Síntomas, causas y tratamientos del síndrome de la cabeza explosiva

Los ruidos fuertes durante la transición del sueño pueden ocurrir con el estrés

BLAM! ¡CHOQUE! Cuando se produce un ruido tan fuerte y perturbador alrededor del sueño, puede pensar que está soñando aunque esté despierto. Incluso podría pensar que se ha producido un disparo de arma de fuego o un automóvil fuera de su habitación y levantarse para verificarlo. Los ruidos repentinos y fuertes alrededor de las transiciones del sueño también pueden ocurrir como parte de una condición llamada síndrome de cabeza explosiva. ¿Qué es el síndrome de cabeza explosiva? Aprenda sobre los síntomas más comunes, las causas y por qué ocurre, y considere tratamientos efectivos si es molesto.

Los síntomas del síndrome de cabeza explosiva

El síndrome de la cabeza explosiva puede sonar casi como un nombre inventado. Puede imaginar una cabeza que parpadee como un globo, como puede ver en una caricatura. Pero para las personas que tienen este trastorno de sueño raro e inusual, el drama que su nombre evoca es muy real. Las personas con síndrome de cabeza explosiva pueden escuchar ruidos fuertes durante la transición del sueño, tan fuertes que pueden ser paralelos a algo que uno imagina que proviene de una etapa de sonido de efectos especiales.

Este parasomnia implica la experiencia de escuchar un fuerte golpe dentro de la cabeza. El tipo de ruido específico puede variar, a veces suena como una explosión de una bomba, un disparo, un accidente automovilístico o incluso un choque de platillos; en ocasiones, algunos también pueden experimentar un destello de luz brillante asociado con el ruido. La condición puede ser muy molesta y angustiosa, especialmente si no se entiende inicialmente. Puede causar confusión y preocupación por una causa subyacente grave. Afortunadamente, no hay dolor u otros síntomas físicos asociados con él.

¿Qué causa el síndrome de cabeza explosiva?

El síndrome de cabeza explosiva, o “comienzos sensoriales”, como se conoce a veces, ocurre comúnmente en el período de transición alrededor del sueño profundo . El sueño profundo también se conoce como sueño de onda lenta o fase 3 (N3). Ocurre más en el primer tercio de la noche y disminuye naturalmente con la edad, comenzando a disminuir después de la adolescencia. Es durante esta fase del sueño que se libera la hormona del crecimiento.

Parece ocurrir con más frecuencia en las mujeres, especialmente después de los 50 años, pero se ha informado en un niño de tan solo 10 años. No se conoce su causa precisa. Puede ser similar a otros fenómenos como la parálisis del sueño que se producen en las transiciones entre los estados de sueño y la conciencia. Estos estados superpuestos pueden llevar a experiencias sensoriales extrañas.

El síndrome de cabeza explosiva a menudo ocurre en asociación con fatiga extrema o altos niveles de estrés. Los ataques pueden variar con el tiempo y, a veces, cesar abruptamente durante largos períodos. Puede ocurrir una vez y nunca más.

Los trastornos que fragmentan el sueño también pueden jugar un papel. Por ejemplo, la apnea obstructiva del sueño puede causar despertares repentinos del sueño para restablecer la respiración. Esto puede fragmentar las etapas del sueño y llevar a una transición abrupta del sueño profundo a la vigilia. Aunque menos común, la narcolepsia también puede conducir a estas transiciones repentinas en la conciencia. También es posible que las perturbaciones ambientales fragmenten el sueño. El ruido puede conducir a la fragmentación del sueño y esto puede precipitar un episodio.

Tratamientos efectivos para resolver el síndrome de cabeza explosiva

La condición no es peligrosa y el tratamiento generalmente se limita a la tranquilidad y al manejo del estrés. A veces ayuda saber simplemente qué es y que no es nada serio. Seguir las pautas generales de sueño también puede ser útil, asegurando que el descanso sea lo suficientemente largo y de calidad. 

Si se sospecha de un trastorno del sueño que contribuye, puede ser importante someterse a un estudio de diagnóstico de sueño. La apnea del sueño puede tratarse con terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés) o mediante el uso de un aparato oral. La narcolepsia se puede tratar con medicamentos, incluido el uso de oxibato de sodio .

En algunos casos, el antidepresivo tricíclico llamado clomipramina puede ser una opción útil. Afortunadamente, esto no suele ser necesario.

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.