¿Qué es la leucemia promielocítica aguda (APL)?

Qué significa si tiene leucemia promielocítica aguda (APL) y cómo se trata?

Visión general

La leucemia promielocítica aguda (APL) es un subtipo de leucemia mielógena aguda (LMA) , un cáncer de la sangre. También puede escucharlo denominado M3 AML. En América del Norte, APL representa aproximadamente el 10% de todos los casos de AML. En Italia y áreas de América del Sur, la APL puede representar hasta el 65% de los casos. Ocurre igualmente en mujeres y hombres, y la edad media de inicio es de 40 años.

Si bien es similar en muchos aspectos a los otros subtipos, la APL es distintiva y tiene un régimen de tratamiento muy específico. Los resultados del tratamiento para la APL son muy buenos y se considera el tipo de leucemia más curable. Las tasas de curación son tan altas como el 90%.

Genética y leucemia promielocítica aguda (APL)

La anomalía genética o mutación que se ve con más frecuencia en el ADN de las células leucémicas es una translocación entre los cromosomas 15 y 17. Esto significa que una parte del cromosoma 15 se desprende y se intercambia con una parte del cromosoma 17. Esta mutación conduce La producción de una proteína que hace que el desarrollo de las células de la sangre se “atasque” en la etapa promielocítica cuando los glóbulos blancos son muy jóvenes e inmaduros.

¿Qué son los promielocitos?

Los promielocitos son células que se alinean en el desarrollo de este tipo de glóbulos blancos, los “bebés” son mieloblastos o blastos, y los adultos son los mielocitos conocidos como neutrófilos, eosinófilos, basófilos y monocitos. Las células de leucemia promielocítica pueden compararse con adolescentes humanos. Se parecen un poco a los adultos, pero no pueden conseguir trabajo, pagar las facturas, conducir un automóvil o realizar las funciones diarias de los humanos completamente maduros. Del mismo modo, las células sanguíneas promielocíticas están demasiado poco desarrolladas para desempeñar las funciones de los glóbulos blancos completamente maduros en el cuerpo.

Signos y síntomas

Los pacientes con APL exhiben muchos de los mismos síntomas que otros tipos de leucemia mielógena aguda (AML). La mayoría de los signos de la leucemia son el resultado de que las células cancerosas “desplazan” la médula ósea e interfieren con la producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas normales y saludables. Estos signos y síntomas incluyen:

  • Tener poca energía o sentirse cansado todo el tiempo.
  • Sentirse sin aliento al hacer actividades regulares
  • Piel pálida
  • Fiebres inexplicables
  • Aumento del tiempo de cicatrización de cortes y magulladuras.
  • Huesos o articulaciones doloridas
  • Dificultad para combatir las infecciones.

Además de estos signos de AML, los pacientes con APL también muestran otros síntomas característicos. A menudo lo harán:

  • Tiene problemas graves de sangrado, como moretones, hemorragias nasales, sangre en la orina o evacuaciones intestinales. Las niñas y mujeres con APL pueden notar períodos menstruales inusualmente intensos.
  • Al mismo tiempo, a menudo hay una coagulación anormal y excesiva de la sangre.

Los síntomas de la leucemia pueden ser muy vagos y también pueden ser signos de otras afecciones no cancerosas. Si le preocupa su salud o la salud de un ser querido, siempre es mejor buscar el consejo de un profesional médico.

Tratamiento

El tratamiento de la leucemia promielocítica aguda (APL) es muy diferente al de otros tipos de leucemia aguda, por lo que su identificación es crítica.

La mayoría de los pacientes con APL son tratados inicialmente con ácido retinoico todo trans (ATRA), una forma especializada de vitamina A. La terapia con ATRA es única porque en realidad obliga a que las células de leucemia promielocítica maduren, un poco como la forma en que los graduados universitarios obligan a los adolescentes en nuestro Comparación en el rol adulto (bueno, al menos a veces). Esta fase de tratamiento se conoce como “inducción”.

Si bien ATRA puede hacer que un paciente con APL entre en remisión al hacer que todas las células leucémicas alcancen la madurez, no puede curar la fuente de la leucemia. Como resultado, los resultados a largo plazo del tratamiento mejoran cuando los médicos agregan un poco de quimioterapiaestándar . Esta cara del tratamiento se conoce como “consolidación”.

Después de la quimioterapia, las personas a menudo continúan con ATRA durante al menos un año, a veces combinadas con otros medicamentos. Esta última fase de tratamiento se llama “mantenimiento”.

Si la leucemia no responde al ATRA y la quimioterapia, o si regresa, la APL también puede tratarse con trióxido de arsénico (ATO).

Pronóstico

El tratamiento de la APL es exitoso en la gran mayoría de los casos.

Afrontamiento y apoyo

Aunque la leucemia promielocítica aguda tiene un pronóstico excelente, al menos con respecto a la leucemia, “llegar” puede ser difícil y agotador. Póngase en contacto con familiares y amigos . No se preocupe por necesitar ayuda y recibir ayuda en esta etapa de su vida. Es posible que se sorprenda de cómo no solo lo ayuda, cuando otros lo ayudan, sino que también les da felicidad. Consulte estos consejos para sobrellevar la leucemia y el linfoma.

Tómese el tiempo para aprender sobre la supervivencia. Cuando termina el tratamiento del cáncer, en lugar de euforia, muchas personas se sienten deprimidas. Los efectos secundarios persistentes del tratamiento y el tiempo empleado en la montaña rusa emocional del cáncer pueden hacer que se pregunte si alguna vez volverá a sentirse normal. Pida ayuda y no solo acepte su “nueva normalidad”. Se puede hacer mucho para ayudar a que los sobrevivientes de cáncer prosperen. Y no olvide que, a veces, lo bueno también puede venir del cáncer. Los estudios en realidad nos dicen que el cáncer cambia a las personas de buenas maneras , no solo malas.