilidad de transmisión del VIH es la carga viral de la persona infectada. Los datos actuales sugieren que una persona infectada por el VIH con una carga viral indetectable tiene un 96% menos de probabilidades de transmitir el VIH que una persona con un virus detectable.

La estrategia denominada tratamiento como prevención (TasP)  apoya firmemente el uso de la terapia antirretroviral para reducir la infectividad de una persona VIH-positiva. También refuerza la necesidad de pruebas tempranas para mitigar el riesgo en parejas de estado mixto (serodiscordantes).

Conocer su estado serológico y el de su pareja le permite tomar una decisión informada sobre cómo protegerse mejor, ya sea abstenerse de actividades de alto riesgo, usar condones o explorar la profilaxis previa a la exposición (PrEP) como un medio para reducir La susceptibilidad de la pareja VIH-negativa a la infección.