Almohadas nasales CPAP para la apnea del sueño

Si le diagnosticaron apnea del sueño y le aconsejaron usar CPAP, es posible que se sienta abrumado por la forma de elegir una mascarilla  y que se quede preguntándose qué son las almohadas nasales.

Este estilo de máscara de CPAP puede ser la interfaz que necesita para superar ciertos problemas que toleran la CPAP , como la claustrofobia y las fugas de aire. Descubra si las mascarillas nasales de almohadas CPAP son adecuadas para usted y cómo seleccionar la mejor.

Almohadas nasales para la terapia con CPAP

Las almohadas nasales son un tipo de máscara de CPAP que consiste en inserciones de plástico que parecen auriculares para auriculares que se deslizan directamente en las fosas nasales. La presión prescrita utilizada para mantener la vía aérea abierta se administra a través de esta máscara. Estos pequeños cojines descansan al final de la nariz y pueden ayudar a aliviar problemas como la fuga de aire y la claustrofobia.

Algunos de los modelos de almohadas nasales CPAP más populares incluyen las máscaras Swift FX, AirFit P10, Nuance, Opus, Swift LT y DreamWear. Algunas veces, se pueden combinar con una cubierta bucal, como las máscaras híbridas como la Liberty o TAP PAP (que también usa un componente de protector bucal).

Beneficios de usar una mascarilla de almohada nasal

Las almohadas nasales son una excelente opción para algunas personas. Si sufre de claustrofobia, puede ser difícil para usted tolerar tener una máscara grande en la cara. En particular, una máscara que bloquee sus ojos puede ser molesta. En este caso, las almohadas nasales pueden ser útiles, ya que solo obstruyen mínimamente su visión y tienen poco contacto directo con la cara.

Además, los hombres con vello facial como bigotes o barbas grandes pueden tener problemas para obtener un sello con una máscara CPAP estándar que se coloca sobre la nariz o alrededor de la boca. Para reducir la fuga de aire, puede ser necesario cerrar la mascarilla con tanta fuerza que se sienta incómoda. Las almohadas nasales eliminan esto aplicando la presión de CPAP directamente en las fosas nasales.

Además, algunas personas prefieren las almohadas nasales porque no dejan marcas en la cara, ya sea por una interfaz de máscara o las correas necesarias para mantener la máscara en su lugar. A algunas personas también les gusta tener múltiples estilos de máscara para alternar día a día, ya que esto también minimizará las marcas del equipo.

Problemas asociados con el uso de almohadas nasales

Sin embargo, las almohadas nasales pueden no ser para todos. Algunas personas no los encuentran cómodos. En particular, las almohadas pueden hacer cosquillas o irritar las fosas nasales. Si no encajan bien, pueden causar llagas dentro de la nariz.

Es importante que las almohadas nasales tengan el tamaño adecuado. Si son demasiado pequeños, el aire puede filtrarse alrededor de ellos y reducir la efectividad de su tratamiento. Por el contrario, si las almohadas nasales son demasiado grandes, pueden estirar las fosas nasales incómodamente.

Potencialmente, los individuos con piel sensible pueden desarrollar una reacción al plástico. Incluso en las personas sin alergias, el uso recurrente de una máscara mal ajustada puede provocar úlceras por presión en las fosas nasales.

Estas complicaciones son poco frecuentes, y la adaptación adecuada abordará la mayoría de los problemas. Muchas personas consideran que las almohadas nasales son una opción favorable para la administración de CPAP para tratar la apnea del sueño.

Si está interesado en probar almohadas nasales, hable con su médico o proveedor de equipos y obtenga el tamaño y el estilo que más le convengan.