Lo que hay que saber sobre el neuroma acústico

También conocido como: neurinoma acústico, schwannoma vestibular, tumor auditivo

El neuroma acústico es un tumor benigno que afecta a los nervios que se extienden desde el oído interno hasta el cerebro. Los nervios normales y sanos están cubiertos por una capa de células llamadas células de Schwann que funcionan de la misma manera que funcionan los recubrimientos de goma o plástico en los cables eléctricos; Proporcionando aislamiento y soporte para los impulsos nerviosos. Cuando estas células comienzan a crecer y multiplicarse a un ritmo anormal, puede ocurrir un neuroma acústico.

Prevalencia de neuroma acústico

El neuroma acústico ocurre solo en aproximadamente 2 de cada 100,000 personas cuando no hay otros factores precipitantes. La razón no genética más común para desarrollar un neuroma acústico es un traumatismo auditivo y existe la creencia de que las dosis bajas de radiación para los procedimientos de cabeza y cuello a una edad temprana pueden aumentar su riesgo. Si bien ha habido rumores de que el uso de teléfonos celulares a largo plazo puede estar asociado con un neuroma acústico, las investigaciones no apoyan este rumor.

El neuroma acústico es más frecuente si tiene una neurofibromatosis tipo 2 (NF2). Si le diagnostican NF2, su riesgo aumenta a 2 de cada 10,000 personas. En cualquier caso, el neuroma acústico tiende a ocurrir entre los 50 y los 70 años de edad.

Síntomas del neuroma acústico

El neuroma acústico inhibe la función normal de los nervios responsables de la audición y el equilibrio . Los síntomas del neuroma acústico incluyen:

Si el tumor presiona contra el nervio facial, los síntomas también pueden incluir:

  • entumecimiento facial
  • debilidad facial
  • parálisis facial

Si bien el neuroma acústico es un tumor de crecimiento lento, si no se trata, puede llegar a ser tan grande que empuja las estructuras cerebrales vitales y puede llegar a ser mortal.

Diagnóstico

El diagnóstico de neuroma acústico puede ser difícil (especialmente si el tumor es pequeño) porque los síntomas coinciden con muchos otros trastornos del oído interno. Algunas de las pruebas más útiles utilizadas para diagnosticar esta condición son:

La RM es el método preferido de prueba, ya que puede ser útil para identificar tumores pequeños (2 mm de tamaño o más) cuando se usa con contraste de gadolinio. La TC se puede usar para ver tumores que miden más de 2 cm.

Tratamiento

El tratamiento generalmente implica la extirpación quirúrgica del tumor. Sin embargo, si el tumor es pequeño y asintomático, el paciente y el médico pueden optar por monitorizar el tumor. Este también es el caso si el paciente no es un buen candidato para la cirugía, como los pacientes ancianos que tienen antecedentes de enfermedad cardíaca y pulmonar. La escisión quirúrgica del tumor conlleva varios riesgos, incluido el riesgo de que se dañen los nervios que rodean el tumor. Esto es particularmente cierto si el tumor es muy grande. Otras opciones de tratamiento incluyen la radioterapia o la radiocirugía. Ambos tratamientos tienen como objetivo reducir el tamaño del tumor.

En un intento por reducir el riesgo de dañar los nervios alrededor del tumor, algunos cirujanos pueden optar por hacer una resección parcial del tumor para extirpar la mayoría, pero no todos, del tumor. Después de la cirugía, se puede realizar una radioterapia dirigida para destruir el resto del tumor.

Si no se trata el neuroma acústico, se pueden producir problemas permanentes de audición y equilibrio. Si el tumor es pequeño, es posible que su cirujano quiera demorar la extirpación quirúrgica del tumor y le realizará una MRI cada 6 a 12 meses. Retrasar el tratamiento demasiado tiempo, sin embargo, puede resultar en un daño irreversible. Tener una discusión abierta sobre el riesgo frente al beneficio de retrasar la cirugía con su cirujano está justificado antes de tomar cualquier decisión.