Visión general de un trazo de la médula oblongata

La médula oblongada es una estructura en el cerebro que transfiere los mensajes nerviosos del cerebro a la médula espinal. Además de conectar los mensajes sensoriales y motores, es responsable de muchas funciones vitales involuntarias que incluyen la regulación de la presión arterial, el ajuste de la función cardíaca, el ritmo de la respiración y la coordinación de la deglución.

La Ubicación de la Médula Oblongata

La médula oblonga, también conocida simplemente como la médula, se encuentra en la parte posterior y la región inferior del cerebro, conectada a la médula espinal. El área donde se encuentra la médula oblongada se conoce comúnmente como el tronco cerebral. El tronco cerebral se compone de 3 secciones: la parte superior se denomina cerebro medio, la parte media es la protuberancia y la parte inferior del tronco cerebral es la médula. La médula se encuentra por encima de la médula espinal y por debajo de la protuberancia.

Accidente cerebrovascular de la médula

Un golpe de la médula oblongada interfiere con los mensajes vitales de los nervios y puede ocasionar una serie de problemas graves, como parálisis en uno o ambos lados del cuerpo, visión doble y problemas de coordinación.

Un derrame cerebral que involucre la médula también puede interferir con la respiración normal y la función cardíaca de su cuerpo. Algunas personas con un golpe medular pueden requerir el uso de una máquina para respirar. Los accidentes cerebrovasculares más graves en el bulbo raquídeo pueden causar un “síndrome de bloqueo”, una condición en la cual las personas están conscientes y no pueden mover ninguna parte del cuerpo, excepto sus ojos.

Los síntomas del movimiento medular

Los síntomas de un accidente cerebrovascular pueden ser difíciles de reconocer. El accidente cerebrovascular del tronco encefálico y la médula puede causar síntomas vagos, como dolores de cabeza y mareos. Pero los síntomas pueden empeorar y el accidente cerebrovascular puede progresar rápidamente.

Algunos de los síntomas de un ictus medular incluyen:

  • Dolores de cabeza severos que comienzan repentinamente y empeoran cuando cambia de posición, se dobla, se tensa o tose
  • Visión doble
  • Adormecimiento en el brazo, cara o pierna en un lado
  • Debilidad de la cara, brazo o pierna en un lado.
  • Mareo
  • Dificultad para caminar
  • Pérdida de equilibrio o coordinación
  • Hipo persistente
  • Pérdida de consciencia

Entre las características únicas de un golpe medular es que causa entumecimiento y problemas sensoriales en un lado del cuerpo y debilidad en el lado opuesto. Esto es inusual porque la mayoría de los otros accidentes cerebrovasculares causan problemas sensoriales y debilidad en el mismo lado del cuerpo. Hay vías nerviosas largas que transmiten información entre el cuerpo y el cerebro, y debido a que muchas de estas vías se cruzan hacia el lado opuesto en la médula, este patrón único de síntomas es característico del accidente cerebrovascular medular.

Factores de riesgo 

Los factores de riesgo para el derrame cerebral oblongata son los mismos que los factores de riesgo para los accidentes cerebrovasculares en otras áreas del cerebro, incluidos

Diagnóstico 

Un accidente cerebrovascular en la médula oblongada puede ser más difícil de diagnosticar que otros accidentes cerebrovasculares debido a síntomas vagos, como mareos, problemas de equilibrio y dolores de cabeza. Por lo general, un neurólogo puede identificar un accidente cerebrovascular medular durante un examen físico, pero si los síntomas son leves, es posible que no sea muy evidente en las primeras etapas. 

Las pruebas de diagnóstico incluyen estudios de imágenes, como una tomografía computarizada del cerebro o una resonancia magnética del cerebro. En general, una IRM cerebral generalmente se considera una prueba confiable para identificar accidentes cerebrovasculares y otras anomalías en esta región del cerebro. Si hay preocupación por los vasos sanguíneos o el flujo sanguíneo, a veces un ultrasonido o un angiograma pueden ayudar a observar los vasos sanguíneos.

Recuperación 

Si ha tenido un ictus medular, su recuperación depende del tamaño del mismo y de la rapidez con la que fue tratado, así como de su propio ritmo de curación . Los accidentes cerebrovasculares de la médula oblonga no afectan el lenguaje o las áreas de pensamiento del cerebro, y esto puede hacer que sea más fácil para usted participar más plenamente en su terapia de rehabilitación.